cabecera clásicos

Podemos pensar que el tiempo es la materia básica para definir lo que es clásico, pero lo cierto es que al margen de él determinadas ideas, situaciones, acciones, personas, obras, quedan establecidas como tales por encima de los gustos, intereses, deseos, de determinadas élites o el gran público. Destacan siempre rasgos profundos del comportamiento humano, de nuestro desarrollo en sociedad, presentes en cualquier situación, que nos definen. Por lo que siempre que volvemos a ellos encontramos algo nuevo, un enfoque distinto que los hace valiosos.