“El fracaso del diálogo”/ Editorial de El Periodico de Catalunya. “Traidores por doquier”. Lola García. La Vanguardia

El fracaso del diálogo

Al primer Gobierno dispuesto a negociar en años el independentismo solo le ofrece tumbarle los Presupuestos

El  diálogo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat ha “encallado”, por usar la palabra que ha utilizado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. Fracasado tal vez sería la palabra adecuada, ya que esa es la sensación que transmitía en la rueda de prensa Calvo, rostro de un Gobierno atrapado en el fuego cruzado de una oposición desleal e irresponsable y de unos independentistas catalanes que plantearon la negociación en unos términos —el derecho a la autodeterminación plasmado en un referéndum y la intervención gubernamental en el proceso judicial a los líderes del ‘procés’— sobre los que ni este Gobierno español ni cualquier otro puede negociar.

Durante años desde Catalunya, y no solo desde las filas independentistas, se ha acusado al Gobierno español de inacción respecto al conflicto catalán. A esa inacción que personificaba Mariano Rajoy se le atribuía, con razón, haber agravado un problema ya de por sí con profundas raíces políticas, sociales, económicas, históricas y hasta sentimentales. La llegada de Sánchez a la Moncloa, moción de censura mediante, abrió una nueva fase. Por primera vez en años, Catalunya tenía en Madrid un Gobierno dispuesto a negociar tanto el día a día autonómico (mediante las comisiones bilaterales) como la crisis catalana entendida como un conflicto político. El límite, como no podía ser de otra manera, era el marco constitucional y estatutario. Este Gobierno, en situación de franca minoría en el Congreso, lo único que ha recibido por parte de los partidos independentistas es dos enmiendas a la totalidad a los Presupuestos, la exigencia de unas condiciones inaceptables y todo tipo de gestos provocadores y desplantes.

Así, pues, el independentismo debe reflexionar. Tal vez la manifestación del domingo que ha convocado la triple derecha le ayude a ello. PP, Ciudadanos y Vox se manifestarán para intentar forzar en la calle lo que no pueden en el Congreso, unas elecciones anticipadas. Sin Presupuestos, la legislatura se acorta, como admitió Calvo, y la alternativa a Sánchez pueden ser los convocantes de la manifestación. El PSOE (barones y exlíderes) también debería reflexionar. Si un gesto tan nimio como el del relator basta para incendiar el país (y el partido), sería conveniente que aportaran sus propuestas para solucionar el conflicto catalán. El Gobierno puede haber cometido errores, pero su soledad en este proceso es descorazonadora.

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20190208/editorial-el-fracaso-del-dialogo-7294404?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=elPeriodico-ed07h

Traidores por doquier


Lola García

LOLA GARCÍA

Directora adjunta

La vicepresidenta Carmen Calvo y sus interlocutores en el Palau de la Generalitat, Pere Aragonès y Elsa Artadi, han entablado en estos meses una relación afable. Calvo hacía gala de un talante aleccionador, inevitable en una política de larga trayectoria que siempre cuenta con precedentes en su haber, mientras que los dos jóvenes dirigentes, promesas de futuro en sus partidos, se afanaban en buscar la máxima eficacia. La complicidad, poco a poco, fue fluyendo. Calvo podía preguntar a Artadi de buen rollo con quién iba a negociar ella si la consellera, como es probable, es candidata al Ayuntamiento de Barcelona, o podía interesarse por el bebé del republicano y sus horas de sueño perdidas. Las relaciones personales son esenciales en política porque la confianza es indispensable para alcanzar pactos. Pero todo se truncó el viernes, vía WhatsApp, cuando el Gobierno central se plantó en su última oferta y dio por roto el diálogo. Justo cuando parecía que el acuerdo estaba a punto.

El último documento enviado por Calvo a Palau contiene un evidente acercamiento de posturas. Por parte de JxCat se pedía una mesa de partidos españoles y un mediador internacional. Propusieron nombres, pero hace días que Aragonès y Artadi saben y asumen que no sería extranjero. Lo que estaba sobre la mesa era el dichoso “relator”. Esa palabra como tal no aparece en el papel, que se refiere a “una persona que facilite la coordinación de los trabajos” y que “ayudará a crear las condiciones idóneas para el diálogo, dará fe de los acuerdos alcanzados y determinará el seguimiento de su aplicación”. Se propuso a Miquel Roca, que enseguida fue descartado en Palau, pero la Moncloa contaba con otros nombres, entre ellos un veterano expolítico catalán que trabajó en su día con gobiernos del PSOE y de CiU. Ninguno de los que ha salido a la luz (como Xavier Domènech o Iñigo Urkullu). El independentismo tampoco pensaba poner muchas trabas en el perfil. De hecho, parecía que lo más difícil era configurar la mesa de partidos. Pero el documento acepta sumar a las formaciones catalanas sus referentes españoles, PSOE y Podemos. Todo parecía encajar.

