“¡No es China, es el final de un ciclo secular!” de Juan Laborda, en vozpopuli

no-es-china-es-el-final-de-un-ciclo-secular

Leo con cierto regocijo las explicaciones de multitud de economistas, periodistas, e individuos de diferente pelaje tratando de argumentar que hay detrás de la mayor caída histórica, a lo largo de la primera semana del año, en los precios de ciertos activos de riesgo. Seamos claros. China es la excusa de aquel que no tiene nada que decir, nada que prever, nada que argumentar. Las razones son otras. Desde estas líneas nos desgañitamos en explicarlas.

La primera, la sobrevaloración de la inmensa mayoría de los activos financieros de riesgo, por obra y gracia de los Bancos Centrales y de unos inversores nada racionales (“greed and fear”). La segunda, la reactivación de la crisis sistémica iniciada en 2008. La ortodoxia hizo un diagnóstico erróneo de la crisis sistémica y ésta se cerró en falso. Ambas razones van unidas, de la mano. La crisis sistémica se está reactivando y la caída será muy dura. El tema chino es una mera escusa. Occidente oculta una realidad todavía más cruel. Pero vayamos por partes.

Desde un punto de vista estrictamente financiero, hace tiempo que venimos avisando que cualquier inversión en la mayoría de los activos financieros de riesgo ofrecía rendimientos esperados ex ante a largo plazo próximos al 0% anualizado. Ello, decíamos, se podía traducir en descensos alrededor del 50% en futuro cercano. La bolsa más cara del mundo es la estadounidense. Y esto es un problema. Veo difícil una reactivación de la maltrecha bolsa patria si el S&P 500 cae hasta niveles alrededor de los 950-1000.

Binomio bancos centrales-sistema financiero

El binomio bancos centrales-sistema bancario, está en el origen de estas dinámicas. El regulador, especialmente la Reserva Federal, bajo los mandatos de los inefables Allan Greenspan y Ben Bernanke, abogaron en favor de una desregulación masiva, y activaron un problema de riesgo moral, el papel de la política monetaria como elemento incentivador de la toma de riesgos excesivos. Los inversores, especialmente los bancos, asumieron importantes riesgos en sus apuestas a sabiendas de que si al final las cosas iban mal, las autoridades monetarias los rescatarían, como así sucedió. Hemos hablado hasta la saciedad como los grandes subsidiados por los contribuyentes son los bancos sistémicos.

Permítanme, por eso, cierta actitud hilarante recordando determinados panfletos periodísticos alabando la labor de Bernanke, Draghi y compañía durante la crisis sistémica. ¡Qué no, que la superclase colocó a determinados zorros para que “cuidaran” el gallinero!

Una nota adicional final sobre la valoración de activos financieros. La actual burbuja no solo afecta a activos de renta variable. Cuidado con los bonos. En un mercado bajista, si los inversores que han amasado grandes cantidades de inversión en bonos de distinta naturaleza -“high yield” o “investment grade”, corporativos o soberanos-, deciden vender todos a la vez, de golpe, podría registrarse cuellos de liquidez, con su reflejo bajista en los precios de los mismos…”

Texto completo en http://vozpopuli.com/blogs/6806-juan-laborda-no-es-china-es-el-final-de-un-ciclo-secular