Venezuela: ¿Qué pasó el 30 de abril?. Tres opiniones y un manifiesto.

I.- Fernando Mires, “La Debacle”. POLIS

Hay que decirlo, se quiera o no: los acontecimientos del 30-A dirigidos a provocar mediante un supuesto alzamiento militar un cambio de gobierno en Venezuela no solo mostraron errores técnicos u operativos como intentó formular de modo honesto Juan Guaidó ante The Washington Post. La operación misma fue un error político de monstruosas proporciones.

Puede que ese 30-A pase a la historia como el día cuando la gran debacle de la oposición venezolana apareció visible en toda su realidad. Un día que marcará un punto de inflexión que, si no es asumido oportunamente por la dirigencia opositora, correrá en la cuenta, como ha sucedido hasta ahora, de la inmensa mayoría de la noble ciudadanía venezolana.

Debacle, no derrota. La diferencia es importante. Una derrota, sea militar o política, ocurre frente a un enemigo superior. Una debacle en cambio surge como producto de un colapso interno derivado del choque que en algún momento debe tener lugar entre el mundo de la realidad fantástica y el de la realidad objetiva.

La debacle no comenzó con el casi inexistente alzamiento militar del 30-A. Ese día solo fue manifiesta. Sus orígenes provienen, para ser precisos, desde el 20-M 2018, cuando fue elegido Nicolás Maduro presidente de la república sin participación electoral de la gran mayoría de la oposición, es decir, sin necesidad de que Maduro hubiese sido obligado por nadie a usurpar el poder.

El 20-M no hubo usurpación. El 20-M fue el día de la ominosa abstención de una oposición paralizada por sus propias contradicciones, incapaz de levantar una candidatura unitaria que denunciara al régimen a partir de una participación directa en un proceso electoral viciado. De esa oposición que abrió todos los espacios políticos a un régimen anti-político en nombre de una absurda “abstención activa” de imposible realización. La auto-destrucción de la MUD, organismo unitario de la oposición electoral, fue solo la directa consecuencia de la suicida decisión del 20- M. El llamado Frente Amplio – quizás el primer frente anti-electoral del mundo- resultó solo ser un remedo universitario de esa MUD que en un extraño momento de lucidez fue capaz de conducir a la más grande victoria alcanzada por el pueblo democrático: la del 6-D, día cuando nació la nueva AN, único organismo de representación popular que existe en Venezuela, casa democrática de donde llegó el mismo Juan Guaidó.

El reciente 30-A es un hijo directo del 20-M. Esa es la razón por la cual no pocas personas no quieren, no pueden, ni deben pasar la página del 20-M. La filiación -ahora lo sabemos muy bien- comenzó a gestarse durante el épico momento de la llamada juramentación de Guaidó como “presidente encargado”.

La juramentación de Guaidó no fue solo la decisión de un líder iluminado, sino la de una fracción hegemónica de la oposición dentro de la cual VP ejerce la conducción a través de su dirigente máximo Leopoldo López. Todos los hechos ocurridos desde el 23-E llevan la marca de López y los suyos y la diferencia de estilo que se da entre el tono ponderado de Guaidó y el más exaltado de López no lo logra ocultar. El “voluntarismo de Voluntad Popular” y en parte de Primero Justicia han dictado el ritmo de la oposición democrática desde el 20-M hasta ahora.