Sin embargo, la enmienda a la totalidad de los presupuestos del PDECat anunciada el jueves y presentada el viernes por la mañana se vivió en Madrid como una presión inadmisible dado el clima de acoso contra Pedro Sánchez, no sólo de la oposición, sino dentro de sus propias filas. La puntilla a la andanada de los barones la puso el jueves Felipe González. En la Moncloa llegaron a la conclusión de que había que plantarse. O los independentistas accedían al acuerdo y retiraban las enmiendas al presupuesto el mismo viernes o era imposible aguantar así el fin de semana, con el asunto abierto en canal y la concentración “por la unidad de España” de este domingo en marcha. En el PSOE estaban al límite. Con las autonómicas y municipales a la vuelta de la esquina, el frente catalán no les daba respiro y los 21 puntos que el president Quim Torra rescató esta semana, que incluyen la autodeterminación, la mediación internacional y describen un Estado español autoritario y franquista, acabaron por alterar los ánimos.

Así pues, ya desde el jueves se les hizo llegar a los independentistas en Madrid y en Barcelona el aviso de que el acuerdo y la retirada de las enmiendas al presupuesto tenían como límite el viernes, que Calvo no saldría a la rueda de prensa posterior del Consejo de Ministros sin saber a qué atenerse. En Palau, sin embargo, habían calculado que había tiempo hasta el lunes o martes para seguir negociando, puesto que el debate de totalidad de las cuentas en el Congreso es el miércoles. Los partidos independentistas se han acostumbrado en estos años a apurar plazos y salvar acuerdos in extremis, cuando todo parece perdido. La abrupta ruptura anunciada por Calvo sorprendió a Aragonès y Artadi. No faltan quienes creen que aún existe un resquicio para reconducirlo tras la concentración de hoy. Pero si el ambiente es ahora asfixiante para Sánchez, la atmósfera se va a cargar para los independentistas el martes, con el inicio del juicio.

Si Sánchez no obtiene el apoyo de ERC y PDECat ahora, menos se moverá en los próximos meses, pendiente de las elecciones. El tímido diálogo entre los gobiernos central y catalán era una empresa ardua en estas condiciones. El presidente no cuenta con un sostén parlamentario fuerte, y el independentismo carece de un liderazgo indiscutido, un interlocutor incontestable que no se halle sujeto a un proceso judicial. El PP y Cs van a aprovechar esas debilidades para darle la vuelta a la moción de censura que desbancó a Mariano Rajoy. El fiasco de este intento de diálogo también ha dejado tras de sí una constatación preocupante: proliferan los presuntos felones, quizá porque la acusación de traidor a la patria se paga muy cara. Igual en Catalunya que en toda España.

Valls, Vox y Nou Barris

El candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls consideraba que el asunto del apoyo de Vox al Gobierno andaluz, en el que está Ciudadanos, había quedado ya superado. De hecho, Valls está centrando su precampaña en visitar los barrios más pobres de la ciudad para buscar el voto del descontento. Incluso tiene en mente situar como número dos a una mujer con ascendencia en Nou Barris, con el objetivo de evidenciar ese interés. Pero la política no va a poder desprenderse con facilidad de la irrupción de la ultraderecha, y la decisión de Valls de acudir hoy a la concentración de Madrid le está reportando muchas críticas, también en la prensa francesa.

La paciencia del PNV

Los peneuvistas están esperando pacientemente a que el mundo posconvergente se aclare sobre la candidatura a las elecciones europeas. Los nacionalistas vascos desean ir junto al PDECat y tienen un principio de acuerdo para ello con el partido de David Bonvehí. Pero no tienen ningún interés en la Crida impulsada por Carles Puigdemont, que aún no ha decidido si presenta su propio candidato. Así que el PNV sigue esperando porque hay tiempo hasta abril de presentar las listas electorales. Por si acaso, también se plantean una posible alianza con Coalición Canaria, por si la vía catalana no prospera.

https://www.lavanguardia.com/opinion/20190210/46324242443/traidores-por-doquier.html