México, campo de guerra: entrevista con Sergio González Rodríguez, autor de «Los 43 de Iguala» editado por Anagrama. En eldiario.es

cuarenta y tres de iguala

“Iguala, Estado de Guerrero, México, noche del 26 de septiembre de 2014: decenas de estudiantes son atacados por policías y criminales. Sucede entonces una de las masacres más terribles de los últimos tiempos. Los jóvenes son secuestrados y sufren torturas antes de ser asesinados. Los cuerpos son incinerados y a día de hoy siguen sin encontrarse. El Estado atribuye la autoría a “bandas criminales”. Las familias de los 43 estudiantes desaparecidos se niegan a aceptar la versión oficial de los hechos y en todo México se disparan las movilizaciones bajo las consignas de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” y “Fue el Estado”.

Unos meses antes, de visita en Ciudad de México, le comenté a una amiga lo perdido que estaba en la desmesurada realidad mexicana, mi incapacidad para entender casi nada de lo que sucedía, sobre todo esa “extraña guerra” en la que se vive allá y que se ha cobrado en torno a 100.000 muertes entre 2007 y 2012 (la llamada «guerra contra el narcotráfico»). Mi amiga me dijo: “tienes que conocer a Sergio para saber dónde estás”. Se refería a Sergio González Rodríguez, periodista y escritor mexicano, uno de los primeros que se acercó e intentó echar algo de luz sobre los feminicidios de Ciudad Juárez. Es célebre su libro Huesos en el desierto, en el que conjuga el reportaje, la crónica y el ensayo para intentar desentrañar la naturaleza de los asesinatos de Juárez. El libro inspiró la conocida novela de Roberto Bolaño 2666 (e incluso se dice que uno de los personajes es el propio Sergio). Luego vinieron El hombre sin cabeza y Campo de guerra, ensayos sobre la violencia contemporánea que encuentra en México un laboratorio avanzado y terrible.

En esa comida que compartimos, tuve que ponerme en el lado derecho de Sergio porque no podía oír con el oído izquierdo desde que fue golpeado por unos desconocidos casi hasta la muerte en el barrio chilango de la Condesa. “Pero estoy vivo”, decía. Su capacidad de percepción no ha disminuido en absoluto y así lo prueba Los 43 de Iguala, el libro que acaba de publicar dedicado a analizar el caso de los estudiantes desaparecidos justo ahora hace un año en Ayotzinapa. Hablando de México, del capitalismo salvaje, de la confusión entre el poder político, económico y criminal, de la sociedad fragmentada y del recurso a la excepción como forma de gobierno, Sergio no se refiere en absoluto a una anomalía o una realidad aparte, sino que nos describe las tendencias mayores que configuran a día de hoy el futuro de todos.

Ayotzinapa y el Estado a-legal

1- Se cumple un año de la masacre de Ayotzinapa y justo ahora publicas Los 43 de Iguala donde dices: “debo hablar de lo que nadie quiere hablar”. ¿De qué se trata, que es “eso” de lo que nadie quiere hablar? ¿Por qué el silencio, de qué tipo es?

Sergio González Rodríguez: Con la frase que citas me refiero a un tema: la existencia de la barbarie entre líneas de la “normalidad”; la tolerancia ante hechos violentos a los que se les da un estatuto habitual. Sea del lado del poder estatal o gubernamental, o del lado del contra-poder en la sociedad.

Cada vez más, las sociedades actuales tienden a silenciar los actos de abusos en todo sentido, los estados de excepción, la barbarie, el terror, el riesgo y la vulneración de los derechos, libertades y dignidad de las personas.

El silencio al que aludo tiende a establecer nuevas líneas de coexistencia en todas partes donde la polarización y las tensiones sociales establecen una dinámica de adhesión versus rechazo tajante de una u otra causa, y la reflexión racional deja de ser importante para ser reemplazada por la simple emotividad de “buenos contra malos”.

2- Las movilizaciones posteriores a la masacre de Ayotzinapa señalaron “Fue el Estado”, deslegitimando la versión oficial que ante cada abuso dice: “se trata de bandas criminales”. ¿Estarías de acuerdo con ese señalamiento? ¿Cuál es tu interpretación del papel del Estado en la masacre?

Sergio González Rodríguez: Mi postura es que debe investigarse a fondo la responsabilidad del Estado y de los gobiernos mexicanos en relación a la masacre de Iguala. Con la información disponible a la fecha, postulo que el Estado mexicano es presunto responsable de delitos de lesa humanidad por omisión en aquella noche. La participación activa de policías y militares debe ser indagada, desde luego. Tanto el gobierno local, como el estatal y el municipal, tienen responsabilidad al respecto y la investigación debe precisar los detalles de por medio.

Asimismo, estoy convencido de que el gobierno de Estados Unidos también es corresponsable por mantener dos mercados de alto impacto a partir de México y, en especial, en Guerrero: el de las drogas y el de las armas. Rechazo por completo la versión del gobierno acerca de que lo que sucedió en Iguala fue un mero asunto de drogas y criminalidad. En mi libro me permito analizar lo político y lo geopolítico que surge de aquellos hechos…”

Texto completo en http://www.eldiario.es/interferencias/Mexico-entrevista-Sergio-Gonzalez-Rodriguez_6_434716557.html