“El estado de la microeconomía y la macroeconomía en la economía española” de Carlos Berzosa, en Fundación Sistema

berzosa roto

“En tertulias radiofónicas y televisivas resulta frecuente oír a algunos de los participantes afirmaciones del tipo siguiente: la macroeconomía empieza a ir bien pero no la microeconomía, pues aún las mejoras de los indicadores agregados no han llegado a los consumidores y empresas. Con el tiempo, sin embargo, la evolución favorable de la macroeconomía se trasladará antes o después a la microeconomía. No se atreven a decir que la microeconomía va bien, pues eso no sería creíble para una sociedad que en su gran mayoría no solamente no percibe ningún tipo de mejora, sino que se está produciendo lo contrario: el empeoramiento de su situación.

Si se llegara a afirmar que la microeconomía va bien, no cabe duda que sería un insulto a la mayor parte de los consumidores, los cuales en su propia carne o en su entorno, familiares y amigos, siguen padeciendo el desempleo, la bajada salarial, la pérdida de derechos, el abaratamiento del despido, la incertidumbre ante la posible pérdida del puesto de trabajo, la subida de impuestos, de las tasas universitarias, de la luz, entre otras muchas alzas de precios, y disminución de becas. Otro tanto, se puede decir de las empresas medianas y pequeñas, muchas de ellas han desaparecido, y las que sobreviven se enfrentan a grandes dificultades ante la falta de crédito y bajada de la demanda. Se salvan las grandes, las que en esta fase de crisis, siguen de una manera impúdica obteniendo mayores beneficios a costa de hacer despidos y bajar salarios.

La idea de que la macroeconomía va bien es equivocada y lo que ocultan es la realidad, pretendiendo con ello vender una mercancía falsa para tratar de justificar lo que es injustificable; esto es, la puesta en práctica de una política económica que está alargando la crisis más allá de lo necesario y que está haciendo recaer los costes sobre las clases sociales medias y bajas. Mientras que los ricos se enriquecen aún más.

Considerar que la macroeconomía va bien demuestra un gran desconocimiento lo que esta disciplina tiene como objeto de estudio. Lo peor de todo es que no solamente son tertulianos los que lo dicen, sino que también lo he leído o escuchado a analistas económicos y financieros. La pregunta que hay que hacerse ante tanto despropósito es: ¿qué es lo que realmente se entiende por macroeconomía? Da la impresión, que los apologistas de la política económica, lo reducen a la prima de riesgo, a la balanza de pagos, y a que se ha producido un leve crecimiento, superando de momento la recesión. Esto es, escogen solamente algunos temas de que lo que es, sin embargo, un campo de estudio mucho más amplio. Dejan fuera otras variables que son, sin embargo, objeto de la macroeconomía y que tienen, además, gran relevancia…”

Texto completo en http://www.fundacionsistema.com/Info/Item/Details/5189