«Crisis S.A. El saqueo neoliberal» de Ana Tudela Flores, editado por Akal

libro ana tudela

La editorial dice del libro: “La mano invisible está metida en el bolsillo de los ciudadanos. El capitalis-mo no se pregunta cómo evitar los ciclos, vive de ellos. Siembra burbujas sin control porque al final se le permite cargar el coste sobre la espalda del trabajador, gracias a la inestimable ayuda de la clase política más mediocre y entregada al poder económico que ha conocido el mundo contemporáneo. Ya nadie se lanza desde las ventanas de Wall Street ni se lanzará desde las torres de la Castellana. Han ganado, y España es el ejemplo más claro de su victoria. Se llenaron los bolsillos y, cuando no daba para más, hipotecaron nuestros impuestos para recuperar el dinero apostado. El único modo de lograr su propósito era crear un pánico paralizador que les sirviera, además, para deshacer en tiempo récord lo que se tardó décadas en conseguir: los derechos laborales, la cobertura del Estado de bienestar, la redistribución de la riqueza. Se lo quieren llevar todo y, para lograrlo, están relegando de nuevo a la clase trabajadora a una única aspiración: sobrevivir. He aquí la crónica de nuestro hundimiento”.

La página eldiario.es ha publicado sobre el libro el artículo Anatomía de un saqueo de Bruno Perez que dice: “Seis años después de que Washington decidiera dejar caer a Lehmann Brothers desencadenando el peor shock financiero de los últimos 70 años y condenando al paro y la pobreza a millones de ciudadanos, los principales índices bursátiles del planeta coquetean con sus máximos históricos, los fondos de inversión presumen de billetera, las grandes empresas globales –también las españolas- vuelven a hablar de beneficios, la banca se felicita de la eficacia con que ha saneado sus balances en tiempo récord e incluso los gobiernos no tienen empacho en declarar oficialmente inaugurado un nuevo periodo desarrollo económico.

Desde abajo la imagen que se aprecia es bien diferente. Muy pocos de los que perdieron su puesto de trabajo han logrado recuperarlo y los que lo han hecho ha sido en unas condiciones significativamente más precarias, cada vez son más las personas que viven bajo el umbral de la pobreza y que se ven obligadas a apagar la luz o reducir la compra mensual para llegar a fin de mes y la supuesta recuperación económica no parece ser más que un titular en un periódico.

Llegados a este punto es difícil no hacerse preguntas. ¿Por qué unos han pagado la crisis más que otros? ¿Era tan esencial salvar a la banca aún a costa de recortar servicios básicos como la sanidad o la educación? En Crisis S.A. El saqueo neoliberal (Colección A Fondo, Ediciones AKAL) la periodista Ana Tudela Flores ofrece un relato descarnado, lúcido y documentado de lo ocurrido en los últimos años. Un «juego de trileros», denuncia, en el que la crisis económica no ha sido tanto la causa como la excusa para un abordaje calculado y sistemático del Estado del Bienestar, que ha pasado a convertirse en el nuevo campo de juego del mundo del dinero, el último objeto de deseo del capital.

No busquen un manifiesto ideológico. Crisis S.A. es un fenomenal esfuerzo periodístico que no se limita a presentar cifras estadísticas parciales y opiniones de expertos de cabecera para reforzar una tesis fijada de antemano, hábito del que pecan muchas obras hermanas en el subgénero libros-para-explicar-la-crisis, sino que se afana en ofrecer al lector la mayor cantidad de evidencias documentales, estadísticas y testimoniales posible para sustentar sus afirmaciones.

La principal es que la crisis no ha sido otra cosa que un inmenso negocio que ha servido para trasvasar recursos desde la clase trabajadora hacia las elites económicas.

Un minucioso plan de trabajo que tendría a la ideología neoliberal dominante como autor intelectual y a los obedientes organismos económicos multilaterales (FMI, OCDE, Banco Mundial) como obedientes brazos ejecutores, y que se habría iniciado aún bajo los efectos del shock financiero global de finales de 2008 y 2009 con la socialización de las pérdidas de la banca por la vía de cargar al erario público los millonarios agujeros generados por las desmadradas estrategias de inversión de las entidades financieras…”

Texto completo en http://www.eldiario.es/economia/Anatomia-saqueo_0_270873191.html

 

Rebelión incluye en su edición de hoy  La crisis, coartada para una gran transferencia de rentas de Enric Llopis. Dice: “La periodista especializada en Economía Ana Tudela Flores explica con profusión de números y estadísticas por qué la actual crisis económica en el estado español es realmente un “juego de trasvases”. Del salario a los beneficios empresariales; de un sistema fiscal basado en la redistribución, al mayor peso de la imposición indirecta; de la “caja común” del Estado del Bienestar, al rescate de las grandes gestas del capitalismo; de los derechos sociales con garantía pública, a los repagos; de la “burbuja” inmobiliaria a los desahucios.