Por de pronto la decisión de poner fin al gobierno de Maduro sin precisar los medios para llevarla a cabo contiene en sí la misma lógica de la “La Salida” de 2014. Allí también la exigencia del movimiento surgido después de la inapelable derrota electoral experimentada por la oposición en las elecciones municipales del 2013 pretendía mediante activación del movimiento de masas lograr el quiebre del estamento militar y así terminar con Maduro. Fue también ese el perfil de “la hora cero” durante las postrimerías de las movilizaciones del 2017. La del 01-M iba a ser definitivamente “La Tercera Salida”. La insurrección pura y total. La diferencia era que esta vez los militares no apoyarían el movimiento del pueblo sino el pueblo al movimiento militar. Es decir, el pueblo iba a ser sacado a las calles a cumplir una estrategia que solo un puñado de iniciados conocía “….la oposición calculó mal el apoyo que tenía dentro del ejército” declaró Guaidó a The Washington Post,expresión candorosa si de por medio no hubiera estado en juego la vida de miles de personas. Y para rematar agregó: “Tal vez porque necesitamos más soldados”. Algo así como “fuimos a la guerra pero se nos olvidaron las balas”. Un pequeño detalle, claro está. Después, todo de mal a peor: convocatorias a “paros generales escalonados” en un país de trabajadores hambrientos, carentes de organizaciones sindicales y sobre los cuales la oposición no ejerce ninguna conducción. Y por supuesto, marchas sabatinas con cintas azules para “pedir” a los militares patriotas unirse a un movimiento que para colmo es cada vez más decreciente.

¿Cómo después de tanto tiempo los líderes de la oposición no se han dado cuenta que el de Maduro no es un gobierno civil sino militar? Más fácil es que los curas de Roma se levanten en contra del Vaticano a que las FAN lo hagan en contra de ellas mismas. Y aún si así fuera: ¿nadie sabe lo que eso significa? Nada menos que una guerra civil de resultados inciertos en donde los cadáveres serían puestos por los contingentes juveniles de la oposición. En breve, la posibilidad de una masacre sin precedente en la historia de América Latina. ¿Cómo explicar tanta irresponsabilidad? ¿Cómo explicar tanta desconexión con la realidad? ¿Cómo explicar tanta locura revestida de “planes” políticos?

“Puedo entender que un ciudadano desesperado por el entorno que lo agobia deje de creer en la política y se entregue a fantasías liberadoras. Que la clase política se niegue a sí misma y también lo haga, no lo voy a entender jamás” – escribió Adriana Moran desde Twitter-. Tiene razón, pero hay que tratar de entender lo inentendible, paso necesario para intentar restablecer un mínimo de coherencia en el discurso opositor.

La asesoría del gobierno norteamericano tiene gran parte de la responsabilidad. Y no porque estén dictando una línea sino porque dictan varias a la vez. Y a veces en un mismo día. Realmente el espectáculo que nos brindan Abrams, Bolton, Brownfield, Pompeo y Rubio, y sobre todo Trump, es, para decir lo menos, desconcertante. Un día uno anuncia que USA no intervendrá directamente. Otro que realizará el boicot total a Cuba y Venezuela. No falta quien anuncia estar en conversaciones directas con militares y no por último Trump pone “todas las posibilidades sobre la mesa” agregando no tener ningún desacuerdo con Putin. Por mientras el inefable senador Rubio da a conocer la mentira del levantamiento militar antes de que lo hiciera el propio Guaidó. Qué lejos están los tiempos de Kissinger o Brzezinsky, e incluso de Condoleeza Rice, cuando los EE UU seguían una política de acuerdo a pautas racionales y coherentes. Frente a Venezuela, los encargados de la política exterior de los EE UU se comportan como habitantes de un manicomio. Tal vez el propósito sea ese: desconcertar a Maduro. Pero lo cierto es que si a alguien han desconcertado, y por momentos paralizado, es a la propia oposición.

No obstante, el verdadero centro del problema no reside fuera sino en esa misma oposición, renuente hasta ahora a escuchar con atención otras proposiciones internacionales, entre ellas las que provienen del Grupo de Lima y de la comisión europea dirigida por Federica Mogherini. Ambas entidades se han pronunciado por una opción democrática, pacífica y electoral frente a la crisis y por supuesto a favor de negociaciones entre el régimen que encabeza Maduro y la oposición que simboliza Guaidó. Puede que para muchos integrantes de la oposición no sea la alternativa más deseable. Pero para una oposición que es política y no militar es la única posible. No hay otra. Definitivamente no hay otra.

