Guinea Ecuatorial: Plácido Micó. “La determinación de CPDS es clara y firme, hacer campaña por todo el país y denunciar siempre la dictadura del PDGE”

 PlacidoMico

Mañana, día 10 de mayo, se inicia la campaña electoral en Guinea Ecuatorial. Nos parece una buena introducción a esa campaña la entrevista que hemos realizado con Plácido Micó, secretario general de CPDS y hasta ahora único representante de la oposición democrática la Cámara de Representantes del Pueblo (Parlamento) guineoecuatoriana.

  1. Las elecciones del próximo día 26 cierran un proceso de reforma constitucional que introduce algunos cambios en la legalidad del país. ¿Qué valor atribuyes a estos cambios constitucionales? ¿A que intereses responden?

Los cambios introducidos por la reforma constitucional de 2011, a la que haces referencia son la introducción de la figura de un Vicepresidente de la República, la creación de una segunda Cámara Legislativa, el Senado, la del Tribunal de Cuentas, el Consejo de la República, el Consejo para el Desarrollo Económico y Social y el Defensor del Pueblo. Una reforma aparentemente importante, pero que en realidad sólo tiene por objeto, el reforzamiento del régimen dictatorial del Presidente Obiang Nguema, preparar su sucesión en el poder por su hijo Teodorín Nguema Obiang y dar una vuelta de tuerca más a su política de implantación del partido único.

Si nos fijamos, los gobiernos del régimen han pasado en los últimos 20 años de estar compuestos de una treintena de miembros a 79 que componen el actual. Los directores generales y asimilados han pasado de 40 a los más de 450 que actualmente existen. Los consejeros presidenciales han pasado de media docena a más de 50 actualmente. Se han inventado cargos y puestos de los más variopintos para alimentar a la clientela política. Pero esta no ha parado de aumentar, por lo que  la salida encontrada por el presidente Obiang Nguema ha sido la creación de este montón de órganos para dar nuevos puestos y cargos a los suyos. Ni más ni menos.

El objeto principal de la reforma constitucional del presidente Obiang Nguema, como él mismo lo manifestó, estaba en pasar de un régimen presidencialista mixto a uno puro, en el que el presidente de la República fuera también el presidente del gobierno, concentrar todo el poder, no depender del parlamento, y crear el cargo de vicepresidente de la República para su hijo, desde donde le iría preparando para sucederle al frente del país. Por eso CPDS se opuso y sigue oponiéndose frontalmente a la referida reforma constitucional.

 

  1. La realidad del régimen de Teodoro Obiang Nguema es una realidad excluyente para la gran mayoría de los guineoecuatorianos. Durante los últimos años has insistido en la idea de que sus últimas estrategias apuntan a una recuperación de la idea del “partido único”, ¿mantienes este análisis? ¿Cómo crees que influiría en el régimen de Guinea la posible sucesión de Obiang por su hijo Teodorin?

La política del Presidente Obiang y su PDGE sigue siendo efectivamente la reimplantación de un régimen de partido único de hecho; es decir, vender ante la comunidad internacional la existencia de varios partidos políticos legalizados (pluralismo o multipartidismo formal) mientras que en la realidad todos ellos están sometidos al PDGE, sin existencia real alguna. CPDS ha sido y sigue siendo el obstáculo del régimen para lograr ese objetivo. Ello explica también las agresiones y violencia de todo tipo de que es víctima nuestro partido desde su creación hasta la fecha. La destrucción de CPDS es el objetivo del régimen para la materialización de la recuperación del partido único. Lo sorprendente en esta situación es que el PDGE cuenta con el apoyo de la llamada “oposición en el exilio” que también tiene fijado como objetivo la destrucción política de CPDS. Creo que tanto uno como los otros no lo van a conseguir.

La posible sucesión del Presidente Obiang Nguema por su hijo Teodorín en la Presidencia de la República de Guinea Ecuatorial, significaría seguramente una desestabilización del régimen y del país, dada las luchas y pugnas internas que estallarían con las consiguientes purgas y ajustes de cuentas entre unos y otros. La perspectiva de Teodorín en la Presidencia de la República, significaría pasar de una situación de desastre como es la actual para caer en el abismo de la represión política, corrupción, mal gobierno, violencia y perversión sin límites.