El sistema anterior no era ni mucho menos ideal, pero “la crisis hace tiempo que no es la causa sino la excusa, un dardo paralizador que ha creado el clima para lograr un inmenso trasvase de riqueza”, afirma esta periodista que ha pasado por las redacciones de El Economista, Público o la edición española de Forbes. Toda la información puede encontrarse en “Crisis, S.A. El saqueo neoliberal”, libro de reciente publicación en la colección “A Fondo” de la editorial Akal, coordinada por Pascual Serrano.

Durante una década, la banca española tomó prestados cientos de miles de millones de euros del exterior, que se destinaron a grandes infraestructuras, obras mayestáticas y sobre todo a viviendas de nueva construcción. En 2004, el estado español pulverizó la ratio mundial de visados para edificación por cada mil habitantes: 18,1, mientras que la media europea se situaba en el 5,7. En 2005 se iniciaban 716.219 viviendas en el estado español, pero en 2008 (ya en el primer año de crisis), la cifra se redujo a 328.490 viviendas.

Era la “Belle Époque” del ladrillo (noviembre de 2004), cuando el presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, declaraba: “como banquero sólo puedo decir que el país va bien, que no hay burbuja inmobiliaria y que estamos muy contentos con nuestro negocio en España”. Pero pinchó la “burbuja” y terminó el festín inmobiliario, se rescató el sistema financiero (a finales de 2013 ya se daban por perdidos más de 40.000 millones de euros) y se modificó el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda. Así, “ya está creado el cauce para asegurar que la banca del norte de Europa recupere lo prestado a España. Por encima de pensiones, desempleo, sanidad, educación y dependencia”, explica Ana Tudela Flores. El último paso consiste en “transformar esa deuda privada incobrable en deuda pública”.

La periodista pone ejemplos sangrantes. La venta de Novagalicia Banco al venezolano Banesco se produjo por mil millones de euros a finales de 2013, después de una inyección de dinero público de 9.000 millones de euros (en abril de 2012 el gobierno del PP anunció recortes en sanidad y educación por valor de 10.000 millones de euros). Tras inyectar 22.500 millones de euros del rescate europeo, el estado español se convirtió en el principal accionista de Bankia, entidad financiera que desahucia a personas que no pueden pagar la hipoteca.

Un segundo trasvase glosado por Ana Tudela es el que se da entre salarios y beneficios empresariales. Para visualizarlo, nada como la fotografía tomada el 9 de febrero de 2012. Ese día, el ministro de Economía, Luis de Guindos, le dice al comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn: “mañana aprobamos la reforma del mercado laboral y van a ver que será extremadamente agresiva, con mucha flexibilidad en la negociación colectiva y reducción de la indemnización por despido”. Con la reforma, explica la periodista, “se daba la oportunidad a las empresas de quitarse plantilla estable, con derechos adquiridos, más cara, para empezar a sustituirla por la mano de obra que quieren para España: barata, muy barata”.

Puede que farragosos, pero los números aclaran de manera rotunda sobre quién recae el peso de la crisis. Entre 2008 y 2013 (de lleno en la recesión), la retribución de los trabajadores asalariados cayó en un 13,4%, al tiempo que los márgenes empresariales han retornado al punto de 2008. Dado que la inversión ha disminuido, la conclusión es evidente: “el excedente se está utilizando para reducir deuda de las empresas y retribuir a los accionistas”. Mención aparte merece lo que Ana Tudela Flores denomina “Mundo Ibex”. El consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, recibió en 2013 una retribución de 7,44 millones de euros (824 salarios mínimos); Javier Marín, consejero delegado del Banco de Santander, 4,34 millones de euros (480 salarios mínimos). Julio Linares, exconsejero delegado de Telefónica, se retiró con una indemnización de 24,7 millones de euros (Telefónica anunció un ERE que afectaba a 6.000 personas en 2011)…”

Texto completo en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=186866