«Las enésimas bromas pesadas del FMI» de Juan Laborda, en vozpopuli

christine-lagarde

“Corría el año 2008 cuando el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, publicó un artículo bajo el título The State of Macro, algo así como el estado de la macroeconomía. En él Blanchard sostenía que había una visión ampliamente compartida por la mayoría de los economistas sobre las causas de las fluctuaciones o ciclos económicos y la metodología de trabajo. Apuntaba que, en líneas generales, el estado de la macro era bueno. A las pocas semanas se desató la mayor crisis económica desde la Gran Depresión, cuyos efectos económicos y sociales han sido tremendos, despiadados, brutales. Los economistas convencionales ni la previeron ni la olieron. Y ahí siguen, dándonos recetas para afrontar los nuevos retos, todas ellas, por cierto, completamente inútiles.

Las afirmaciones de Blanchard son un ejemplo más de lo que ya hace casi veinte años el economista e historiador del pensamiento económico Robert Heilbroner y su pupilo William Milberg diagnosticaron en un libro con un título muy sugerente, La crisis de visión en el pensamiento económico moderno. En él, Heibroner y Milberg anticipaban el vacio intelectual y las falacias que había detrás de los elegantes modelos matemáticos de la economía neoclásica, y que nos ha llevado a la actual crisis sistémica. Afirmaban que la crisis en cuestión era consecuencia de la ausencia de una visión, de un conjunto de aquellos conceptos políticos y sociales compartidos, de los que depende, en última instancia, la economía.

A la decadencia de la perspectiva económica le han seguido diversas tendencias cuyo denominador común era una impecable elegancia a la hora de exponer los términos, acompañada de una absoluta inoperancia en su aplicación práctica. Basta echar una ojeada a las últimas recomendaciones del FMI para España. Siguen sin enterarse aún que las causas que provocaron la actual crisis sistémica, deuda alrededor de una burbuja y sistema bancario insolvente, se han acrecentado, y que las recetas aplicadas solo han generado más miseria.

Las paradojas y leyes que el FMI aún desconoce

Existen multitud de paradojas y leyes que invalidan las recetas del FMI. Sobre ellas ya hemos hablado largo y tendido. La paradoja de costes kaleckiana, la ley de Verdoon, la paradoja del ahorro keynesiana, el principio de demanda efectiva, la causalidad inversión-ahorro, la paradoja de la tranquilidad minskyana y su hipótesis de inestabilidad financiera, la curva de demanda de trabajo postkeynesiana, la endogeneidad del dinero, la ecuación de Cambridge, las leyes de Kaldor, la ley de Thirlwall…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/5966-juan-laborda-las-enesimas-bromas-pesadas-del-fmi