 

  1. ¿Cuál es la situación actual de tu partido, Convergencia para la Democracia Social (CPDS)? ¿Qué esperáis conseguir en este proceso electoral? ¿Cuál es la situación del resto de la oposición?

La situación del partido es buena en términos generales. Seguimos adoleciendo ahora más que nunca de la necesaria solidaridad y apoyo de los que dicen defender la democracia y los derechos humanos en el mundo. El petróleo que explota el país, les ha alejado desde hace casi 15 años de las reivindicaciones de libertad, democracia y defensa de los derechos humanos en Guinea Ecuatorial, lideradas por CPDS.

Es cierto que en los últimos tres años hemos tenido defecciones y debimos expulsar a algunos miembros del partido. Estas situaciones no son muy bien comprendidas, ni digeridas, por la opinión pública tanto nacional como internacional y son utilizadas por el régimen y los demás adversarios de CPDS en su empeño y esfuerzos para destruirnos o debilitarnos. Si nos fijamos a qué se dedican y a dónde se van los que se han ido de CPDS, veremos que se han puesto al servicio del régimen para servir al presidente Obiang Nguema, a su hijo Teodorín y al PDGE. Ello es una manifestación, de que en el seno de CPDS ha habido siempre opiniones diversas, entre ellas aquellas que han estado abogando por un acercamiento – incluso la entrega- del partido al régimen; algo que no han conseguido. Razón por la que han preferido dar el salto ellos mismos o forzado el partido a expulsarlos, antes de dejarse arrastrar por ellos. Desde esas defecciones y expulsiones, la “fuerza” de los querían acercar o entregar el partido al PDGE casi ha desaparecido y CPDS respira mejor y está más que nunca comprometido en la lucha por la libertad y la democracia en Guinea Ecuatorial.

También cabe señalar una cierta decepción en relación a la incorporación al partido de muchos que ayer fueron jóvenes de CPDS, que contaron con el apoyo del partido en busca de nuevos horizontes en el extranjero, desde donde muchos de ellos recibieron apoyo del partido de todo tipo, pero, sorprendentemente, cuando regresan al país, con formación y profesiones, huyen del partido como de la peste y prefieren sumarse al PDGE para tener un buen empleo, acceder a cargos públicos y prosperar porque, en esta fiebre por participar de los beneficios de la explotación del petróleo, estar en la oposición, en CPDS, dicen, es condenarse a vivir en la miseria.

Lo que quiere conseguir CPDS en estas elecciones, como en todas las anteriores, es movilizar a sus militantes, simpatizantes y a la población en general, en contra de las políticas y prácticas del actual régimen, poner a cada uno ante sus responsabilidades y aumentar la conciencia de todos en el sentido de que sólo los propios guineanos podemos liberarnos de la actual situación de falta de democracia y de libertades en nuestro país. Quedarse tranquilamente en nuestras casas, esperando que sea la “comunidad internacional” la que salga a nuestro rescate es irresponsable e ilusorio.

Después de todo, el que el régimen reconozca o no el apoyo que los ciudadanos nos den en las urnas, ahora por ahora, es lo de menos. Insistimos, que lo más importante es que la población se movilice acudiendo a los mítines y a los demás actos electorales de CPDS y, el día de las votaciones lo consideren como una oportunidad para decir “NO” al PDGE y “SÍ” a la democracia en Guinea Ecuatorial, votando a CPDS.

En cuanto a la situación del resto de la oposición, sólo puedo decir que no veo qué hacen como oposición al régimen de Obiang Nguema y su PDGE. Aunque sí observamos con extrañeza que una parte de esa llamada “oposición en el exilio”, se dedican más a hacer oposición contra CPDS en lugar de contra el régimen del PDGE.

 

  1. Los procesos electorales suelen ir precedidos en Guinea por periodos de hostigamiento a las formaciones opositoras. ¿Se ha mantenido la misma tónica que en elecciones anteriores? ¿Ha habido detenciones o algún otro tipo de “exhibiciones de poder” por parte de la dictadura?

