«Los estadounidenses prefieren el modelo sueco» de Juan Laborda, en vozpópuli

los-estadounidenses-prefieren-el-modelo-sueco

“Los datos muestran que los Estados Unidos han deja do de ser la tierra de las oportunidades. Dentro del mundo desarrollado es la sociedad más desigual tanto en términos de ingreso como de riqueza. Pero además es, paradójicamente, uno de los países donde menos esperanzas de movilidad hay entre los distintos grupos poblacionales, especialmente para el quintil más pobre. Ninguna de estas situaciones se daba en los Estados Unidos hace 40 años.

El sentido común nos ofrece conclusiones mucho más fiables que las elaboradas por los economistas convencionales, neoclásicos en su inmensa mayoría. El razonamiento es muy sencillo: al analizar la evolución en términos reales del salario hora se observa como el progreso de la clase media durante los últimos 40 años ha sido nulo o escaso. En este contexto, tal como ocurrió en España, la deuda se convirtió en el instrumento utilizado por las familias para intentar hacer mejoras modestas en su estilo de vida.

Hartos ya de tanta desigualdad, se empiezan a detectar las primeras grietas en un sistema económico que tal y como está diseñado ya no da más de sí. Por eso Bernard Sanders ganará las primarias del Partido Demócrata estadounidense, al igual que Jeremy Corbyn en el Partido Laborista británico.

La mayoría ansía un país más justo

En un estudio de 2012, Dan Ariely, profesor de Psicología y Economía del Comportamiento de la Universidad de Duke, presentó algunos datos especialmente fáciles de usar y entender sobre el tema de la desigualdad de ingresos. El título del artículo lo dice todo: Americans want to live in a much more equal country (they just don’t realize it), algo así como «Los estadounidenses quieren vivir en un país mucho más igualitario (simplemente no se dan cuenta de ello)». Se trata de una encuesta a más de 5.000 estadounidenses, cuidadosamente seleccionados para ser una representación equilibrada de la población. En primer lugar se les preguntó cómo de igual creían que debería ser una sociedad en términos de renta y riqueza, y luego se les preguntó cómo de igual creían ellos que era en la vida real.

La encuesta ofrece resultados muy curiosos. En realidad la autoidentificación como republicano o demócrata, de cara a las respuestas, apenas reflejaban diferencias. La verdadera sorpresa del estudio es que la distribución real de la riqueza es mucho peor de lo que los propios encuestados creían y muchísimo peor de lo que ellos mismos creen que es justo. De hecho, cuando se le presentaba la opción entre la distribución real de la riqueza en los Estados Unidos (aunque deliberadamente se presentaba como puramente teórica) y un modelo idealizado más justo como el de Suecia, más del 90% de los republicanos y los demócratas prefieren el modelo sueco. Es un buen ejemplo de cómo el sistema político de confrontación entre los dos partidos grandes, igual que en España, se ha desviado de lo que piensan sus votantes de lo que en realidad es justo. Por eso, repito, Bernard Sanders ganará las primarias demócratas.

Las deficiencias a corregir

La única realidad palpable que se desprende de la investigación reciente sobre desigualdad y democracia es que las élites económicas y los grupos organizados que representan intereses comerciales tienen impactos sustanciales en la política de los distintos gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido o España, por poner tres ejemplos, mientras que los ciudadanos comunes tienen poca o ninguna influencia. Para Estados Unidos, por ejemplo, cuando la élite detesta un proyecto de ley, que percibe como un problema, la suerte del mismo está echada, es su sentencia de muerte, solamente el 1% de estos proyectos de ley serán aprobados. Este es el “Totalitarismo Invertido”, el pan de cada día de nuestras frágiles democracias…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/6365-juan-laborda-los-estadounidenses-prefieren-el-modelo-sueco