¿Inmadurez o inconsciencia? Javier Aristu. en campo abierto

Por  Javier ARISTU

Los resultados del 26 de mayo presagiaban una etapa de difícil gestión en la política española pero, a la vez, ofrecieron una vía por donde caminar superando los años más duros donde se combinaron la cerrazón del PP de Rajoy, la debilidad del PSOE y la persistencia del independentismo catalán. El 27 de mayo se vislumbraba un país y una situación diferente donde los partidos de la izquierda parecían estar en mejor situación.

Hoy, dos meses justos después, no creemos que podamos decir lo mismo; no sé mañana pero al día de hoy da la impresión de que la posición y la capacidad de actuación de las izquierdas se ha debilitado. Las posturas adoptadas por PSOE y Unidas Podemos, cada uno en su papel y cada uno defendiendo sus posiciones, legítimas pero “sus” posiciones, están convirtiendo una sensación de victoria en un sentimiento de desconcierto.

Lo primero que hay que destacar es el absurdo de ese llamado “gobierno de colaboración” que nos es sino la prueba del complejo de culpa del PSOE por pactar con Unidas Podemos. Los pactos son pactos y se traducen, hablando en lenguaje parlamentario, en gobiernos de coalición o acuerdos de legislatura, siempre con un programa aprobado entre las fuerzas que deciden acordar. Ahora ni hay “programa” ni hay “gobierno” sino simplemente, según el PSOE, “entrada en la Administración del Estado”. Ridículo.

Ambos partidos están mostrando la cara más fea de la politica. Unos, Unidas Podemos, porque no se ha quitado de encima la imagen de buscar solo la foto de un Pablo Iglesias en el Gobierno, como si eso fuera el núcleo de una política progresista, El otro, el PSOE, porque transmite la impresión de haber ganado su mayoría cuando realmente necesita de acuerdos y pactos para gobernar. Ahora y después.

Y nadie, ni Sánchez ni Iglesias hablan de con qué programa ni con qué objetivo piensan formar un gobierno. ¿Qué programa económico? ¿Cuál va a ser el diseño de la politica laboral? ¿En qué van a consistir las acciones respecto a las políticas territoriales y de financiación autonómica? ¿Como se va acometer la acción reformadora dentro de la Unión Europea? ¿En qué van a consistir las políticas de bienestar a partir del estado depauperado en que se hallan? Y tantas acciones más de las que no se habla ni de las que no se transmite ninguna información al antiguo elector y hoy ciudadano expectante. Solo sabemos que PS dice que no va a haber ministros de Unidas Podemos y PI amenaza con impedir la investidura si no tienen silla en el gabinete.

Dos colofones se me ocurren: por una parte el PSOE y Pedro Sánchez se creen que las aceitunas caen solas del olivo y que a él se le debe rendimiento; por la otra, Unidas Podemos sigue pensando que porque sus dirigentes estén en un gobierno las cosas van a ir a mejor sin tener en cuenta que la fuerza de un gobierno depende de muchas más cosas. Entre otras de un programa de gobierno claro, concreto y bien enfocado.

En ambos partidos, lamentablemente, solo vemos o inmadurez o inconsciencia. Que dos meses después de las elecciones no sepamos qué formula de gobierno va a salir muestra lo lejos que estamos de haber superado con nota la prueba de madurez.

¿Inmadurez o Inconsciencia?