La tónica es la de siempre, y a medida que avanzamos en la convocatoria electoral, los actos de acoso, hostigamiento, amenazas, detenciones y agresiones físicas a los militantes y simpatizantes de la oposición va aumentando. Ya tenemos registradas dos expulsiones de profesores de sus puestos de trabajo acusados de ser simpatizantes de CPDS; también se han producido dos lanzamientos de sus viviendas de 3 personas acusadas de ser militantes nuestros; en el poblado de Sampaca, situado a 6 Km de Malabo, un militante de nuestro partido ha sido detenido en el puesto de policía, golpeado y encima le exigen que pague 50.000 Fcfa de multa. La situación es preocupante y está siendo animada y dirigida por las autoridades del PDGE a todos los niveles.

De hecho, el toque de salida fue dado por el presidente del PDGE Teodoro Obiang Nguema, quien en su gira de pre-campaña electoral, camuflada como gira del Presidente de la República, ya predeterminó el resultado de las elecciones al afirmar en todos sus discursos en todos los distritos del país que “la ecuación del PDGE en las elecciones es que el número de militantes y simpatizantes del PDGE, ha de ser igual al de votos obtenidos por el PDGE en cada circunscripción” añadiendo a renglón seguido que, “aquellos sitios, distritos, en que se vote a la oposición, sus habitantes deben saber que el gobierno dejará de realizar las inversiones en infraestructuras que estuviera ejecutando o proyectado ejecutar en la referida localidad, llevándolas a otra parte”. A eso se añaden los insultos de Teodorín contra CPDS, tratándonos de bandidos y representantes de satanás, además de acusarnos de estar vendidos a las potencias occidentales.

Con esta instrucción recibida del mismo Presidente Obiang Nguema, en todas las circunscripciones, las autoridades del PDGE, ministros, gobernadores, delegados de gobierno, están reuniendo a diferentes sectores sociales para amenazarles, intimidarles y obligarles a votar al PDGE. En este aspecto, los estudiantes se llevan la peor parte, se les amenaza, en todos los centros del ámbito nacional, con la expulsión del centro a todo aquel que vean con publicidad electoral de CPDS o que acuda a algún mitin de nuestro partido y, ya no digamos de aquellos que se atrevan a votar a la oposición. Las mismas amenazas sufren los funcionarios los trabajadores de las empresas públicas y privadas así como los hombres del campo. Este es el clima actual que, día tras día se irá enrareciendo cada vez más.

Sea como sea, la determinación del partido es clara y firme, hacer campaña, patear todo el país y denunciar tan alto como sea posible, la dictadura del PDGE, el fraude electoral, las violaciones a los derechos humanos, la corrupción y el horizonte de inestabilidad política y más sufrimiento diseñado por el régimen.

Por eso insistimos en repetir a la gente que no se queden en sus casas, que no se dejen intimidar, que acudan a los mítines y otras manifestaciones electorales del partido y, llegado el día que voten a CPDS, ya que actuando así estarían contribuyendo de forma importante a la lucha por la libertad y la democracia en Guinea Ecuatorial.

 

  1. Las agencias de prensa han informado recientemente de una reunión que has mantenido con la gran mayoría del cuerpo diplomático acreditado en Guinea, algo que no había ocurrido en elecciones anteriores. Puedes contarnos que importancia atribuyes a esta reunión y que conclusiones pueden sacarse de ella.

Las reuniones han tenido por objeto, por una parte, informar a estos representantes diplomáticos del punto de vista del partido sobre la situación del proceso electoral, en relación claro está, con la situación política del país y, por otra parte, llamar su atención sobre las maniobras del régimen tendentes a implantar un régimen de partido único, a pesar de sus numerosos y falsos discursos de un supuesto proceso de democratización en curso.

Ha habido una coincidencia en cuanto a la falta de voluntad del régimen de organizar unas elecciones con unas mínimas garantías de libertad y equidad, el rechazo de este a la asistencia y observación electorales internacionales, sobre todo la procedente de países occidentales, a pesar de las innumerables promesas del mismo presidente Obiang Nguema de invitar observadores de los referidos países, promesas que resultan incumplidas con un descaro nunca visto.

