Memoria historica (1): «Cárceles en el Madrid de la inmediata posguerra. Lugares de la memoria» de Antonio Ortiz Mateos en H/historia en la memoria

carcelesmadrid

« Introducción

Hace ya algún tiempo que los historiadores franceses pusieron de moda el concepto de lugar de la memoria. Con él se aludía al espacio donde se concentra, refugia y expresa la memoria colectiva. Esto es, recuerdos de un pasado vivido por una colectividad social.[1]

Los lugares de memoria pueden ser de ser de carácter muy diverso: un monumento, un personaje importante, un museo, un archivo, un nombre de una calle, un paisaje, etc., caracterizándose, en todo caso, por una fuerte carga de simbolismo o de emoción. Un objeto deviene en “lugar de memoria” cuando escapa del olvido, por ejemplo con la colocación de una placa conmemorativa, y cuando una colectividad le reviste con su afecto y sus emociones.

La existencia de estos lugares de la memoria tiene su partida cuando un grupo emprende la materialización de la memoria colectiva. En nuestro país, tal objetivo, cuando se trata de conmemorar la lucha en defensa de la legalidad y de la libertad o la represión, suele ser objeto de enconadas disputas, políticas y sociales: memorias en conflicto.
Nuestro espacio imaginario y simbólico está impregnado de huellas del pasado guardadas en la memoria y “corregidas” por la historia cuando no es ésta la que los impone. Mirando hacia los países democráticos que nos rodean observamos con cuanto respeto conservan la memoria de los lugares donde los demócratas combatieron y perdieron la vida en la lucha contra el fascismo y el nazismo.

Sin embargo, en Madrid, muchos de los testigos y elementos que podían servirnos como parte de esa memoria, han desaparecido o se encuentran en gran peligro de no actuarse con inmediatez (“Defensa de Madrid”, tapias de cementerios, cárcel de Carabanchel, etc.), perdiéndose una gran parte de la memoria de este período.

Como señalaba Reyes Mate en un artículo publicado en el diario El País, el 12 de abril de 2004: “En Francia, Italia o Alemania hay “lugares de la memoria” en los que se conserva el pasado, se le comunica a las nuevas generaciones y se reflexiona sobre su actualidad. […] Y en Berlín, en la misma calle que otrora fuera la sede de la Gestapo y de las SS, la Wilhelmstrasse, el viandante puede con sólo echar un vistazo hacer presente la topografía del terror gracias a una elocuente exposición abierta al público y a la calle.” Texto completo en  http://lahistoriaenlamemoria.blogspot.com.es/p/carceles-madrid.html

El texto de este artículo puede leerse también en:

Cárceles de Madrid by E_mar