Una reforma fiscal antisocial y con truco. Artículos de Andreu Missé y Teresa Rodriguez.

reforma fiscal 2

 

La eurodiputada Teresa Rodríguez ha publicado el artículo  La reforma fiscal tiene truco :“El Gobierno de Rajoy no lo dijo públicamente pero tomó nota del varapalo electoral del 25M cuyos efectos fueron auténticas cargas de profundidad tanto para el PP como para el PSOE. Y se puso manos a la obra para recomponer sus lazos con un electorado que se le va de las manos. Pero también y, por lo que pueda pasar, para salvar los muebles de instituciones como la Monarquía que están en caída continua, para seguir dejándolo todo “atado y bien atado”. Para el PP, al final, todo es una cuestión de ilusión en la marca España: todo va bien, la recuperación es un hecho y todos ganamos aunque usted esté en el paro; se impone el orden, autoridad ante el que quiere estropear la fiesta de la coronación; y prima el lucro, cuanto menos impuestos más dinero en mi bolsillo, cuanto menos sector público más negocio. Rajoy se ha puesto a preparar las elecciones municipales, autonómicas y generales y la consulta catalana, sea cual sea el orden final de los factores en el calendario. Para ello Montoro ofrece el cebo: nos vamos de rebajas fiscales.

La consigna dogmática, que es falsa, es que el dinero en manos privadas cunde más que si está en manos públicas, que el dinero en manos privadas tira más de la economía y genera más empleo. Y aunque el propio Ministerio de Hacienda reconoce que el efecto previsto de la reforma sobre el PIB en dos años no superará el 0,55%, mientras; la gente con menos retenciones y menos IRPF que pagar puede pensar que gana más aunque siga pagando un exorbitante IVA en los productos necesarios para la vida y le sigan recortando en salarios indirectos relacionados con los servicios públicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales. Siempre hay truco.

Montoro no se plantea luchar contra el fraude fiscal de las grandes fortunas que según el propio Círculo de Empresarios alcanza la cifra de 70.000 millones de euros anuales. Más bien al contrario, sigue adoptando medidas muy regresivas. Reduce el tipo marginal máximo de los tramos altos de ingresos en el IRPF del 52% al 45% y elimina varios tramos, por lo que quienes ganen entre 60.000 y 300.000 euros pagarán menos que el día anterior. Eso beneficia a las rentas más altas. Reduce el tipo de gravamen sobre beneficios de las empresas del 30% al 25%. Reduce el tipo de gravamen sobre el ahorro del 27% al 23-21%, lo que beneficia a los movimientos especulativos financieros.  Mantiene el IVA como impuesto básico con unos tipos muy altos y establece una subida en los productos sanitarios de hasta el 21%. Y además, pretendía gravar las indemnizaciones por despido laboral…”

Texto completo en http://blogs.publico.es/dominiopublico/10421/la-reforma-fiscal-tiene-truco/

 

El artículo de Andreu Missé se titula Una reforma fiscal antisocial: “La reforma fiscal que ha presentado el Gobierno no resuelve el problema fundamental de la Hacienda española, que es su falta de ingresos y contiene varias medidas de marcado carácter antisocial. La rebaja de tipos prevista en el impuesto sobre la renta y en el de sociedades supondrá una menor recaudación que, unida a las exigencias de Bruselas para reducir el déficit y la deuda, presagian un recorte futuro del gasto social, que se argumentará como una necesidad lógica ante la falta de recursos, y también de la Administración.

España es uno de los países europeos con menos capacidad de recaudación fiscal de la Unión Europea. En 2012, el último año del que se disponen cifras comparativas, los ingresos tributarios representaban el 32,5% del PIB; esto situaba a España en el puesto 16 en la lista de los 18 países del euro. Solo Irlanda y Portugal recaudan una proporción menor de impuestos de su actividad económica. La capacidad de ingresos de las administraciones españolas ha caído 4,6 puntos respecto a la de antes de la crisis. Los ingresos fiscales españoles son inferiores en 7,9 puntos de PIB a la media de la zona euro. Esto significa que el conjunto de las administraciones públicas españolas (central, autonómica y local) dispone de 79.000 millones de euros anuales menos para sus servicios y funcionamiento que sus homólogas de la zona euro.

España ha caminado en dirección contraria a la Unión Europea durante la última década. Mientras que la UE ha aumentado el peso de los ingresos fiscales sobre la economía y con ello el gasto público, en España han disminuido. En esta coyuntura, proponer un recorte de la recaudación que tendrá un impacto de entre 5.000 y 9.000 millones de euros, supone distanciarnos más aún de los europeos, tanto en servicios como en equipamientos en I + D para competir.

La reforma sobre la base de rebajar los tipos del impuesto sobre la renta beneficiará a las rentas más bajas, pero sobre todo a las superiores a 120.000 euros. El recorte de tipos no supone una ganancia neta en todos los casos, ya que se neutralizará con la disminución de la deducción general de las rentas de trabajo a partir de 14.450 euros anuales.

La progresividad característica del impuesto sobre la renta quedará muy mermada. Actualmente, los tipos van subiendo hasta un máximo del 52% a partir de 300.000 euros. Con la reforma, el tope se sitúa en el 45% a partir de 60.000 euros. Esta menor progresividad supondrá menores ingresos, lo cual agravará la escasez de medios para muchas necesidades básicas y aumentará las desigualdades. Esto se plantea en el país que ha visto el mayor crecimiento de las diferencias entre los más pobres, por el aumento de los desempleados hasta seis millones, y los más ricos, especialmente los que obtienen ingresos superiores a un millón de dólares, cuyo número ha aumentado en un 27% a lo largo de la crisis y ya son más de 160.000 privilegiados. Este colectivo también se verá beneficiado por la reducción de la fiscalidad del capital, cuyo tipo máximo baja del 27% al 23%…”

Texto completo en http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/reforma-fiscal-antisocial_6_277582253.html