“Un elogio del cine increíblemente extraño” de John Tones, en eldiario.es. Reseña de “Desde los márgenes” de José Sanz y Manuel Moreno

desdelosmargenes

“A José Sanz y Manuel Moreno no les gustan los libros de listas. Las 1.000 películas que hay que ver antes de morir. 100 hitos imprescindibles del cine español. Un millón de clásicos del western. Como “una moda y un cáncer” califica Manuel Moreno a esta corriente editorial. Y, sin embargo, es uno de los autores, junto a José Sanz, de Desde los márgenes: 150 películas que deberías ver y que nadie más te va a decir que deberías ver, un libro publicado por la microeditorial Libros Walden (que hasta ahora habían reeditado selecciones del mítico fanzine Stamp y el no menos legendario Música moderna de El Zurdo).

Los autores asumen la problemática con relativa dignidad (“en todo caso, si una lista sirve a alguien para descubrir lo que sea, pues se amortigua el daño que hace esta fea costumbre”) pero lo que es cierto, en cualquier caso, es que Desde los márgenes no es un libro que liste películas y recomendaciones al uso.

Sanz (editor de la web Vanishing Point) y Moreno (fundador de Libros Walden, colaborador en fanzines históricos como Bang! o Dead City Radio) seleccionan 150 rarezas usando un criterio que rara vez resulta discutible: el del gusto particular de los autores. Su única guía para desenterrar del olvido unas películas por encima de otras es que merezcan reivindicación o descubrimiento, hayan quedado en segundo plano por culpa de otras más populares de sus responsables (pasa con Je t’aime, je t’aime, de Resnais, por ejemplo, ninguneada por culpa de la intocabilidad de El año pasado en Marienbad, a la que los autores despachan con hilarante condescendencia) y, en general, cuya calidad y valor histórico estén por encima de la popularidad que encontraron en su momento o en el nuestro.

Por eso, la naturaleza de las 150 películas seleccionadas (algunos directores presentes: Hal Ashby, Richard Lester, John Frankenheimer, Guy Maddin, Alan Clarke o Giorgos Lanthimos) es profundamente dispar, y el lector curioso, ansioso por cubrir huecos oscuros, se puede topar con que hay títulos que van de lo inencontrable a lo fácilmente localizable en unos grandes almacenes. De lo accesible únicamente por descarga alegal a estar a disposición de cualquiera con tarjeta de crédito y acceso a la web de Criterion.

Moreno nos cuenta que “no hemos rebuscado mucho, tampoco la intención era que fuesen lo más desconocidas posible. Hay bastante equilibrio entre pelis que puedes llegar a encontrar en la Fnac, en la biblioteca o poniendo la tele a horas raras, con otras que no vas a ver a menos que tengas el torrent encendido un mes para bajártela de la única persona de la Tierra que la tiene y comparte. No es un alegato propiratería, simplemente hay películas que no puedes conseguir legalmente, ni incluso aunque estés deseando pagar dinerales”…

Texto completo en http://www.eldiario.es/cultura/cine/elogio-cine-increiblemente-extrano_0_330367189.html