 Casi perdiendo la paciencia, en su artículo titulado ¡Basta Ya!, escribió Jean Maninat: “Si hay fuerza en la calle, si el régimen está grogui contra las cuerdas como algunos sostienen, entonces es la hora de forzar un entendimiento para lograr una salida democrática por la vía de elecciones libres, transparentes, con observación internacional. Elecciones libres ya, debería ser la consigna pintada en las paredes de las ciudades, en los pavimentos, en baños y parques, en sobremesas y desencuentros, esa debería ser la bandera que anime el nuevo período de lucha que se avecina“.

La proposición es clara. No se trata de solicitar a Maduro „elecciones libres“. Sí se trata de obligar al régimen a hacer concesiones sobre ese tema -el más crucial de todos- movilizando al máximo las fuerzas internas y el apoyo internacional.

¿Por qué ese rechazo visceral a todo lo que tenga que ver con negociación, elecciones, en fin con política? Cabe solo una respuesta. Las fuerzas hegemónicas de la oposición no son políticas. Son pre-políticas. Basta escuchar a los principales líderes de VP y a no pocos de PJ para percatarse de que muchos de ellos provienen de una cultura compartida con los propios dirigentes del chavismo. En lugar de proponer, dictaminan. En lugar de orientar, hacen proclamas heroicas. En lugar de entrar en contacto con los problemas de la gente, anuncian planes secretos que más bien parecen promociones de mercado (Operación Libertad, por ejemplo) Caen al igual que los chavistas en el culto al héroe. Imaginan que basta el llamado de un predestinado para que todos, incluyendo militares, agrupen fuerzas en su torno. Se trata en fin de la prepotencia vernácula de “los amos del valle” tan bien representadas en figuras con pretensiones épicas como son Leopoldo López y María Corina Machado. En síntesis, más que una estrategia, el nudo del problema parece residir en la existencia de una cultura política que no es de este tiempo, una que, al igual que el chavismo, vive de las alucinaciones de una ideología más bolivarista que bolivariana, aprendida en las escuelas con devoción y fe. Frente a ese muro de la sinrazón la discusión es difícil. Muy difícil. Pero hay que hacerla. Aún corriendo el riesgo de asumir inevitables rupturas.

La debacle final de la oposición ya se está anunciando. Sus consecuencias serán seguramente catastróficas. Ha llegado la hora de rectificar antes de que sea demasiado tarde. Si entre los líderes de la oposición prima todavía un mínimo de instinto de supervivencia, tendrán que abandonar el mundo mágico e ingresar de una vez por todas en las gradas de la política. La lucha por elecciones libres significa, al fin y al cabo, lo mismo que la lucha por poner fin al gobierno de Maduro. Puede ser incluso que esa lucha no tenga éxito. Pero con éxito o sin, es la única que puede acorralar a un régimen dispuesto a todo por conservar el poder. La suerte no está echada.

