La crisis italiana en tres artículos de la revista sin permiso

crisis italiana

La última entrega de la revista sinpermiso incluye tres artículos sobre la reciente crisis italiana.

El primero de ellos es Hombres sin dignidad y su autor es el matemático Piergiorgio Odifreddi: “La montaña rusa de la semana de crisis política italiana comenzó con la retirada el pasado viernes, 27 de septiembre, del apoyo de los parlamentarios del PdL al gobierno Letta y la dimisión, el sábado, 28, de sus cinco ministros en la coalición, ordenadas ambas por Berlusconi para hacerla caer; siguió con la rebelión en el interior de su partido el domingo, 29, y continuó con la reacción de los mercados y la prima de riesgo el lunes, 30. Culminó con la moción de confianza pedida y lograda por el mismo Letta en el Parlamento el miércoles, 2 de octubre, que terminó con la pirueta del inesperado y sorprendente apoyo del Cavaliere a la coalición que los suyos acababan de abandonar y a la que pretendía derribar, con el fin de no dejar en evidencia su derrota y poner coto a la fractura de su propio partido. Y ha concluido, de momento, este último viernes, 4, con la decisión del Comité de Inmunidad del Senado de expulsar a Berlusconi de su escaño e inhabilitarlo para que no pueda volver a ser parlamentario en el futuro, lo que podría verificarse en quince días en el pleno del Senado, dando así paso al cumplimiento de su condena en régimen de arresto o domiciliario o prestación de servicios sociales. ¿Es el final político definitivo? Ver también, para una visión complementaria sobre la situación de Italia,  los artículos en la entrega de hoy de A. Toscano y de I. Diamanti.

El conflicto subversivo que ha entablado Silvio Berlusconi contra el Estado de Derecho, y que él mismo correctamente ha definido como una “tentativa de golpe de Estado”, ha puesto en evidencia una característica que aúna al jefe con los miembros de su banda: a saber, la completa falta de dignidad de todos los protagonistas del acontecimiento…”

Texto completo en  http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6334

 

La última crisis de la coalición italiana es un síntoma mórbido de una malestar político más profundo de Alberto Toscano dice: “Crisis es un término originado en el mundo de la medicina griega de la Antigüedad. Se refería a ese punto de inflexión en el que iba a decidirse el destino del paciente. La última crisis política de Italia la desencadenó la más reciente táctica de supervivencia de Silvio Berlusconi: ordenar la dimisión de sus ministros en el Gobierno, en un evidente intento de entorpecer el procedimiento judicial que conduciría a su detención por fraude fiscal y su expulsión del Senado. Y entre el mezquino caos de recriminaciones y el trapicheo parlamentario a la vista de un posible segundo gobierno dirigido por el actual primer ministro, Enrico Letta, hay una extendida y desesperante sensación de que esta crisis en particular no decidirá nada. 

El derrumbe del gobierno de Berlusconi en 2011 a la sombra de una crisis de deuda soberana al estilo griego, y la constitución del improbable gobierno de coalición creado esta primavera tras el punto muerto posterior a las elecciones supusieron crisis similares. Su única función consistía en mantener a raya la requisa de la economía italiana por parte de la troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional), que es lo que ahora se suscita como posibilidad…”

Texto completo en http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6316

 

Por último, El muro de Arcore para bloquear a los fugitivos de Ilvo Diamanti: “Lo que hoy sucede en torno a Berlusconi resume, de manera ejemplar, la historia de Italia en los últimos veinte años. Señala el inicio y probablemente el fin. La biografia política de Berlusconi, de hecho, coincide con la parábola de Forza Italia (FI). Un partido “empresarial”, cuya misión se refleja en la figura del Jefe. El empresario, mito y modelo de Italia, donde “todos pueden conseguirlo”. Ellos solos.  

Forza Italia. Un partido alejado de cualquier ideología. Que promete la satisfacción de los intereses – generales y privados – de todos. Antes que nada, los del Jefe. Un partido que usa la comunicación y la mercadotecnia, en lugar de la organización. Y promueve en sus vértices a técnicos, consultores, abogados, gestores y especialistas. Fieles al Jefe. Forza Italia: el partido que ha inspirado la Segunda República. Imitado por todos, sin demasiada fortuna. Forza Italia: con el curso de los años ha evolucionado. En 2007 ha agregado, mejor dicho, ha engullido al que permanecía a su derecha. Alleanza Nazionale (AN). Pero el modelo no ha cambiado. El PdL ha seguido siendo el partido “personal” de Silvio Berlusconi. Un lugar donde no existe debate o enfrentamiento. Como no sea sobre el grado de fidelidad y el modo de interpretarla. Extremista o moderado. Que está dividido entre “ultra” berlusconianos y berlusconianos “de forma distinta”, por citar a Alfano. [1] En el que, sin embargo, quien no se adecúa, quien “piensa poder pensar” por su cuenta, se va. O bien acaba alejado, cazado de mala manera.  Como le ha sucedido a Gianfranco Fini y a los residuosa de AN no berlusconizados…”

Texto completo  http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6321