“Avalancha de libros autojustificativos” de Carlos García Valdés, en cuartopoder

avalancha libros autojustificativos

“Coincidiendo prácticamente con el fin del pasado año 2013, se han editado en España una serie de textos biográficos de destacados personajes políticos que, en líneas generales, vienen a ser una justificación personal de cuanto acometieron. Me refiero a las obras de tres expresidentes de Gobierno, Felipe Gonzalez (En busca de respuestas. El liderazgo en tiempos de crisis, Debate), José María Aznar (El compromiso del poder. Memorias II. Planeta) y Rodríguez Zapatero (El dilema. 600 días de vértigo. Planeta), y de un vicepresidente y exministro de Economía, Pedro Solbes, además de anteriormente varias veces ministro y comisario europeo, (Recuerdos. 40 años de vida pública, Deusto). La mayoría llegan en un momento en el que parece que tratan de enseñarnos algo, como si lo llevado a cabo mereciera, en todo caso, nuestro recuerdo, agradecimiento y comprensión. Salvo el de González, que trasciende de la reflexión justificativa para penetrar en la meditación política, mi apreciación global es muy distinta, no tan positiva.

Los otros tres libros de referencia vienen a ser una confesión tardía de actuaciones, omisiones, vanidades, errores y, en ocasiones, medias verdades cuando no directas mentiras, difíciles de encontrar juntas en tan escaso tiempo, escritos no como una necesidad perentoria, pues nada especial e imprescindible muestran, sino como una prueba más de superficialidad y de seguir en el candelero. La presentación pública de los mismos, rodeados de fanfarria y de diversos personajes famosos, la mayoría aburridos de sus quehaceres cotidianos o para hacerse presentes y no ser muy olvidados, lo atestiguan.

No entro en la apreciación de algún conocido articulista de entender que “el negro” de turno ha escrito más de uno de los cuatro libros que cito. Pienso que ello bastaría para desacreditar definitivamente el empeño. Me sobra con valorar -o desvalorar- su respectivo contenido sin tener en consideración aquella opinión denigrante para cualquier autor. Tampoco quiero apreciar las ingentes cantidades que, se dice, han cobrado por adelantado alguno de sus autores pues, en todo caso, para percibir esos honorarios los personajes han de ser en la actualidad lo que han sido en el pasado y ello es, incuestionablemente, su personal e intransferible atributo, aunque sus retribuciones estén excesivamente crecidas o sean disparatadas. Si los editores respectivos han, equivocadamente, pensado en el éxito popular, su elevada inversión, desde luego, no la pagamos nosotros.

Vaya por delante que la obra más inteligente es la de Felipe González, y la más sombría y aburrida, la de Solbes, acordes con su propia personalidad. El expresidente socialista habla, con buena prosa, de lo que quiere, centrándolo todo en su amplia experiencia política y de gobierno. Es verdad que, en ocasiones, el libro es un repertorio de citas que inspiran su escritura pero también es cierto que lo que se dice es, en muchos aspectos, aleccionador. La falta de liderazgo, la confusión reinante, es analizada con cabeza por quien siempre la tuvo, aunque no puede faltar cierto engreimiento en la narración y el autopanegírico correspondiente. La ausencia de mención de la incuestionable crisis que vive su partido se echa en falta. Toda la lucidez empleada en trazarnos la actuación de un líder ideal y, en definitiva, la suya propia, que parece trascender en el tiempo y en el espacio, podía haberla utilizado para ofrecer soluciones al respecto. En cualquier caso, de todos los textos, es el que objetivamente más me interesa. Su labor histórica no tiene comparación, para muchos, con la del resto de los dirigentes nacionales….”

Texto completo en http://www.cuartopoder.es/soldeinvierno/avalancha-de-libros-autojustificativos/3679