“Grecia, el fracaso del Euro”, de Juan Laborda en vozpopuli

grecia-sin-salida

“Se equivoca Syriza, se equivoca Tsipras, se equivocan Yanis Varoufakis y Euclid Tsakalotos. Los detalles iniciales del preacuerdo con la Troika son una humillación, una imposición, no solucionan el problema de fondo, una deuda impagable y demuestran que el euro tal como está diseñado, no funciona, es inútil, no vale para nada. Se reduce a una mera relación acreedor-deudor, donde el sur de Europa está condenado a la miseria. En España el modelo de desarrollo que siguió a la firma del Tratado de Adhesión a la Unión Europea supuso nuestra desindustrialización, una terciarización alrededor de un modelo de desarrollo intensivo en mano de obra no cualificada, tierra, energía, agua, recursos naturales. Un modelo depredador, que sólo giraba alrededor de la revalorización del suelo, basado una dependencia del ahorro del centro y norte de Europa. Un modelo para el desastre.

Personalmente pienso que en este contexto, el euro no aguantará cuando estalle la actual burbuja financiera. Cuando aumente la aversión al riesgo, cuando se incrementen las primas de riesgo globales ya no será posible rescatar a acreedores privados, básicamente una banca frágil, vulnerable, insolvente; ya no será posible hacer frente a unos volúmenes de deuda pública impagables, insostenibles. Veremos quiebras de deuda soberana, veremos cosas inimaginables como consecuencia de una clase política miope, cobarde, mediocre.

Grecia, no solo debería haber peleado porque se le permitiera reestructurar la deuda dentro del Euro sin condiciones. Además, tendría que haber conseguido desgravaciones fiscales a la exportación, y/o imponer protecciones comerciales. Si no consigue nada de esto, como así parece, por mucho que permanezca en el Euro, su situación en el medio plazo será insostenible. Si los acreedores quieren seguir dictando la resolución del problema griego, el nuevo gobierno heleno debería haber roto la baraja e implementado el plan B, el “gréxodus“.

El plan B

Grecia tenía un plan B, el de Costas Lapavitsas. El profesor de economía en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres sostiene que la única manera de que Grecia puede vencer a la austeridad es liberarse del euro.”El paso más importante es darse cuenta de que la estrategia de la esperanza de lograr un cambio radical en el marco institucional de la moneda común ha llegado a su fin”. Lapavistas defiende sin tapujos la salida del euro, que supondría una devaluación que haría necesarias la suspensión de pagos, la reestructuración de la deuda, controles de capital, y la nacionalización de la banca.

Sería fundamental a su vez, afirma Lapavitsas, introducir la política industrial con la implementación de un programa nacional de inversión pública y privada. Si se quiere que la productividad tome una trayectoria ascendente, las economías periféricas, entre ellas la nuestra, deben alejarse del consumo, del endeudamiento individual y las burbujas especulativas. Un cambio estructural requiere mecanismos públicos que puedan movilizar los recursos disponibles para la inversión. Exige también una transformación de la educación asignando recursos adicionales y extendiendo su alcance a los más desfavorecidos. La mejora de la educación debe aumentar la cualificación de la mano de obra. Además, Grecia deberá abordar su papel en una economía globalizada. La autarquía es imposible.

El drama griego, español, portugués, italiano…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/6026-juan-laborda-grecia-el-fracaso-del-euro