«La colaboración de España y EE. UU. en el golpe de estado en Venezuela de 2002» de Jose Manuel Fernandez

españausavenezuela

«Introducción en 2013 para un informe de 2002 que ha permanecido inédito hasta hoy. En mayo de 2002 elaboré un informe para el grupo parlamentario de Izquierda Unida sobre el fracasado golpe de estado en Venezuela que acababa de tener lugar un mes antes. Los indicios sobre la colaboración del Gobierno Aznar eran más que importantes. Pero poco más de dos años después, tras las elecciones del 14 de marzo de 2004 y la derrota del PP, el tema volvió a surgir cuando el nuevo Gobierno Zapatero reorientaba su politica exterior.
El 1º de diciembre de 2004, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso reiteró su afirmación en el programa 59 segundos RTVE, el 22 de noviembre, de que el Gobierno de José María Aznar apoyó en 2002 el golpe de Estado en Venezuela. Todos los grupos la dieron por buena, salvo el PP, como se puede constatar en las actas de la sesión.
«Creo que he demostrado fehacientemente que mis tres afirmaciones son ciertas: que en Venezuela hubo un golpe de Estado; que el embajador Manuel Viturro recibió instrucciones, y
que el efecto de dichas instrucciones ayudaba a legitimar el golpe de Estado de la junta cívicomilitar, dándole cobertura internacional», concluyó el ministro.
La exposición de hechos que hizo Moratinos, apoyándose en documentos oficiales españoles, incluidos los telegramas que el embajador en Caracas Manuel Viturro cursó a Exteriores por aquellos días, indica que el Gobierno asumió desde el primer momento el lenguaje táctico de los sublevados en Venezuela y que, incluso cuando ya no se podía dudar de que lo que estaba en marcha era un golpe de Estado, ordenó a su embajador que se entrevistara con el líder golpista, Pedro Carmona; calificó ante la Unión Europea de «Gobierno provisional» a la
autoridad ilegítima creada por éste y evitó en todo momento condenar su actuación.
«Estados Unidos condenó el golpe el día 13 de abril [de 2002] en el contexto de una declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA), y España, no. Fuimos los
últimos de Venezuela. Esperamos hasta que el golpe fracaso totalmente (el día 14) para condenarlo», denunció Moratinos.
De hecho, el embajador Manuel Viturro trasladó a Madrid como cierta la falacia de la supuesta renuncia del presidente Chávez, prisionero de los militares golpistas. En su comparecencia, Moratinos acreditó documentalmente que Viturro fue instruido desde Madrid para que, junto con el embajador de EE UU en Caracas, visitara a Carmona, en señal de reconocimiento como nuevo Jefe de Estado, con el fin de garantizar relaciones amistosas con él en el futuro…»

El texto completo puede leerse en http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/golpe.pdf