“¿Cómo llegó el darwinismo a España? Parte 6: Introductores – Odón de Buen” de Javier Peláez, en Cuaderno de Cultura Cientifica

odon92-1024x662

“Una turba enfurecida de jóvenes se mueve por las calles de Barcelona. Armados con piedras y palos, y al grito de ¡Viva la enseñanza libre!, varios cientos de estudiantes se dirigen hacia la casa del Obispo y lanzan sus proyectiles frente a su fachada. Tras dar buena cuenta de la sede eclesiástica la procesión de vítores y piedras dirigió sus iras hacia otros cargos oficiales conservadores, así como hacia la casa del Rector de la Universidad.

La mecha se había encendido en octubre de 1895 cuando las autoridades eclesiásticas incluyeron el Tratado elemental de zoología, escrito por el querido profesor universitario Odón de Buen, en el Índice de Libros Prohibidos de la Iglesia. El anuncio se realizó mediante el boletín oficial eclesiástico del Obispado de Barcelona y llegó a todo el público mediante el diario conservador La Unión Católica que informaba de la retirada de todos los ejemplares del libro así como el inicio de un proceso sancionador para expulsar de su cátedra al autor.

La revuelta estudiantil de Barcelona tuvo lugar el 07 de octubre y dejaba bien a las claras el ambiente dividido que se vivía en la sociedad española de finales de siglo y el enfrentamiento directo que existía de una buena parte de los profesores, científicos y pensadores españoles con las autoridades conservadoras y eclesiásticas del momento.

Para abordar la figura de Odón de Buen he decidido cambiar un poco el formato de esta serie de artículos y me ha parecido que, en esta ocasión, lo indicado para conocerle en profundidad es contactar con el periodista y escritor Antonio Calvo Roy, presidente de la Asociación de Comunicación Científica de España y seguramente quien mejor lo conoce tras la exhaustiva investigación realizada para su libro: “Odón de Buen: toda una vida

Odón de Buen
Odón de Buen

Antes de meternos en faena, seguro que os gustaría saber cómo terminó aquella protesta…

A.C.R: Pues lo cierto es que no salió mal parado. El argumento del Obispado era muy claro: El estado era confesional y por tanto las Universidades (que eran del estado) debían ser confesionales también. Eso significaba que debían retirar todos los ejemplares de esa obra y el catedrático, autor del libro, debía ser apartado de su cátedra.

Sin embargo, se produce una paradoja notable que decantó la situación a favor de Odón: El Consejo de Instrucción Pública (un órgano dependiente del Ministerio de Educación) era el encargado de revisar y autorizar previamente todos los libros. Lo curioso es que el libro de Odón de Buen había conseguido el sello de autorización del Ministerio, así que por un lado la Iglesia lo había incluido en el índice de libros prohibidos, pero por otro la obra contaba con la autorización del Ministerio por lo que finalmente Odón conservó su cátedra y no se le sancionó.

De hecho, aquel libro multiplicó sus ventas tras el anuncio de que había sido prohibido por la Iglesia, un efecto Streissand del siglo XIX que ocurrió a menudo con otros libros darwinistas.

Es triste lo poco que se conocen muchas de las figuras de la Historia científica reciente en España. Odón de Buen ha pasado desapercibido durante mucho tiempo y ahora, en parte gracias a tu buena labor divulgativa, estamos empezando a conocerlo algo más, pero… ¿Quién fue Odón de Buen?

Es difícil resumir en unas líneas la vida completa de un hombre tan polifacético y versátil como de Buen. Un aragonés de secano al que su pasión por el mar le llevó a convertirse en el padre de la oceanografía moderna en nuestro país, un científico que aportó instituciones pioneras para su época, como el IEO que aún continúa en nuestros días, un pensador comprometido con las nuevas corrientes científicas, un político audaz y resuelto, y sobre todo, un apasionado de la ciencia y el pensamiento científico que divulgó y popularizó sin descanso en un tiempo de cabezas muy cerradas.

En esta serie lo que más me interesa es esa faceta de divulgador de la ciencia, y como es lógico, su papel en la introducción del darwinismo en España. ¿Cómo fue la primera toma de contacto de Odón con las tesis evolucionistas?

Podríamos decir que Odón de Buen fue un evolucionista de segunda generación. En tus artículos anteriores has descrito de manera muy fiel el revuelto ambiente estudiantil que se vivió en las últimas décadas del siglo XIX en España y algunos arriesgados introductores del darwinismo en España. Odón estudió Ciencias Naturales y es entonces, durante sus estudios universitarios, cuando entra en contacto con profesores como Ignacio Bolivar o Calderón que lo incluían en sus clases…”

Texto completo en http://culturacientifica.com/2015/12/25/como-llego-el-darwinismo-a-espana-06-los-introductores-odon-de-buen/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+CuadernoDeCulturaCientfica+%28Cuaderno+de+Cultura+Cient%C3%ADfica%29