Más sobre Fundeste: «Bankia pedirá a la fundación de IU que “normalice la situación” de las hipotecas no inscritas en el Registro» de Manuel Rico, en infoLibre

angelperezarchivoep_6e92b8bd
Bankia solicitará a Fundeste, la fundación de Izquierda Unida de la Comunidad de Madrid (IU-CM), que «normalice la situación» de los dos inmuebles adquiridos mediante sendos préstamos hipotecarios concedidos por Caja Madrid que no fueron inscritos en el Registro de la Propiedad. Así lo aseguró a este periódico un portavoz oficial de la entidad financiera.

Como desveló infoLibre la semana pasada, Caja Madrid –la antecesora de Bankia– concedió en 2005 dos préstamos a Fundeste para que comprase inmuebles en las localidades de Leganés y Fuenlabrada. La entidad bancaria, presidida entonces por Miguel Blesa, permitió que la compra y la hipoteca no fuesen inscritas en el Registro de la Propiedad.Diez años después, los inmuebles siguen figurando a nombre del anterior propietario. Fundeste ha estado presidida entre 1996 y 2014 por Ángel Pérez, expulsado hace dos semanas de IU precisamente por su responsabilidad política en relación con los escándalos que afectan a Caja Madrid.

El importe de la compraventa del inmueble de Leganés fue de 135.000 euros y la hipoteca concedida por Caja Madrid ascendió a 105.140 euros. En el caso de Fuenlabrada, el local le costó a Fundeste 103.000 euros y la caja le dio un préstamo de 92.400 euros.

El portavoz de Bankia admitió, a preguntas de infoLibre, que lo ocurrido con las hipotecas de Fundeste es «un caso único» y que no le consta «que exista ningún otro préstamo hipotecario» que no haya sido inscrito en el Registro de la Propiedad por la entidad financiera.

Dicho portavoz no quiso valorar lo realizado por los gestores de Caja Madrid «hace diez años» y destacó que «ninguno de los responsables de aquella época están hoy en Bankia». En todo caso, reconoció que «no hay razones» para que un banco no inscriba una hipoteca. «Existe un circuito interno hoy en Bankia sobre los trámites a desarrollar por la gestoría en una operación hipotecaria y, desde luego, el registro del préstamo es uno de ellos».

El propio Banco de España, en su Guía de acceso al préstamo hipotecario, destaca la importancia de inscribir las hipotecas: “Para que la hipoteca quede válidamente formalizada resulta indispensable que el documento en que se constituya (esto es, la escritura notarial) sea inscrito en el Registro de la Propiedad”.

Opacidad de las operaciones

Los locales adquiridos por Fundeste no los utiliza la fundación, pese a ser su propietario desde 2005, sino que son las sedes de IU-CM en ambas localidades madrileñas. Ello podría incumplir la legislación sobre fundaciones, ya que éstas se encuentran obligadas a destinar efectivamente su patrimonio y sus rentas a los fines fundacionales.

Hay que tener en cuenta que IU-CM fue acumulando, desde el año 1999, una deuda creciente con Hacienda y con la Seguridad Social. Esa deuda llegó a superar los dos millones de euros. De hecho, Hacienda embargó en 2007 los cuatro locales que IU-CM tenía a su nombre en las localidades de Getafe, Alcorcón, Arganda del Rey y Velilla de San Antonio.

Al ser Fundeste, y no IU-CM, la compradora de los inmuebles de Leganés y Fuenlabrada, Hacienda lógicamente no pudo embargarlos. De hecho, al no estar inscritos en el Registro de la Propiedad, Hacienda desconoce que la fundación de IU-CM tiene ese patrimonio inmobiliario.

Varios notarios y expertos financieros consultados por este periódico coinciden en que la única razón para no inscribir la compra en el Registro de la Propiedad es mantener la opacidad de las operaciones. En este caso, ese objetivo contó con la necesaria complicidad de Caja Madrid. Algo que se entiende mejor si se tienen en cuenta las buenas relaciones que mantenían las cúpulas de Caja Madrid y de IU-CM.

En 2003, Miguel Blesa revalidó su cargo como presidente de Caja Madrid con el apoyo de IU-CM y esta organización logró que renovase como consejero de la entidad financiera José Antonio Moral Santíngracias al respaldo del PP. Moral Santín, que está ahora imputado por el uso presuntamente delictivo de 456.500 euros con su tarjeta black de Caja Madrid, siempre ha sido una persona de la máxima confianza de Ángel Pérez. Los pactos entre el PP e IU-CM en Caja Madrid se siguieron renovando a lo largo de los años. El último lo firmaron en 2009. La gestión de la entidad financiera provocó un agujero de más de 20.000 millones de euros, tapado con dinero de los contribuyentes en 2012.