En visperas de las “nuevas medidas” del gobierno Rajoy: la verdadera cara de la austeridad (agenda de prensa y Juan Torres)

vispera

1) Agenda de prensa decía ayer: “La oficina estadística de la UE, Eurostat, publica hoy la cifra final validada de déficit público de España en 2012, que se situará en torno al 10,6% del PIB, incluyendo las ayudas a la banca. Seguro que el Ministro Montoro se habrá tragadoya el sapode haber sido un chuleta diciendo en TVE aquello de que “Si la cifra del 6,7% se mueve, será inferior”

http://economia.elpais.com/economia/2013/03/06/actualidad/1362560405_618645.html

Pobre Montoro, que,prisionero de sus palabras por no ser dueño de sus silencios, es ahora un rehén de Bruselas. Tiene que agachar la cerviz ante la exigencia de Bruselas para que éstapermite relajar el objetivo del 4,5% este año y conceder hasta dos años más para llegar al umbral del 3%

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/4765215/04/13/Bruselas-publicara-el-lunes-el-deficit-final-de-Espana-en-2012-primer-paso-para-relajar-los-objetivos.html

Gurus blog afirma que el drama económico español, más de la mitad del Presupuesto del Estado tiene que dedicarse a pensiones, desempleo e intereses

http://www.gurusblog.com/archives/presupuestos-estado-2012-pensiones-desempleo/03/04/2012/

De todas las historias de la Historia sin duda la más triste es la de España
porque termina mal. Como si el hombre,
harto ya de luchar con sus demonios,
decidiese encargarles el gobierno
y la administración de su pobreza.

—Jaime Gil de Biedma

Habla el periodista Ángel Collado de la semana negra de Rajoy

“ El jueves toca la EPA de los más de seis millones de parados; el viernes, un Consejo de Ministros para reconocer que la situación económica es incluso peor de lo previsto oficialmente (cuadro macro a revisar) y convencer a la UE de que el Ejecutivo realizará todos los esfuerzos precisos en los próximos años, con más recortes, en los que están incluidas las pensiones.El Ejecutivo afila los eufemismos para presentar los datos y administrará otra dosis de reformas con incentivos (emprendedores) para ofrecer alguna esperanza y pedir a los ciudadanos que conserven la paciencia hasta el próximo ejercicio.

En Presidencia y en el equipo económico del Gobierno llevan semanas dándole vueltas a la acumulación de malas noticias y peores perspectivas que se concentran en esta semana. El Ejecutivo ha esperado hasta última hora para aprobar el plan de reformas que se debe enviar a Bruselas, y que se suma a la inevitable revisión del cuadro macroeconómico del presente año..… Sin el respaldo de CiU en las medidas económicas ni el del PSOE en las reformas institucionales, Rajoy se enfrenta solo al resto de la legislatura, pendiente de que Bruselas suavice ahora el objetivo de déficit público para España, (un 6% para este año) y de que Angela Merkel, después de ganar sus elecciones de otoño, se anime con la unidad económica y abra la mano a políticas más expansivas de gasto en la UE.”

Dice el periodista Fernándo Ónega que para llevar sólo 16 meses en el gobierno, Mariano Rajoy cambió bastante la cultura social de este país. Podrá discutirse si él impulsó ese cambio o se limitó a ser espectador, pero las actitudes ciudadanas, las costumbres y hasta el consumo no son iguales hoy que en enero del 2012. En unos casos para bien, porque ha conseguido crear lo que en su propio gobierno llaman cultura de la flexibilidad. En otros para mal, porque la firmeza de sus convicciones, la forma de aplicarlas y la clamorosa ausencia de explicaciones están creando focos de rencor que pueden llegar a ser peligrosos. Y en otros, de forma inevitable, porque es la crisis, no el gobierno, la que impone los nuevos usos. Rajoy está siendo, simplemente, un buen aliado de las imposiciones de la crisis.

http://www.lavanguardia.mobi/slowdevice/opinion/articulos/20130420/54371365516/la-revolucion-de-rajoy.html

