Guinea Ecuatorial: Senadores y diputados

parlamento guineano

El pasado día 23, el gobierno de Guinea Ecuatorial ha hecho pública [http://talkafrika.com/2013/07/23/relacion-completa-de-senadores-y-diputados/] la relación de diputados y senadores que integran el recién estrenado sistema bicameral establecido tras la última reforma constitucional. Aunque todos habían tomado posesión el pasado día 12, la publicación de sus nombres es especialmente útil porque los guineoecuatorianos ignoran, en su inmensa mayoría, los nombres de casi todos los que “les representan”. ¿Porqué sucede esto? Porque desde hace varias elecciones, el PDGE, el partido de la dictadura, el partido llamado a ser mayoritario por la misma esencia del sistema, oculta los nombres de sus candidatos hasta el día antes de la votación.

No vamos a entrar ahora en las “ideas” que conducen al dictador (a Teodoro Obiang Nguema Mbasogo) a comportarse de esta manera. Es demasiado complicado y, además, es inútil saberlo, no sirve para nada. Digamos sólo que este modo de producirse del partido gubernamental acentúa el carácter designado que tienen las cámaras guineoecuatorianas. Puede decirse, sin faltar a la verdad, que es Obiang quien designa a todos sus integrantes. Al 99% de los diputados o senadores (militantes del PDGE o a sus permanentes aliados de los “partidos acólitos”) los elige el propio Obiang, los mantiene en secreto durante la campaña y les atribuye, finalmente, el número de votos que le viene en gana. Hay en ambas cámara una excepción: el diputado y el senador del partido opositor CPDS. A estos dos no los elije, los soporta [las últimas informaciones indican que cada día los soporta menos, que cada día está más “cansado de verlos”] pero también, en una parte muchísimo menor, los “elije”. Cuando decide el número de votos que atribuye a la oposición, decide quienes son las personas que van a representarla…

Este carácter designado de las dos cámaras, es, sin duda, un lastre fundamental para su prestigio y los guineoecuatorianos los consideran cada vez más como organismos inútiles.

Al contemplar la lista de los diputados y senadores puede empezar a valorarse la utilidad de la reforma constitucional. Una reforma que se inició bajo el temor de que llegase hasta Guinea el influjo de las “primaveras árabes”, que se cambió más tarde para que sirviera al “proceso sucesorio” y ahora, mucho más modesta, sólo sirve para dar un puesto a todos y cada uno de los miembros de la “clase política” del régimen. Este artículo se basa precisamente en esa idea: que las dos Cámaras están hechas a la medida de Obiang, que Obiang ha abandonado, de nuevo, cualquier perspectiva sucesoria y que, en nuestra idea de la situación actual, Obiang habría decidido permanecer mucho más tiempo en el poder, ser (durante bastante tiempo) su propio sucesor. Otra conclusión de menor importancia, pero más inmediata, es que Obiang parece tener un plan, un diseño que fijaría el papel del Senado, el del Congreso, el del gobierno, el de las nuevas instituciones (Tribunal de Cuentas, Defensor del Pueblo, Consejo de Estado…) y el del propio gobierno y que se trata de un diseño estático, sin ninguna perspectiva, ni aliento especial, destinado en lo fundamental a “dar de comer a todos” los suyos, a evitar la deriva de cualquiera de ellos hacia la oposición, nada más…

En el Senado está lo “más granado” del régimen de Obiang, todos lo que “han prestado grandes servicios” al dictador y que llevan años, décadas, viviendo de eso. No cabe pensar que se les lleva la Senado como un retiro, como si fuera “un cementerio de elefantes”. Obiang llamará a los que le apetezca para cubrir ministerios y otros cargos, su presencia en el Senado indica, solamente, que el “dios Obiang” les quiere… Un aspecto no menor de esta historia será averiguar cuanto cobran los senadores por el sólo hecho de serlo y si va a haber algún tipo de incompatibilidad (?) para ocupar otros puestos de la administración o las empresas estatales y/o paraestatales. Lo que parece claro es que , si alguien pensaba que el Senado iba a ser “la cámara de los pueblos”, una idea que ha justificado el bicameralismo en muchos países del mundo, puede ir abandonando esa idea…

