Manifiesto | Tiempos Canallas

Manifiesto

Estos son tiempos confusos, si bien es cierto que como cualesquiera otros. Pero hay en la actualidad una circunstancia nueva. Partimos de un orden de Guerra Fría, bipolar imperfecto y hemos llegado, después de treinta años, a un desorden unipolar, también imperfecto. La mayor Potencia económica y militar, a escala mundial, no puede imponer su hegemonía sin ayudas y complicidades. De un mundo con fronteras casi infranqueables hemos llegado a la desregulación, a la libre circulación de capitales, que no de personas que tiene cada día más trabas, al dominio casi absoluto del capital financiero. El desarrollo tecnológico lo permite y la intercomunicación cuasi infinita e instantánea es esa circunstancia nueva y diferencial de la que hablábamos.

Coexisten en un mismo “universo” sociedades que se comunican a través del tam-tam con otras que viven en un bit. Formas de poder y sumisión arcaicas con democracias modernas. A veces todos estos modos de comunicación, de poder, se dan en una misma sociedad en una mezcla inextricable de alianzas e intereses, en una confusión que dificulta distinguir un hilo conductor, un asidero firme desde el que tomar posición, analizar, jerarquizar la realidad para mejor comprenderla.

Supuestamente las distancias han desaparecido y la información universal, las redes de comunicación habrían hecho nuestro mundo más pequeño, la aldea global. Pero esto es engañoso. La cantidad de datos, que pueden confundirse con información, es tan agobiante que no permite, apenas, el análisis de las ideas y propuestas, ni siquiera identificarlas como tales sepultadas por el caudal de la siguiente ola.

Ésta página sólo intenta, como una infinitesimal contribución, fijar algunas de esas ideas, alguno de esos análisis y propuestas para que permanezcan un tiempo más a disposición de los usuarios y acaso permitan, reuniendo esas contribuciones desde muy distintas procedencias y puntos de vista a esa reflexión crítica tan necesaria, por encima, al lado y por debajo de la algarabía y la vertiginosidad de los cambios

Sólo esperamos no contribuir a lo contrario de nuestros propósitos. Estos son Tiempos Canallas.