“Europa enredada en la leyenda alemana”. Diario de Paris. Rafael Poch. La Vanguardia

merkel fuera de la unión

“El “estalinismo de mercado” es la ideología del establishment europeo, dice el economista James Galbraith. Los políticos del Partido Neoliberal Europeo (PP-PSOE es su versión española), los Merkel, Juncker, Hollande, Rajoy y tutti quanti, son ejecutores de esa ideología. Y el programa que dicta a Grecia tras haber arruinado a gran parte de su población, consta de tres puntos. Primero; bajar las pensiones unos 120 euros, hasta dejarlas en 350 euros o menos, cuando por lo menos la mitad de los jubilados griegos ya viven por debajo del umbral de pobreza. Segundo: eliminar los convenios colectivos, reducir el salario mínimo, que ya no alcanza y sume en la pobreza a quienes lo perciben, y precarizar más el trabajo. Y tercero: privatizar rápidamente puertos, aeropuertos e infraestructuras, lo que debilitará aún más al Estado griego y en las actuales condiciones le condena a vender a precio de saldos.

El pueblo griego votó contra eso y su gobierno pide un replanteamiento, pero a la oligarquía europea eso le trae sin cuidado. Por definición una oligarquía no es democrática. Jean-Claude Juncker lo dijo claramente cuando el 29 de enero de 2015 declaró a Le Figaro: “no puede haber opción democrática contra los tratados europeos”, que ningún pueblo europeo ha votado y que algunos rechazaron en referéndum en 2005 bajo la forma de proyecto constitucional, solo para verlo reeditado poco después con otro formato.

La política de austeridad del establishment europeo encaminada a que los bancos recuperaran las deudas de sus propios desmanes a costa de las clases medias y bajas, ha sido un desastre, pero debe continuar. ¿Por qué? En lugar de responder a esa pregunta el establishment europeo, a través de la UE, del Eurogrupo y del Banco Central Europeo, se ha enrocado en una dinámica autoritaria, opaca que no hace sino proclamar su hostilidad hacia la soberanía popular, base de lo que quedaba de nuestras maltrechas democracias.

En ningún país esa línea se defiende con mayor vigor y energía que en Alemania. La negativa de Alemania a replantear la deuda griega es particularmente chocante si se tiene en cuenta que a lo largo del siglo XX esa nación vio su propia deuda replanteada en cuatro ocasiones; 1924, 1929, 1932 y 1953, la última vez en unos términos que hoy son plenamente actuales y válidos para Grecia. ¿Cómo explicar esta actitud?

El primer ministro griego Alexis Tsipras ha dicho ante su parlamento que, “la insistencia de las instituciones europeas en continuar un programa que ha fracasado manifiestamente no puede explicarse por error o exceso de celo”. “Persigue más bien un objetivo político”, ha explicado esta semana. Las autoridades europeas, “están practicando un ejercicio de fuerza para matar cualquier intento de acabar con la austeridad”. En otras palabras: hay que doblegar a Grecia para que los impulsos democráticos en otros países, como España, Francia, Italia, Irlanda o Portugal, no alteren el general vasallaje hacia la oligarquía que domina en todos ellos. Es lo que hemos calificado como el principio de autoridad.

Al hacer esto, la Unión Europea se ha puesto en evidencia: todo su discurso narcisista se ha ido al garete ante la evidencia de su carácter oligárquico, antidemocrático e imperial. Como sueño de una vida mejor y más democrática, el “proyecto europeo” ha muerto. El establishment alemán está en el centro de este regresivo y a la vez revelador proceso. Esa posición central determina un nivel de desinformación notable en su aparato mediático, el más potente y eficaz de Europa a la hora de mantener en la inopia a su particularmente crédula población.

La opinión pública alemana, en su gran mayoría, está convencida de que “los griegos” son culpables. La leyenda de la culpabilidad del sur -y de los griegos en particular- les ha sido repetida a los alemanes desde los mismos inicios del estallido del casino, proceso en el que los bancos alemanes y franceses tuvieron, como se sabe, un papel fundamental. El obvio objetivo era encontrar un chivo expiatorio para desviar improbables rebeldías locales. Y esa leyenda se mantiene hasta el día de hoy con una beligerancia y agresividad verdaderamente notables.

El principal programa político de la tele alemana, el show de Günther Jauch, y el principal diario “serio”, el Frankfurter Allgemeine Zeitung, han repetido esta semana la misma mentira acerca de los 56 años como edad de jubilación en Grecia. Del “prestigioso semanario” Der Spiegel, de la lamentable Deutsche Welle, o del vomitivo Bild Zeitung, no hace falta ni hablar: sus escandalosas mentiras y manipulaciones son legendarias. Pero el asunto no se acaba allí. El Suddeutsche Zeitung, otro diario “serio” ha informado esta semana sobre un “plan de urgencia” europeo que, simplemente no existía. Aunque en Francia se han leído entre loschiens de garde locales, artículos tan vergonzosos como el de este jueves del director adjunto de Le Monde, Arnaud Leparmentier, en general el clima, dentro de la corrupción estructural de la información común a todos los países, no ha sido comparable al de Alemania. Lo mismo ocurre entre los políticos…”

Texto completo en http://blogs.lavanguardia.com/paris-poch/2015/06/19/europa-enredada-en-la-leyenda-alemana-81418/