 

  1. Las elecciones organizadas por el régimen cumplen siempre con un protocolo que incluye irregularidades sucesivas desde la confección del censo, su exhibición, la utilización sistemática y desproporcionada por parte de las candidaturas del PDGE de los recursos del Estado, el práctico monopolio por parte del PDGE de la Junta Electoral, de los componentes de las mesas electorales y las irregularidades en el voto y en el recuento. ¿Crees que puede haber alguna mejoría en estas actuaciones o va a producirse un nuevo “pucherazo”?

Como ha quedado expuesto en algunas de las preguntas anteriores, nada indica que pueda haber alguna mejoría en cuanto a las actuaciones fraudulentas del régimen. Creemos que va a ser un pucherazo.

Hemos exigido que el censo electoral sea publicado como lo manda la ley electoral y, como siempre, hasta ahora permanece oculto. Hemos denunciado la falta de acceso a los medios de comunicación nacionales por parte de la oposición, de hecho, en lo que llevamos del proceso electoral, CPDS no ha tenido derecho ni a un segundo de radio o TV mientras que 24 horas sobre 24, son las actividades del PDGE las que llenan las antenas de estos medios. Además, antes del inicio formal de la campaña, las autoridades de PDGE, el presidente Obiang, su hijo Teodorín, los otros miembros del Gobierno están públicamente pidiendo el voto a favor del PDGE, lo que es una ilegalidad. Hasta la fecha, 2 días antes del inicio de la campaña, los partidos de la oposición no hemos recibido del Estado la financiación electoral que nos permita participar en las misma. Pero el PDGE ya está repartiendo contenedores llenos de material de campaña electoral en todo el país, valorado en más de cinco mil millones de Francos Cfa.

También, una vez más, están predicando el voto público para sus militantes y “simpatizante”, por disciplina del partido, en contra de la expresa prohibición de esta modalidad de voto por la ley electoral vigente.

 

  1. La administración norteamericana se ha pronunciado varias veces, con más o menos energía, contra estas prácticas. Recuerdo un discurso de Obama en Accra en el que se refirió en concreto a la necesidad de constituir en la gran mayoría de los países africanos Juntas Electorales profesionalizadas y neutrales que asegurasen una mínima limpieza en las elecciones. ¿Cabe esperar presiones en este sentido por parte de los EEUU?

Presiones por parte de los Estados Unidos en relación a juntas electorales profesionalizadas y neutrales, en el caso de Guinea Ecuatorial, no cabe esperar ninguna, como tampoco las hay sobre el resto de los abusos de la dictadura contra la población, la falta de libertades, las violaciones a los derechos humanos y la corrupción. No se observa una política de presión activa sobre el régimen dictatorial del presidente Obiang Nguema, por parte de Estados Unidos ni de los otros países occidentales de la Unión Europea, como hubiera de desear. Ello no obstante, hay que reconocer que en algunos de esos países se le ofrece al régimen constantemente oportunidades para dar pasos a favor del desarrollo democrático que éste rechaza, o, cuando dice sí, luego no cumple, actitud que impide, según nuestras informaciones, que puedan desarrollarse importantes aspectos de las cooperaciones bilaterales entre esos países y Guinea Ecuatorial, en beneficio de los respectivos gobiernos y pueblos. El régimen se opone a todo lo que pueda suponer un verdadero desarrollo del pueblo. Los intereses en la explotación del petróleo condicionan la actitud de los países democráticos hacía el régimen.

 

  1. ¿Y por parte de España? ¿Cuales son las relaciones del actual gobierno con el régimen de Obiang y con las fuerzas de la oposición? Algunas agencias han hablado de que el Jefe del Estado español acaba de recibir en audiencia al ministro guineoecuatoriano de Asuntos Exteriores… ¿qué puede esperarse de España en la lucha por la democracia en Guinea Ecuatorial?

