«El estado de desgobierno de Rajoy» de Juan Laborda, en vozpopuli

rajoy-pleno1

“La intervención de Mariano Rajoy en el debate sobre el estado de la nación me generó una profunda tristeza. Si les digo la verdad, era lo esperable. La mediocridad hace tiempo que se ha instalado para quedarse en un régimen, el nuestro, que hace aguas. Las mentiras son la norma, el saqueo de la superclase –política y económica- no afloja; la percepción, fuera y dentro, es de una corrupción generalizada. Sin embargo, existe un pequeño matiz. Mientras en países como Ucrania el saqueo a los ciudadanos estaba extendido desde los estamentos políticos hasta el cuerpo funcionarial, aquí sigue habiendo profesionales dentro de la administración cuya labor y lealtad a nuestro país son inquebrantables.

Pero volvamos a lo que nos atañe, Rajoy y su visión de España. Nuestro presidente, muy triunfalista, sin duda guiado por unas encuestas que no le son nada halagüeñas, presentó una realidad de nuestro país totalmente adulterada. Al margen de unos datos de Contabilidad Nacional incongruentes con el resto de indicadores cíclicos, no hay nada de lo que presumir. Conviene recordar las correspondientes purgas internas en el INE y los reproches sobre la credibilidad de nuestra Contabilidad Nacional por parte de Eurostat.

Una realidad adulterada

El ínclito monclovita no se ha leído los datos relativos a los principales indicadores económicos y sociales de nuestra querida España. Desde su llegada al poder todos ellos han empeorado de manera notoria, salvo uno que él no controla, el apetito por el riesgo de los mercados financieros. El sufrimiento que está afligiendo a los españoles en términos de pobreza absoluta y relativa no tiene parangón en nuestra historia moderna.

Por el contrario, a través de la legislación, vía mayoría absoluta, el ejecutivo actual está tratando de reactivar un régimen en descomposición, donde los privilegios, los favores, y la corrupción de una élite insolvente son la moneda de intercambio diario. Las prebendas a los otrora antiguos monopolios naturales -eléctricas, petroleras, y telecomunicaciones-, y las inyecciones de dinero de los contribuyentes a los causantes de la crisis, el binomio inmobiliario-bancario insolvente, son el pan nuestro de cada día. Lo último, lo de Sacyr…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/4114-juan-laborda-el-estado-de-desgobierno-de-rajoy