sociedad

La evolución de las sociedades en estos últimos años, al menos en el mundo occidental del que quedaría excluido en cierta medida el entorno cultural islámico, ha seguido una vía de crecimiento del individualismo, de desdibujamiento de los valores colectivos, no con la misma intensidad ni profundidad, pero con consecuencias en las organizaciones y los movimientos sociales que son hoy más participativos y menos proclives a la uniformidad. En una palabra, son más ricos aunque más “indisciplinados”. De esa riqueza y complejidad queremos dejar constancia en estas páginas.