“La crónica que no escribiré”. Mini-crónicas catalanas 69. Andreu Claret.

Mini-Crónicas catalanas/69
LA CRÓNICA QUE NO ESCRIBIRÉ. Llevo días con unas notas medio escritas y no me sale compartirlas. Hablan de irresponsabilidad. De un nuevo capítulo de la ‘confabulación de los irresponsables’ por decirlo con el título del ensayo publicado por Jordi Amat y que constituye la aproximación más sugerente a lo que nos ha ocurrido en los últimos años. No sólo desde la famosa sentencia del TC sobre el Estatut. Desde mucho antes. El libro recorre la lógica infernal que nos ha conducido hasta aquí. Los unos, prisioneros de esta atracción por el abismo que sufre una parte sustancial de la sociedad catalana. Los otros, fascinados por esta pulsión (Amat habla de rabia) nacionalista que agita buena parte de la sociedad española. Yo iba a escribir de esto. Tenia incluso un titular: la conjura de los pirómanos, que me servía de contenedor dónde echar las últimas barbaridades. La última semana ha sido pródiga en frases desdichadas, ventiladas por los medios y centrifugadas por las redes sociales. Exabruptos destinados a herir y a humillar, lanzados al viento con cualquier motivo. Un partido de futbol. La entrega de los Goya. Una intervención parlamentaria. Declaraciones de los imputados en sede judicial. La ocurrencia cocinada en Bruselas sobre una Generalitat bicéfala. Una resolución judicial basada en las ideas de un preso y no en los hechos que se le atribuyen. Todo sirve para echar gasolina sobre el fuego sordo que arde en el ‘sottobosco’ por mucha nieve que haya caído. No voy a escribir sobre esto porqué no quiero contribuir a la irresponsabilidad. Esperaré a ver si las voces que sugieren algo nuevo se abren camino en esta selva de disparates. Haberlas haylas, aunque sean minoría. Deseo de todo corazón que tengan fortuna. Me atrevo a pensar que es lo que anhela una mayoría de la sociedad catalana. No será fácil porqué se ha producido una metamorfosis, una mutación, del catalanismo (Amat) y porque el nacionalismo es un valor al alza en toda España. Pero mi experiencia de periodista me dice que algunos conflictos se resuelven por el agotamiento de los contendientes. Espero que sea así. Que haya pronto un gobierno efectivo en la Plaça de Sant Jaume, que empiece a gobernar y que le dejen gobernar. Luego ya hablaremos.

Facebook: Andreu Claret