En el Senado están “todos”. “Todos” los que han sido, o son, en el régimen y todos lo que han vuelto… (Probablemente Agustín Ndong Oná sea el caso más evidente entre estos últimos) [Agustín Ndong Oná fue un alto cargo del ejercito en la región continental y un alto cargo de la administración, en una agencia estatal supuestamente responsabilizada del desarrollo de Guinea. Se le tuvo durante un tiempo por el “delfín” de Obiang. Acabó defenestrado por el dictador ante los insistentes requerimientos de “la primera dama” y de Teodorin. Ndong Oná intentó suicidarse en noviembre de 2003, se exilió brevemente y pasó bastante tiempo en la cárcel. Ahora vuelve…]. Jugando al juego de “¿quienes faltan?”, echo de menos, por ejemplo, a Cristino Seriche, a Miguel Oyono y a Ricardo Mangué… Seriche puede haberse quedado fuera por una razón de edad, Miguel Oyono es “un amigo”, “una persona de la familia” y probablemente aparezca en alguno de los cargos aún no designados. ¿Ricardo Mangué? Ricardo está en “las tinieblas exteriores”, fuera del régimen. Obiang ha hecho editar en español un libro de un mercenario [la calificación de “mercenario” aplicada a Mark Blaise la tomamos del artículo del profesor Liniger-Goumaz publicado en Asodegue el 5 de marzo de 2012, http://www.asodegue.org/marzo0512.htm] , de un mercenario intelectual, el holandés Mark Blaisse,que se titula Rico, traicionado y olvidado. Reconstrucción del complot internacional contra Guinea Ecuatorial en el que se reproducen todos los tópicos oficiales respecto del intento de invasión de marzo de 2004 y en el que se mantiene la tesis (totalmente desquiciada) de la colaboración de Ricardo en aquel complot. El libro ha aparecido citado, como si contuviera la verdad revelada, en varios comunicados recientes del gobierno guineano. El dictador dice a quien le quiera oír que si no detiene a Ricardo es por su “natural generosidad”…

Lo dicho de las ausencias puede decirse de alguna presencia. Me refiero a la de Máximo Micó Ondó. Máximo Micó no tiene otro “mérito” político que militar en la minúscula fracción desgajada (y expulsada) de CPDS, autodenominada CPDS.R, alentada desde su origen por el régimen. Obiang le ha regalado ahora la condición de “senador por designación real”. Su presencia sólo puede entenderse como una amenaza, como la voluntad del dictador de hacer con CPDS lo que ha hecho antes con otras formaciones opositoras como UP…

No creo que pueda considerarse nunca a este Senado como un Senado de transición como una creación de Obiang aprovechable por su hijo, mucho menos de una creación a medias entre el dictador y Teodorin. Si el Senado fuera una obra hecha entre iguales, entre Obiang y Teodorin, ¿que pintaría el hijo dentro del Senado? En mi opinión es, solamente, un Senado por y para Obiang.

No está tan claro que pueda decirse lo mismo del Parlamento. En la relación de diputados pasa como en cualquier otra relación de “altos cargos” del régimen, sean las listas de los gobiernos o cualquiera otras. Hay unos pocos veteranos del PDGE, alguno muy veterano, y hay un grupo de tipos excepcionalmente impresentables, citemos entre ellos en este caso y con alguna variedad, a Hipólito Mba Sima, militar del ejercito del Aire, formado en España, miembro de la “Seguridad”, delegado durante años en Añisok y conocido torturador; a Juan José Alain Esin, “el cacique de Sampaka”, tan odiado en su distrito, como alabado en el PDGE o a Juán Ondó Nse Medja, protagonista permanente de broncas en las campañas electorales de los partidos democráticos en su localidad de Ayene y encarcelado (que ya es en Guinea) por malversación de fondos. Hay algún pariente directo del dictador (en este caso una hija), algunos ministro/as y ex ministro/as. Un grupo numeroso de “antorchones”: Hermes Elá Mifumu, Jesusa Obono Engono Nchama, Miguel Botey Sobale o Gaudencio Muaba Messu, entre otros. Está José Pablo Nvo Owono, repescado (suponemos) de su puesto de Director de Recursos Humanos de Getesa…y hay, según me dicen, más de 20 caras nuevas, chicos y chicas jóvenes y perfectamente desconocidos hasta por quienes llevan años dedicados a la política activa dentro de Guinea. Buena parte de ellos, sino la mayoría, serían miembros de la ASHO (la Asociación de Hijos de Obiang). Este grupo no tendría un prototipo unitario, habría (al menos) una tipología doble: una parte de ellos serían jóvenes, procedentes de familias del régimen, con formación superior obtenida en el extranjero (muchos de ellos, y ellas, en España), carentes de escrúpulos y dispuestos de ascender socialmente a cualquier precio; otros de entre ellos, no tendrían estudios superiores, no habrían vivido fuera de Guinea pero estarían especialmente dispuestos a “la lucha por la vida”, a abrirse camino a golpes. Algunos de los primeros habrían regresado hace años a Guinea y habrían estado dedicados a alguna actividad en las organizaciones del PDGE. Ejemplo de los primeros sería Santiago Casto Nvomo Bibang y entre los segundos estaría Olegario Opo Biao, locutor radiofónico y uno de los palmeros más entusiastas de Teodorin. Otros miembros de ASHO serían Tiburcio Ndong Nguema Ayingono, Adoración Salas Chonco, Jose Antonio Esono Obiang, Heriberto Matuku Amagro y Gregorio Esono Mikó…

Es como si el Senado estuviera dedicado a personas de éxito dentro del régimen y el Parlamento quienes aspiran todavía a este éxito. La presencia de este grupo de “jóvenes” no es, sin embargo, una estricta novedad. En los últimos gobiernos, en sus niveles más bajos, ya ha habido personas de este mismo grupo…

En mi opinión, la composición de las dos Cámaras no avala la inminencia del proceso sucesorio, sino todo lo contrario.

Seguiremos hablando de estos temas conforme vayan apareciendo los nombre de los integrantes de las demás instituciones creadas en la nueva constitución…

Adolfo Fernandez Marugan