Accidentado comienzo de la campaña electoral en Guinea Ecuatorial

guineacampañaelctoral

La campaña electoral ha comenzado ayer viernes en Guinea Ecuatorial.

Frente a las declaraciones oficiales que han hablado de un campaña “cívica y festiva”, las primeras noticias ponen de manifiesto el habitual clima de represión que caracteriza a aquella dictadura y, según testimonios recogidos en el interior del país, un “especial estado de nerviosismo” por parte de las autoridades, en especial de las encargadas del “orden público”.

El partido Convergencia para la Democracia Social (CPDS) ha hecho público el comunicado siguiente en el que se denuncian detenciones de algunos de sus militantes en la ciudad de Kogo, en la región continental de Río Muni. Es el que sigue:

Comunicado Detencion Representantes CPDS Kogo by Adolfo Fernandez Marugan

 

Simultaneamente, en la capital, en Malabo se han producido en los últimos días algunas detenciones relacionadas con la posible legalización de una nueva fuerza política, el Partido Democrático de la Justicia Social, en cuya intención estaría, además, la celebración de una manifestación el próximo día 15. Las impulsoras iniciales de esta nueva fuerza política son dos mujeres naturales de Mongomo (en Wele-Nzas, uno de los distritos de la región continental, de donde es natural el dictador Teodoro Obiang Nguema Mbasogo). Estas dos mujeres consideran que el régimen de Obiang ha traicionada las esperanzas puestas en él por los oriundos de Mongomo y han decidido iniciar los complejos trámites de legalización de este nuevo partido para lo que cuentan con la asesoría de Fabián  Nsue, uno de los abogados más prestigiosos de Guinea y decididamente enfrentado con la dictadura. En torno de ellas se ha reunido un grupo de personas, de distintas procedencias políticas, que han decidido adoptar algunas de las señas de identidad del movimiento de  los “indignados”. “Hemos hecho unas reuniones abiertas. Nos reunimos en mi casa y no lo ocultamos. Vamos a actuar abiertamente y a exigir el cumplimiento de la ley. Esperamos que el gobierno actúe de manera responsable”, nos ha dicho Fabián Nsue.

Los dos proyectos, la legalización del partido y la celebración de la manifestación, han puesto muy nerviosas a las autoridades que han intentado amedrentar a sus impulsores. Citaron a las dos mujeres de Mongomo en la sede central del PDGE (el partido del gobierno) y profirieron contra ellas todo tipo de amenazas. Enterada la policía del proyecto de manifestación detuvo a mediados de semana a uno de los supuestos organizadores, acusado de hacer una “pintada” y repartir panfletos, y lo condujo a los locales de la Dirección General de Seguridad (conocidos popularmente como Guantánamo). Su llegada a esta dependencia policial fue grabada por la Televisión oficial que emitió el reportaje en la noche de ayer, con la intención, sin duda, de influir en la campaña electoral. En dicho reportaje aparece el detenido y otra persona (a todas luces un “infiltrado”) que participó en alguna de las reuniones celebradas en casa de Fabián. El “infiltrado”, siguiendo las tradiciones del régimen, habló de que se trataba de una nueva intentona de golpe de Estado y afirmó que los reunidos querían también atentar contra la vida de Obiang. Contó que habían visitado todas las embajadas “occidentales” con representación en Malabo y habían recibido el beneplácito de todos los embajadores con la excepción del embajador español. Siempre según su testimonio, la embajada norteamericana habría prometido 5 millones de francos CFA para los organizadores del partido y de la manifestación y 5000 francos CFA para cada uno de los asistentes. Manifestó que en el complot estarían algunos representantes de formaciones opositoras (entre ellas algunas en representación de la minoría bubi) y los abogados Fabián Nsue y Ponciano Mbomio (otro abogado de prestigio, también enfrentado con el régimen y cuya participación nos ha sido desmentida por Fabián Nsue).

El detenido fue puesto en libertad en el día de ayer, mientras arrecian las amenazas (incluidas amenazas de muerte) contra organizadores y posibles participantes en la manifestación del día 15 por parte de personas especialmente significadas del Ministerio del Interior.

Adolfo Fernandez Marugan