Hace cuatro años, era un mérito estar endeudados. Ahora, la alianza miedo-Rajoy hace que el mérito sea estar libre de cargas. ¿Ponemos esto en el haber de Rajoy? Como juicio de un periodo de emergencia, no veo inconveniente. Conducir a la sociedad desde la indignación a la aceptación de la austeridad y a la solidaridad laboral no es un mal resultado de gestión. Lo malo es que la revolución de Rajoy se limite a esos aspectos materiales o de pura supervivencia. Sería fantástica si, además, todo se complementara con un mejor relato político y algún cambio de actitud del gobierno. Por ejemplo, más ductilidad para aceptar alguna enmienda en la ley de desahucios; o para no abrir nuevas brechas con la reforma de la ley del aborto; o con algún esfuerzo más visible para encauzar la crisis institucional; o con mejor uso de sus recursos mediáticos para no tachar de populista cualquier iniciativa que no es suya; o con una mayor audiencia a los movimientos sociales, que están haciendo crecer las acciones antisistema… Pero eso, por ahora, parece mucho pedir”

Luis Garicano: Qué hacer? Como hemos dicho repetidamente, España debe hacer su parte, y esto supone poner en marcha un plan de reactivación y reformas que solo un Gobierno como el actual, con mayoría absoluta, sería capaz de ejecutar. Y Europa debe hacer la suya: ser capaz de financiar un verdadero Plan Marshall para la destruida Europa del sur, entendiendo la necesidad de compartir las deudas heredadas de un diseño del euro que fue erróneo y es responsable directo de la enorme burbuja y la nula reacción frente a ella

http://www.caffereggio.es/2013/04/21/esperando-a-godot-draghi-de-luis-garicano-en-negocios-de-el-pais/

“l problema es que hemos consumido ya lo que produciremos en el futuro, generando elevadas deudas. Ahora tenemos que devolver estos préstamos, desapalancarnos. Esto sería más o menos indoloro con crecimiento económico (como en la Europa de la posguerra), y relativamente indoloro también en un contexto inflacionista, en el que las deudas pierden valor real con el tiempo.

Pero, a falta de inflación y de crecimiento, el proceso de desapalancamiento requiere una fuerte contracción del consumo para generar suficiente excedente. El problema es que la caída de consumo de una familia (los cafés que se dejan de tomar) son los ingresos de otra (los ingresos del dueño del bar) —cuando caen todos a la vez no se produce ningún incremento del excedente y las economías entran en una espiral deflacionista, ahogadas por el peso de la deuda.

 

2) La verdadera cara de la austeridad de Juan Torres en la Fundación Sistema: “En los últimos tres años, el artículo ‘Growth in a Time of Debt’ de Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart viene siendo utilizado como una especie de Biblia para justificar los recortes y la política de austeridad que el Fondo Monetario Internacional y otros organismos imponen a los gobiernos con el argumento de que es la mejor vía para salir de las crisis de deuda y generar crecimiento. Esos autores analizaron los datos correspondientes a economías con deuda pública superior al 90% del PIB durante al menos cinco años y concluyeron que su crecimiento medio era del -0,1%, lo que les permitía afirmar que la deuda elevada era la causa de una caída muy importante en su tasa de crecimiento a largo plazo.

Con ese argumento, el Fondo y demás organismos internacionales podían presionar a gobiernos y opinión pública diciéndoles que la deuda elevada iba a reducir el crecimiento y que, por tanto, lo que había que hacer para reactivarlo era aplicar cuanto antes políticas de austeridad basadas en recortes constantes y elevados de gasto público, a ser posible social, pues éste atiende servicios públicos que podían pasar a ser privatizados, para mayor beneficio de los intereses privados.

Ya hace unos meses se puso de relieve que los cálculos que utilizaba el Fondo Monetario Internacional para analizar el efecto multiplicador del gasto público (que consiste en producir un aumento o descenso final en la renta nacional bastante mayor que su aumento o descenso inicial) estaban equivocados. Se reconoció que el valor de los multiplicadores era mayor al considerado, lo que significa que los recortes de gasto público son mucho más lesivos para la renta que lo que se venía diciendo para defender los recortes.,.”

Texto completo en  http://www.fundacionsistema.com/News/ItemDetail.aspx?id=4572