“¡Grecia nos atañe, y mucho!” de Juan Laborda, en vozpopuli

grecia nos afecta

“Estamos en un momento de la historia excesivamente agitado, complicado, vulnerable, donde bullen los conflictos de clase – élites extractivas frente a ciudadanía, acreedores versus deudores-, que se entremezclan con tensiones geopolíticas –Occidente frente a BRICs– en un mundo cada día más multipolar. Frente a la estrategia óptima de la cooperación, ciertas élites abogan por la táctica de confrontación y, si nadie lo evita, todo podría acabar como el rosario de la aurora. En este escenario Grecia juega un papel vital, de enorme importancia, que podría desencadenar un caos global.

La resolución del problema heleno guarda relación con el fracaso de las actuales políticas económicas de occidente, el crash inminente de los mercados financieros, la ulterior insolvencia bancaria, y qué respuesta darán entonces las autoridades políticas, económicas y monetarias. Pero a su vez Grecia puede alterar el cuadro geopolítico en Europa. Sectores amplios de las poblaciones de diversos países del sur de Europa, entre ellos Grecia y España, aceptaron la incorporación a la OTAN a cambio de un desarrollo económico, social y político. Pero si el proyecto europeo ya no lo garantiza, Grecia podría acercarse al bloque BRICS.

Por eso llama la atención la actuación de ciertos psicópatas alrededor de Grecia –resulta esperpéntico los análisis de ciertos tabloides alemanes-. No entienden aún la situación de emergencia social que vive Grecia. Las consecuencias de las políticas europeas en Grecia sencillamente han sido dramáticas, vergonzosas, humillantes. Recordarles solo un dato. Los hogares más pobres del país heleno han perdido casi el 86% de sus ingresos, y la presión fiscal sobre dichos hogares aumentó un 337%. Y Grecia evidentemente no cederá. Pero, ¿por qué las exigencias de la Troika?

Grecia, mercados, bancos y nueva recesión

Independientemente de lo que ocurra en el país heleno, los mercados financieros de riesgo, fuertemente sobrevalorados, colapsarán en el corto plazo. Para nosotros eso es un dato. Cuando eso ocurra, y aumente la aversión al riesgo de los inversores, los países altamente endeudados, la inmensa mayoría de los occidentales, tendrán serios problemas para refinanciar sus vencimientos y necesidades de emisión de nueva deuda. Y obviamente emergerá la insolvencia bancaria. ¿Cómo es posible que después de la ingente cantidad de miles de millones de euros el sistema bancario occidental es más vulnerable que en 2008? Simplemente lean esta excelente presentación de Anat Admati de hace unos días bajo el título What is wrong with banking and What to do about it.

En el caso de España, como saben ustedes, se activaría un círculo vicioso que se iría retroalimentando: crisis de deuda-crisis bancaria-deflación por endeudamiento. Y volveremos a estar exactamente igual que tras la caída de Lehman Brothers, pero con más deuda, más pobreza, y mucha más desigualdad. De ahí la inutilidad de las políticas implementadas por el actual ejecutivo. Su diagnóstico erróneo será nuestro problema futuro.

Por eso, la solución al problema griego es de vital importancia. Syriza y su equipo económico –Varoufakis, Tsakalotos, Lapavitsas…- son un soplo de aire fresco en el drama económico griego, prolongado y agotador, que implica costos humanos alarmantes en términos de desempleo, pobreza y pérdida de oportunidades. Respaldado por una considerable lógica económica y el deseo de hacer lo mejor, presionan simple y llanamente para obtener más realismo en las condiciones de política económica exigidas por los acreedores de Grecia. Como Yanis Varoufakis señala una y otra vez, “las reformas económicas griegas, por muy audaces que sean, no tendrán éxito a menos que las condiciones de austeridad presupuestaria se relajen y haya un mayor alivio de la deuda”. Tan fácil, tan sencillo…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/5997-juan-laborda-grecia-nos-atane-y-mucho