“A propósito de ‘¿Quién es Jordi Pujol?” de Carlos Jimenez Villarejo, en la lamentable

quien es jordi pujol

“Se ha publicado ‘¿Quién es Jordi Pujol?’, un libro de Felix Martínez y Jordi Oliveres (editorial Debate), una obra que debe agradecerse a sus autores. Es una historia detallada y profunda de Catalunya desde 1974 hasta la actualidad desde la perspectiva del pujolismo, de esa forma de ejercer el poder en todas sus facetas, que impuso Jordi Pujol Soley desde aquella lejana fecha y que eclosionó el reciente 25 de Julio de 2014. Son unas páginas que expresan el dominio de esa política en todos los ámbitos, sociales, culturales, judiciales y, por supuesto, mediáticos.

Ha sido un poder omnipresente, mucho mas allá de los límites propios y estrictos de la actividad política. La lectura de esta obra genera vértigo e irritación pues describe con todo detalle cómo desde la mas alta instancia del poder en Catalunya se crea una verdadera trama, capaz de desbordar impunemente la legalidad y, cuando procediera, delinquir sabiendo que la impunidad estaba prácticamente garantizada. Desde la fundación de Convergencia Democrática de Catalunya, Pujol se constituyó en el eje de todas las decisiones políticas que afectaran a Catalunya. Para ello, se rodeó de un círculo de personas de su máxima confianza lo que expresó públicamente en numerosas ocasiones, sobre todo cuando eran objeto de investigaciones penales, ya de la Fiscalía, ya de los Tribunales.

Entre ellas, estaban los Consellers Alavedra, Prenafeta, el letrado Piqué Vidal, el empresario Javier de la Rosa, el asesor fiscal Sanchez Carreté y el juez Pascual Estevill, a los que habría que añadir, por ahora, a tres de los hijos del expresident, Oriol, Oleguer y Jordi. Los autores describen a los primeros como “el hampa barcelonesa de cuello blanco” o, también, como “ladrones de cuello blanco”. Quienes, según los autores, no eran “simples fontaneros”, entendidos como aquellos que “realizan el trabajo turbio de los líderes políticos” sino que eran “colaboradores leales dispuestos a ‘quemarse’ por Pujol”, para quien “todo estaba justificado porque siempre actuaba en nombre de Catalunya”. Es, exactamente, el mismo discurso que en la actualidad, en que la idea de la independencia pretende justificar la constante violación del ordenamiento democrático.

Todos los hombres de su confianza, antes o después, fueron investigados, algunos de ellos ya condenados por delitos graves de fraude fiscal o corrupción y otros están pendientes de imputación o juicio. En su libro, los autores ponen de relieve su convicción de que ya había llegado la hora de que el inspirador de toda aquella trama fuera, finalmente, investigado. En España, quizás con la excepción de la causa penal de Gürtel contra el PP, no ha habido una trama tan amplia y poderosa, constituida desde la máxima instancia del Poder, capaz de cometer tantas tropelías, de desigual gravedad, pero todas de mayor o menor relevancia penal.

Durante este largo proceso histórico, el control estaba siempre en manos del President y, luego, del expresident. Aquel era capaz, en nombre de su supuesta dignidad, de realizar gestos y declaraciones entre cínicas e insolentes. Cuando se inició el proceso por la quiebra de Banca Catalana, dicen los autores, algunos pensaron que “un delincuente económico se había colado en el Palau de la Generalitat”. Algunos hechos acreditan lo anterior; en 1993, cuando presenciaba una manifestación vecinal en Sta. Coloma de Gramanet que protestaba por la subida de un gravamen, bajó del vehículo oficial, tomó un altavoz y gritó a los manifestantes que “valorasen las virtudes cívicas de los impuestos”. En ese momento, llevaba trece años defraudando a la Hacienda Pública. Y, en 1994, cuando celebraban en Montserrat el veinte aniversario de la fundación de CDC, tuvo la desfachatez de hablar así : “CDC ha aguantado la maniobra de quienes le intentaron romper las piernas con Banca Catalana”…

Texto completo en http://lamentable.org/a-proposito-de-quien-es-jordi-pujol/