«El sindicato y el nuevo proyecto social» de Javier Aristu, en Metiendo bulla

 aristu metiendo bulla

“Asumo la invitación del querido López Bulla a participar en este debate sobre el futuro sindical como una orden a la que no se puede desobedecer.  Pero al mismo tiempo digo que no soy lo que se puede considerar un experto sindical ni hombre versado en este tipo de discusiones aunque es verdad que de un tiempo a esta parte me vienen interesando más. Puede que sea el ya hartazgo de debates políticos que me inundan de la mañana a la noche, donde el exceso de teoricismo verborreico y repetitivo, al que nos tiene muy acostumbrados parte de la izquierda española, desborda cualquier capacidad humana de comprender lo que está pasando; puede que sea también la rotundidad y salvajismo con que se está imponiendo el cambio de época en nuestra sociedad, donde el mundo del trabajo es el que está recibiendo —no podía ser de otra manera en este universo mercantilizado— los mayores palos y las más fuertes sacudidas. Lo cierto es que, repito, cada vez más me vienen interesando y atrayendo  las cuestiones relacionadas con el trabajo y, obviamente, con el futuro del representante de ese mundo, el sindicato.

Tenía dudas de si participar en este debate promovido por el blogMetiendo bulla pero ha sido al leer este domingo el artículo semanal de Soledad Gallego-Díaz en El País cuando me decido a entrar y expresar algunas pocas ideas sobre este asunto.

Destaca la notable periodista “la práctica desaparición de los sindicatos como uno de los protagonistas e interlocutores sociales. No hay sindicalistas en ningún plató de televisión, en casi ninguna tertulia radiofónica, no aparecen en las entrevistas ni en las secciones de opinión de los diarios, digitales o tradicionales. No se les oye, no se les ve.”. Es importante lo que dice porque es cierto. Cáritas, organización social caritativa cristiana, sale más en los medios que todos los sindicatos juntos. Sin embargo, la invisibilidad del sindicalista es notable… en los medios de comunicación pero, paradoja de la vida,  no ha dejado de estar presente en el mundo del trabajo y sigue siendo protagonista indiscutible en el mundo social. Esta sería una de las primeras reflexiones que tendríamos que hacernos: ¿expresan  los medios de comunicación la realidad social? Es evidente que no, pero a la vez tenemos que decir que si no apareces en los medios difícilmente puedes ser institución influyente en el conjunto de la sociedad. Los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, suman más afiliados que todos los partidos políticos españoles juntos. Es cierto que la crisis económica (y consecutivamente de empleo) ha hecho descender la tasa de afiliación pero en 2010 ésta era del 18,9, lo que suponía aproximadamente 3 millones de trabajadores inscritos en algún sindicato sobre una masa de población asalariada de 15.346.800 (los datos los tomo del artículo dePere J. Beneyto, “Desmontando el discurso antisindical”, en Anuario 2012 de la Fundación 1º de Mayo).Habría que preguntarse por tanto cuál es la razón que está tras este oscurecimiento en los medios de comunicación del mundo del trabajo que, me da el pálpito, no es error casual sino síntoma de una forma de comprender la vida de nuestras sociedades donde algunos pretenden que el conflicto entre capital y trabajo  deje de ser significativo…”

Texto completo en  http://lopezbulla.blogspot.com.es/2015/01/el-sindicato-y-el-nuevo-proyecto-social.html