Tras los atentados de Paris: “El poder de la desmemoria” en El bloc del Coscu

bombardeos franceses

”Estos días me viene a la mente de manera reiterada una de las frases más conocidas de Milan Kundera: “La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”.

Los brutales atentados de París nos han obligado a recordar que matanzas como ésta se producen cada día en Siria, Irak y otros países. Esta “normalidad” en la que viven millones de personas y de la que huyen desesperadamente ante nuestra indiferencia, no hace menos graves los asesinatos de París, pero los debería hacer más dramáticos y debería provocar en nosotros un ataque de memoria. Pocas horas antes de los asesinatos de París se había producido un atentado similar con muchas víctimas en Líbano.

No es sólo la rapidez e intensidad en que se producen los acontecimientos lo que explica nuestra facilidad para olvidar. Una parte del olvido tiene que ver con la estrategia de la desmemoria que practica el poder, sea el que sea.

Sólo la desmemoria puede explicar que no relacionamos el atentado de París con el fracaso de las estrategias anti-terroristas practicadas en los últimos 15 años.

Sólo la desmemoria puede explicar que no se produzca ni un solo balance autocrítico de las consecuencias de las sucesivas intervenciones militares en Afganistán, Irak, Libia o Siria. Y los argumentos que en cada momento se utilizaron para justificarlas.

Sólo la desmemoria puede explicar que no se considere importante liquidar, o al menos dificultar, las fuentes de financiación del terrorismo y los canales financieros por los que circula, en muchas ocasiones idénticos a los de la economía criminal, cada vez más difícil de distinguir de la economía “legal”.

Sólo la desmemoria puede explicar que asistimos imperturbables en la cumbre del G-20 en Turquía, que tiene como anfitrión a Erdogan, un jefe de Estado que cierra los ojos, cuando no facilita, cuyas fronteras sirvan para todo tipo de tráfico en favor del terrorismo. Y que no ha tenido ningún remordimiento al utilizar el conflicto kurdo como arma electoral, aunque fuera a costa de debilitar uno de los frentes de lucha contra ISIS.

Sólo la desmemoria puede explicar que olvidemos con tanta facilidad que determinadas reacciones “de guerra” a los atentados hacen el juego a los terroristas y les facilitan todo el oxígeno que necesitan para avivar el fuego del terror.

Sólo la desmemoria puede explicar que perdamos de vista la importancia de los medios de comunicación en el dominio y control de las sociedades, a partir de la colonización de nuestras mentes…”

Texto completo en  http://www.joancoscubiela.cat/2015/11/el-poder-de-la-desmemoria.html