Guinea Ecuatorial: Delincuentes

teodorin2

Entre el lunes y el viernes de la pasada semana han comparecido en Bata (capital de la región continental), ante un Tribunal Militar, un grupo de delincuentes comunes. Son personas jóvenes y a su cabeza aparece uno apodado Nelson.  El hecho podría considerarse “normal” en un país en el que la delincuencia se ha desarrollado mucho en los últimos años, pero la detención y el juicio de estas personas ha dado lugar a una serie de posicionamientos dentro, y en el entorno, de la familia del dictador que nos parecen especialmente significativos.

Entre los cargos a los que han debido hacer frente los acusados estan varios delitos de extorsión, robos y asaltos, para los que habrían contado con armas procedentes del propio ejercito guineoecuatoriano.

En días inmediatamente anteriores a la vista pública todos los integrantes del grupo habrían sido citados por cuatro altos cargos de la Gendarmería para darles instrucciones sobre qué debían declarar y en qué términos. Los nombre de estos altos cargos son Edú Moto, Nené Armengol (persona muy cercana al hermano menor de Obiang, Armengol Ondó Nguema), Edúduá (sobrino del dictador) y Chicote (hermano de Tito Garriga, ministro, ex-embajador, y yerno  de Obiang). Todos ellos son personas de más que dudosa honradez y en algún caso declarados delincuentes (son los casos de Edúduá y Chicote, especialmente).

Las instrucciones que dieron a los acusados iban en  el sentido de que reconocieran que las armas utilizadas en sus fechorías procedían de personas cercanas a Didí (Carmelo Ovono Obiang) otro hijo del dictador, responsable de una unidad de fuerzas especiales del ejército de Guinea, residenciadas en la Región Continental, y estrella ascendente dentro del régimen. Así lo hicieron y el juicio quedó visto para sentencia que todavía no se ha hecho pública.

Siempre según fuentes bien informadas, se habrían producido detenciones en las últimas semanas, en el entorno de Didí. Sería el caso de Feliciano Bée (integrante también de las fuerzas especiales) y del comisario jefe de policía de Bata. Otras fuentes dicen que el propio Didí estaría en arresto domiciliario.

¿Porqué han progresado las acusaciones contra Didi y sus acólitos? ¿Cuál ha sido la razón por la que no se ha “parado” el sumario antes de que llegase a juicio y antes de que pudiera perjudicar a un hijo del dictador?

Las razones estarían en el enfrentamiento que viene produciéndose desde hace meses entre Teodoro Nguema Obiang, Teodorin, primogénito del dictador, y Didí. El ascenso de Teodorin parece haberse detenido en los últimos tiempos pero aún conserva influencia suficiente para intentar impedir que nuevas estrellas se añadan al “Sancta Sanctorum” del régimen.