«Refugiados: el drama que no cesa» de Agustin Moreno, en cuarto poder

refugiados_1939_2016

“¿Cómo es posible que sigamos igual 75 años después?”. Arriba, exiliados españoles en la frontera con Francia, en 1939. Abajo, refugiados sirios, afganos e iraquíes, en Serbia, el pasado día 27. / Fotos: Biblioteca del exilio (cervantesvirtual.com) y Efe

Cuando vivimos en un mundo tan obsceno en el que 62 individuos tienen la misma riqueza que 3.600 millones de personas, es fácil explicar la desigualdad, la pobreza extrema y los movimientos migratorios. Si a lo anterior le sumamos las guerras que asolan países como Siria, donde se han producido 260.000 muertes en cinco años y el desplazamiento de sus casas de la mitad de una población de 22 millones, nos haremos una idea de la magnitud de la tragedia.

Por eso estamos viendo como oleadas de personas intentan entrar por el sureste de Europa. Son muchos, en 2015 cuatro veces más que en 2014. Bastantes mueren en el intento y convierten el Mediterráneo en una gran fosa común, pero solo nos conmueve y nos llena de vergüenza la foto del niño kurdo Aylan, arrojado a la playa como un pecio cualquiera. La indignación y la rabia nos duran poco porque las medidas siguen sin llegar o son insuficientes. Por ello es necesario poner ojos y cara a la catástrofe humanitaria que se está viviendo, como hace Juan Carlos Mohr. Su vídeo recoge escenas de la llegada a Lesbos, día y noche, de zodiacs abarrotadas de hombres, mujeres y niños, con el sonido ambiente de gritos y llantos. Se les ve mojados, ateridos de frío, protegiéndose con mantas térmicas, atendidos por voluntarios que les sujetan y acompañan, acarician, besan y dan calor. Después de verlo, es difícil hablar bien de Europa. Porque es la política europea en materia de asilo la que provoca este sufrimiento y muerte.

Son legión los que llegan, sean refugiados políticos o inmigrantes económicos. Según fuentes, como ACNUR, en 2015 han entrado 1.014.836 personas en Europa, 850.000 por Grecia, desembarcando en verano hasta 10.000 personas al día en Lesbos. Se han ahogado 3.700 personas en el mar en 2015. Pero frente al vértigo de las entradas, la lentitud de las decisiones políticas: solo se han acogido de forma oficial a 272 personas, 18 de ellas en España.

Se calcula que en el mundo hay 60 millones de refugiados. Dice ACNUR que es la mayor crisis de refugiados de la historia: a los que vienen a Europa, les vemos, pero apenas se sabe lo que pasa en África, entre países en guerra y con hambrunas. Las migraciones, junto con la pobreza y la ecología, son uno de los grandes retos de este siglo.

Se levantan fronteras, vallas, campos de internamiento como si fuera una invasión. Por si fuera poco, los voluntarios que intentan hacer lo que no hacen los Estados, ayudar a los refugiados, son maltratados a veces. Es lo que les sucedió a los bomberos sevillanos, detenidos, acusados de tráfico humano y tratados como terroristas, cuando en realidad son héroes de la solidaridad. Y es que uno de los aspectos más escandalosos es la dejación de funciones por los gobiernos.

Es significativo que un 27% son niños. En realidad, son ellos el motor de los refugiados, los que impulsan a sus padres a huir para encontrar espacios de supervivencia y de posibilidad de futuro. Que, evidentemente, no siempre se consigue: estos días hemos conocido la inquietante noticia de cómo desaparecen muchos niños (Europol habla de 10.000) al intentar llegar a Europa. ¿Cómo es posible que esto ocurra y no salga ni en los telediarios?

El drama no acaba al entrar en Europa. Lo refleja muy bien Costa-Gavras en su película Edén al Oeste. Son internados en gigantescos campos de refugiados, a veces desvalijados de sus posesiones, sufren agresiones y el discurso xenófobo que crece en Hungría, Francia, Alemania y en otros países europeos. La ultraderecha está engordando con el miedo que meten a una ciudadanía envejecida y afectada por la crisis. Emplean las falacias de siempre: “los refugiados acabarán con el empleo y el Welfare State, etc. En paralelo, la clase empresarial, en países como Alemania, se dispone a seleccionar esta mano de obra cualificada y barata para aprovecharla laboralmente.

Texto completo en  http://www.cuartopoder.es/laespumaylamarea/2016/02/04/refugiados-el-drama-que-no-cesa/1284