“El cómic también reproduce y perpetúa los estereotipos de género” de Idaira Martin, en AmecoPress

superman_y_wonder_woman_OK

“Madrid, 29 mayo. 15. AmecoPress. El mundo de la cultura por lo general es un terreno hostil para las mujeres, tanto en lo profesional como en lo referente a la imagen que se proyecta de ellas en las producciones. Los datos dicen que el número de mujeres en puesto de responsabilidad en empresas y ámbito público es muy bajo, pero también vemos que dependiendo de los sectores ese número tiende a descender aún más. Uno de ellos es de la cultura. Se habla mucho de que hay un número muy reducido de mujeres directoras o productoras de cine, pero también hay otros ámbitos en los que se reproduce la misma situación, por ejemplo, el cómic.

El mundo del cómic es muy amplio, pero vamos a analizar concretamente la imagen que se da de los personajes femeninos en el género de ciencia ficción y, concretamente, en el de superhéroes y superheroínas. Aspectos como el papel que desempeñan o la hipersexualización de las mujeres en este género son los que más debate generan.

La mujer supeditada al hombre

La edad oro del cómic se da entre los años 1930 y 1950, periodo en el que nace el primer superhéroe de la historia: superman. Durante esta etapa se crearon muchos personajes femeninos incluso muchos de ellos fueron protagonistas de su propia historia, pero muy pocos consiguieron tener el nivel de popularidad y aceptación que tuvieron sus compañeros varones. De hecho, aquellas sí triunfaron fue porque estaban ligadas de algún modo a un personaje masculino.

En su tesis de máster, José Manuel Annacondia López pone de ejemplo el caso de “Superman” y su análoga “Supergirl”. En ella sostiene que para ser un superhéroe hay que tener un idealización del potencial del ser humano que vaya más allá de las limitaciones de la especie (fuerza, velocidad, resistencia etc en su grado máximo). Según ello, la versión femenina debe tener también las mismas cualidades, pero estas directrices no se cumplen siempre. Analiza los propios nombres, es decir, el análogo de “Superman” es “Superwoman”, no “Supergirl” tal y como se llama en el cómic. Según avanza en su análisis va exponiendo que estas denominaciones no son aleatorias y más teniendo en cuenta que este personaje de superheroína presenta una edad mayor a la del personaje masculino. “Distinguir entre ‘man’ y ‘girl’ va más allá de la mera categorización sexual que diferencia entre hombres y mujeres, ya que asigna unos roles de género claramente marcados a unos y a otras”, dice José Manuel. Sostiene además que la infantiliza y margina.

Analistas en la materia aseguran que así todo, las mujeres en el cómic siempre han tenido habilidades diferentes a las de los hombres. A ellos se les otorga principalmente fuerza y resistencia, mientras que ha ellas se les proporciona poderes que sustituyen a esas dos cualidades. Por regla general siempre han sido acompañantes de los superhéroes, damiselas en apuros o femmes fatales que les complicaban la vida. Es decir, tenían más de villanas que de heroínas. El sociólogo Bruno Lorenzo también lo explica así en una entrevista a Pikara Magazine “las mujeres en los primeros años de MARVEL Comics eran personajes secundarios a la sombra de los varones, siempre representadas con habilidades defensivas o basadas en la magia, nunca con la fuerza física”.

Hipersexualización de los personajes femeninos

Cuando entra en debate la hipersexualización del cuerpo femenino en los cómics también se pone en cuestión la de los varones, sin embargo, habría que distinguir entre cuerpos sexualizados y cuerpos idealizados. Es cierto que los personajes de cómic varones lucen un físico perfecto según los cánones sociales, pero cuando se les va a representar se suele partir de cuerpos atléticos y musculosos teniendo como resultado una imagen que simboliza un ideal de fuerza, destreza y poder. Sin embargo, en el caso de la mujer lo que se busca es resaltar su sensualidad, erotismo y belleza, no la fuerza o el poder de la heroína, de forma que el resultado final se aleja mucho de un físico atlético. Aquí vemos un ejemplo claro de cada uno de los sexos: Wonder Woman y Superman …”

Texto completo en http://www.amecopress.net/spip.php?article12612