“Fariña” de Nacho Carretero. Una historia del “narco” gallego. Jesus Travieso. eldiario.es. Fragmentos seleccionados por la editorial.

Portada-Farina-Libros-KO_EDIIMA20151008_0859_18

“El narcotráfico en Galicia no ha logrado el impacto social de las organizaciones mafiosas en otros países. La narcocultura, la connivencia de la política con los narcos o la aparente poca violencia por el negocio se han encargado de enterrar una problemática que castigó al territorio gallego. Los jóvenes que cayeron en las drogas y sus padres fueron las principales víctimas de unos capos que casi siempre se enfrentaron entre ellos. Y que aprovecharon para pasar desapercibidos por ser vistos en algunos casos como benefactores.

El narco gallego surgió mucho antes de los años 80. En Fariña (Libros del KO), el periodista Nacho Carretero recuerda los orígenes del negocio en el contrabando y en las necesidades de una tierra pobre que se lanzó a esta práctica debido a que sus vecinos portugueses tenían todo lo que necesitaban. Que degeneró en un negocio de millones de pesetas (y de euros). O que se llevó por delante a 53 muertos por sobredosis solo en 1995. Aunque los grandes capos estén en la cárcel, se recuerda que el negocio sigue muy vivo.

¿Sobrevive el narcotráfico en Galicia?

El narcotráfico parece algo del pasado. Y la realidad es que sigue ahí. La idea del libro es reflejar que en los 80 y 90 había un punto de ostentación, muy espectacular, por parte de los narcos. Pero que cuando esto se acabó no fue su fin. Entre 2001 y 2003 fue cuando más cocaína entró en Galicia. Hay un juez que estima que entraron 150.000 kilos en ese tiempo, lo que supone el 90% de lo que entraba en Europa. Ahora tenemos el narcotransporte, y Galicia sigue siendo un sitio privilegiado para los cárteles colombianos. El problema sigue, pero pasa más desapercibido. Y ya no cuenta con esa tolerancia social que había.

¿El narco gallego mataba con pistolas?

El nivel de violencia no se puede comparar con otros movimientos como la Mafia o la Camorra. Pero claro que hubo ajustes de cuentas. Una de ellas lo protagonizó Manuel Baúlo, un narco de Arousa, líder de los Caneos y que era socio de los Charlines. Baúlo y su hijo decidieron ir a hablar con el juez Garzón sobre el negocio. Los Charlines respondieron contratando a sicarios colombianos, que le tirotearon junto a su mujer, a la que dejaron en silla de ruedas. También sufrió la violencia Danielito Carballo, que era lugarteniente de Sito Miñanco. Le volaron la cabeza en un pub de Vilagarcía en 1993.

Además, aparecieron chavales en cunetas, carbonizados… Pero es verdad que en la época de las grandes organizaciones la violencia fue poca. Había una aceptación social y había impunidad. Vivían como querían, no necesitaban competir entre ellos. Cuando llegó el narcotransporte en el siglo XXI esas segundas generaciones de chavales sí empezaron a hacer ajustes de cuentas y la violencia se multiplicó.

¿Por qué no se les considera violentos?

No hubo ausencia de violencia. Desde el punto de vista estadístico, operacional e incluso mediático, la percepción es que sin una violencia desmesurada no hay problema. Pero no fue así. Ocurre porque la violencia fue mayoritariamente entre ellos, y apenas afectó a la sociedad de allí. Eso fue fundamental para su éxito. Pero el verdadero problema fue el producto que comerciaban. Se produjo una generación perdida, que se vio envuelta en la ola en general que se dio en España en los 80. Además de lo que comerciaban, había una narcocultura. Esas fueron las víctimas principales, y hubo muchas. Ese fue el punto de inflexión que hizo reaccionar a los padres y las madres que plantaron cara a los narcos.

¿Por qué fue tan grave el impacto de la droga entre los jóvenes en Galicia?

El relato lo enmarcamos en un lugar que es una esquina de un país pequeño. Localidades de 10.000, 15.000 habitantes, con el máximo de Vilagarcía de Arousa con 40.000. Que en una zona así estén asentadas las mayores organizaciones de narcotraficantes de Europa tiene que tener unas consecuencias bestiales. Era tal la impunidad, la cantidad de coca, hachís y heroína que llegaba…”

Texto completo en http://www.eldiario.es/politica/Nacho-Carretero-narcotrafico-Galicia-Farina_0_439206917.html

 

Fragmentos seleccionados por la editorial:

Farina-Nacho-Carretero.pdf by tiempos canallas