«¿Qué es Leviatán?», Sabatinas Intempestivas, de Gregorio Morán en La Vanguardia

leviathan-poster

“No permitan que retiren de los cines el filme ‘Leviatán’, de Andrei Zvyagintsev, sin que lo hayan visto

Para adentrarse en ese enigma que es Leviatán tiene usted tres posibilidades. La primera es agarrar la Biblia y meterse en el tremendo libro de Job, uno de esos textos cuya complejidad provoca desde hace siglos las más insólitas interpretaciones y que ha quedado en la mentalidad popular como un ejemplo de paciencia y de tenacidad, pero que me temo que a estas alturas de nuestra tradición cultural no sirva absolutamente para nada, porque fuera de la voluntariosa secta de los Testigos de Jehová no me imagino a nadie repasando esas páginas sobre las que se construyó una parte notable de nuestra cultura. Bertolt Brecht, un radical comunista, decía que la Biblia había sido libro fundamental de su cultura y de su inspiración. Sospecho que un lector de la Biblia ahora debe constituir una rareza intelectual, por más que yo sostenga que tiene mayor trascendencia para nosotros que El Quijote, y ya es decir.

La segunda opción sobre el Leviatán está condensada en otro libro de un tipo que, según confesión propia, le parió el miedo y vivió siempre con él, allá por el siglo XVII. Se llamaba Thomas Hobbes y si bien debo reconocer que es un personaje que detesto desde hace muchos años, y sobre el que cuando aún sea más viejo me gustaría escribir, publicó un libro capital para la filosofía política así titulado, Leviatán, aún menos leído que la Biblia pero muy citado a partir de una paradoja: cómo conseguir una sociedad donde no impere el miedo.

La tercera opción es una película que lleva por título Leviatán, y aunque aparentemente no tenga nada que ver con los antecedentes bíblicos o filosóficos, es el relato más vivo y concentrado de lo que hoy día podríamos entender como Leviatán. Para animar más al cada vez más desposeído cuerpo de los cinéfilos debo añadirles que no hay película que se proyecte en España en este momento que tenga la fuerza, el vigor intelectual y la calidad cinematográfica de Leviatán. Imagínense si la aventura será superlativa que el filme es ruso y el director tiene para nosotros un nombre irrepetible, Andrei Zvyagintsev. Aseguran que además es candidata a un Oscar de Hollywood, y si me permiten la audacia no creo que haya filme menos hollywoodiano que esta historia brutal del Leviatán de nuestra época: el poder absoluto, corrupto y violento.

No sean cándidos y no se piensen que están ante un pestiño de densidad escolástica. Todo lo contrario. Es un filme lineal que a los modelnos de la secuencia corta y el diálogo vivo les parecerá intrascendente. Un lugar del norte de Rusia, hacia el mar de Barents; lo más parecido a Arizona o París-Texas pero en frío y con oleaje intimidante.

Allí es donde un hombre ya entrado en la madurez definitiva de los cincuenta -podrían ser menos, pero la vodka hace estragos- no está dispuesto a abandonar la casa que construyó con sus propias manos, en un lugar duro pero de ensueño -no sé desde cuándo los parajes “de ensueño” se limitan a Acapulco antes de los narcos-, porque “el padrino” local, alcalde, of course, y corrupto hasta el delirio del crimen y la omnipotencia, quiere construir un megaproyecto. Como aquí. Es el mundo que plasmó Rafael Chirbes en la novela. El Leviatán.

Un relato en cine sobre la partitura de un conflicto entre el mafioso y el hombre cabal que no desea vender ni venderse sino quedar allí donde construyó su vida y magnificó su entorno. Todo puede cambiar para un hombre digno si se enfrenta a un poderoso, porque los poderosos rusos a los intereses los llaman principios. Como nosotros.

No permitan que retiren de los cines este filme inmenso sin que lo hayan visto, porque le auguro una vida breve en nuestras salas. Sería como aceptar esas leyes del mercado que mezclan intereses y principios. Cuenta la historia de un hombre con manos de oro, y que no se dedica a robar, que sería lo suyo, porque oro llama a oro, y que a buen seguro pertenece a otra época, la del superviviente del colapso soviético y del apaño de una economía de subsistencia, en un lugar que se acerca al culo frío del mundo. Leviatán, de Andrei Zvyagintsev, es un filme obligado para nosotros, también supervivientes en sociedades menos frías y no por ello menos ásperas. Difícil llegar tan lejos en la descripción de dos mundos paralelos; el de quienes viven de su trabajo precario y el de los que disfrutan de la extorsión impune. Como si estuviéramos ante una prolongación del siglo XIX a la que, apenas sin darnos cuenta, nos han ido llevando. Brutal como esas novelas de rusos, aparentemente sencillas y lineales pero que nos explotan dentro. ¿Habría que recordar al reaccionario Dostoyevski, o Solzenitsin, o a los temerarios progresistas como Chéjov o Grossman?..”

Texto completo en http://www.caffereggio.net/2015/01/10/que-es-leviatan-de-gregorio-moran-en-la-vanguardia/