Las relaciones del actual gobierno de España con el régimen del Presidente Obiang Nguema, creo que se inscriben en la continuidad de las que vienen siendo en los últimos años, que consiste básicamente en esforzarse vanamente en mejorar las relaciones con la dictadura, evitar todo aquello que pueda enfadar al régimen y, en consecuencia eludir o no insistir sobre las violaciones a los derechos humanos, la falta de libertades, el estancamiento, incluso retroceso, del anunciado “proceso de democratización”, la corrupción sin control, …etc.

Creo que las relaciones entre los dos gobiernos son flojas, están presididas de desconfianza mutua así como de prejuicios y sospechas del gobierno de Guinea Ecuatorial hacía el de España, cualquiera que sea – incluido el actual – de oscuras intenciones que persiguen la desestabilización del régimen de Malabo. Las declaraciones públicas de los representantes de ambos gobiernos en el sentido de mantener buenas relaciones de amistad y cooperación, no son más que palabras, hipocresía y nada más.

En cualquier caso, lo cierto es que quienes mejor conocen el estado de esas relaciones son los dos gobiernos, el de Guinea Ecuatorial y el de España.

Lo que sí puedo afirmar es que no hay relación alguna entre el actual gobierno de España y CPDS, creo que no tienen ningún interés en hablar ni mucho menos apoyar las reivindicaciones de CPDS en favor de la democracia y los derechos humanos en Guinea Ecuatorial. Se entiende que no se puede esperar mucho de España en el tema de la lucha por la democracia en Guinea Ecuatorial.

Con la excusa de la actual situación de crisis económica que atraviesa España, algunos hemos asistido perplejos ante el desmantelamiento de proyectos de cooperación de España en Guinea Ecuatorial como: el programa de becas de estudiantes de Guinea Ecuatorial en España, que apenas llevaba dos cursos académicos; el abandono de los colegios españoles de Malabo y Bata, el desmantelamiento de la UNED en Guinea Ecuatorial, y otros, que tratándose de países con vínculos históricos, políticos, sociales y culturales que preservar, estos proyectos no se hubiesen tocado y, lo que es más, el gobierno de Guinea Ecuatorial que presume de riqueza y que va distribuyendo regalos millonarios por todo el planeta, se niega a mantener y sostener financieramente los referidos proyectos sólo por el hecho de que se relacionan con España, a la que no quiere ver en Guinea Ecuatorial.

 

  1. Saliéndonos del tema electoral, el FMI acaba de decir en un informe de hace pocas semanas que la economía de Guinea está en recesión y que lo estará al menos durante este año y el de 2014, ¿qué consecuencias puede acarrear esta situación para la mayoría de los guineanos? ¿cuáles son los sectores económicos más afectados por esa recesión?

Hablar de estas cuestiones en la Guinea Ecuatorial del presidente Obiang Nguema resulta difícil dado que este es un país sin estadísticas y en el que el dinero del Estado se gasta sin control alguno, en inversiones estériles, construcción de ciudades fantasmas, infraestructuras innecesarias y sobre todo en proyectos inexistentes.

El crecimiento o recesión de la economía de Guinea Ecuatorial está directamente relacionado con el aumento o disminución de la producción de hidrocarburos. Una situación de recesión económica durante uno o dos años ( dependiendo del nivel de la misma ) podría afectar a las personas contratadas por las empresas concesionarias de obras públicas, algunas de estas podrían conocer una ejecución más lenta y ante la perspectiva de pocos proyectos a ejecutar en el futuro inmediato, las referidas empresas, que emplean a los trabajadores en condiciones muy precarias, acabarán echando a gran parte de su personal, engrosando todavía más la cifra de los guineanos que viven por debajo del umbral de pobreza.

Si la gestión de las finanzas públicas fuera transparente y no se despilfarrase más del 50% de los recursos en corrupción, una recesión como la anunciada, no tendría ninguna repercusión sobre la gente, entre otras razones por que la disminución de ingresos que pudiera resultar, podría imputarse con cargo a las reservas de los respectivos ejercicios económicos, sin necesidad de apelar siquiera a las ya acumuladas en todos estos años de excedentes presupuestarios. El problema es que las reservas se esfuman y nadie controla ni conoce la cantidad, el uso o su destino. Aunque muchos lo suponemos.