Diálogo con Rafa Chirbes, por Jordi Corominas i Julián en Revista de Letras

En-la-orilla

«Se habla mucho en estos últimos tiempos de novela de crisis, y muchos son los que han intentado el reto. Pienso, aunque alguno de ellos lo negará, en Isaac Rosa, Alberto  Olmos, Pablo Gutiérrez, Juan Francisco Ferré y se me apuran, en modo delirante pero preciso en ciertos aspectos, Kiko Amat con su Eres el mejor, Cienfuegos. Sin embargo, estos retratos de un mundo en descomposición eran demasiado literarios, con mucho fuego artificial y soluciones en la mayoría de casos algo descabelladas en claro, desde mi humilde opinión, desajuste con la realidad.

En la orilla (Anagrama) no es en su intención inicial una novela de crisis, entre otras cosas porque Rafael Chirbes es un escritor con una admirable coherencia en la secuencia de su literatura, que es una sola obra repartida en muchos libros, unidad que constituye una reflexión sobre la Historia de España desde un tablero que reúne todo tipo de fichas. Hace años escribí en un largo artículo que su prosa sabe hundirse en las heces de la superficie con absoluta sinceridad, plasmando desencanto y una deriva letal en la que circulan generaciones que van enlazándose novela tras novela, una trágica comedia humana o una versión española en la contemporaneidad de la saga Rougon-Macquart de Zola.

La prosa de Chirbes es precisa y poética de manera natural. Estas cualidades, propias del tan denostado y necesario realismo que siempre se transforma, son parte de un estilo que también luce al fijarse en pinceladas que, juntas, configuran una de las partes del lienzo que el novelista valenciano pinta desde Mimoun. Me parece bien que, alcanzada nuestra época, la capte desde su normalidad y recoja sus matices como ha hecho siempre. Si ha escrito la novela de la crisis, yo apuesto por pensarlo, es porque además de destreza con las palabras sabe dotarlas de concepto, sin adornos, sin rizar el rizo, las cosas como son. Mejor que hable el autor. Nos sentamos en una mesa de reuniones en un hotel. Hay botellas de agua por todas partes. No las podemos abrir. No nos pertenecen. Reímos. La sala es inmensa. Enciendo la grabadora…». Texto completo en http://www.revistadeletras.net/dialogo-con-rafael-chirbes-por-jordi-corominas-i-julian/