Hay que decirlo, se quiera o no: los acontecimientos del 30-A dirigidos a provocar mediante un supuesto alzamiento militar un cambio de gobierno en Venezuela no solo mostraron errores técnicos u operativos como intentó formular de modo honesto Juan Guaidó ante The Washington Post. La operación misma fue un error político de monstruosas proporciones.
Puede que ese 30-A pase a la historia como el día cuando la gran debacle de la oposición venezolana apareció visible en toda su realidad. Un día que marcará un punto de inflexión que, si no es asumido oportunamente por la dirigencia opositora, correrá en la cuenta, como ha sucedido hasta ahora, de la inmensa mayoría de la noble ciudadanía venezolana.
Debacle, no derrota. La diferencia es importante. Una derrota, sea militar o política, ocurre frente a un enemigo superior. Una debacle en cambio surge como producto de un colapso interno derivado del choque que en algún momento debe tener lugar entre el mundo de la realidad fantástica y el de la realidad objetiva.
La debacle no comenzó con el casi inexistente alzamiento militar del 30-A. Ese día solo fue manifiesta. Sus orígenes provienen, para ser precisos, desde el 20-M 2018, cuando fue elegido Nicolás Maduro presidente de la república sin participación electoral de la gran mayoría de la oposición, es decir, sin necesidad de que Maduro hubiese sido obligado por nadie a usurpar el poder.
El 20-M no hubo usurpación. El 20-M fue el día de la ominosa abstención de una oposición paralizada por sus propias contradicciones, incapaz de levantar una candidatura unitaria que denunciara al régimen a partir de una participación directa en un proceso electoral viciado. De esa oposición que abrió todos los espacios políticos a un régimen anti-político en nombre de una absurda “abstención activa” de imposible realización. La auto-destrucción de la MUD, organismo unitario de la oposición electoral, fue solo la directa consecuencia de la suicida decisión del 20- M. El llamado Frente Amplio – quizás el primer frente anti-electoral del mundo- resultó solo ser un remedo universitario de esa MUD que en un extraño momento de lucidez fue capaz de conducir a la más grande victoria alcanzada por el pueblo democrático: la del 6-D, día cuando nació la nueva AN, único organismo de representación popular que existe en Venezuela, casa democrática de donde llegó el mismo Juan Guaidó.
El reciente 30-A es un hijo directo del 20-M. Esa es la razón por la cual no pocas personas no quieren, no pueden, ni deben pasar la página del 20-M. La filiación -ahora lo sabemos muy bien- comenzó a gestarse durante el épico momento de la llamada juramentación de Guaidó como “presidente encargado”.
La juramentación de Guaidó no fue solo la decisión de un líder iluminado, sino la de una fracción hegemónica de la oposición dentro de la cual VP ejerce la conducción a través de su dirigente máximo Leopoldo López. Todos los hechos ocurridos desde el 23-E llevan la marca de López y los suyos y la diferencia de estilo que se da entre el tono ponderado de Guaidó y el más exaltado de López no lo logra ocultar. El “voluntarismo de Voluntad Popular” y en parte de Primero Justicia han dictado el ritmo de la oposición democrática desde el 20-M hasta ahora.
Por de pronto la decisión de poner fin al gobierno de Maduro sin precisar los medios para llevarla a cabo contiene en sí la misma lógica de la “La Salida” de 2014. Allí también la exigencia del movimiento surgido después de la inapelable derrota electoral experimentada por la oposición en las elecciones municipales del 2013 pretendía mediante activación del movimiento de masas lograr el quiebre del estamento militar y así terminar con Maduro. Fue también ese el perfil de “la hora cero” durante las postrimerías de las movilizaciones del 2017. La del 01-M iba a ser definitivamente “La Tercera Salida”. La insurrección pura y total. La diferencia era que esta vez los militares no apoyarían el movimiento del pueblo sino el pueblo al movimiento militar. Es decir, el pueblo iba a ser sacado a las calles a cumplir una estrategia que solo un puñado de iniciados conocía
“….la oposición calculó mal el apoyo que tenía dentro del ejército” declaró Guaidó a The Washington Post,expresión candorosa si de por medio no hubiera estado en juego la vida de miles de personas. Y para rematar agregó: “Tal vez porque necesitamos más soldados”. Algo así como “fuimos a la guerra pero se nos olvidaron las balas”. Un pequeño detalle, claro está. Después, todo de mal a peor: convocatorias a “paros generales escalonados” en un país de trabajadores hambrientos, carentes de organizaciones sindicales y sobre los cuales la oposición no ejerce ninguna conducción. Y por supuesto, marchas sabatinas con cintas azules para “pedir” a los militares patriotas unirse a un movimiento que para colmo es cada vez más decreciente.
¿Cómo después de tanto tiempo los líderes de la oposición no se han dado cuenta que el de Maduro no es un gobierno civil sino militar? Más fácil es que los curas de Roma se levanten en contra del Vaticano a que las FAN lo hagan en contra de ellas mismas. Y aún si así fuera: ¿nadie sabe lo que eso significa? Nada menos que una guerra civil de resultados inciertos en donde los cadáveres serían puestos por los contingentes juveniles de la oposición. En breve, la posibilidad de una masacre sin precedente en la historia de América Latina. ¿Cómo explicar tanta irresponsabilidad? ¿Cómo explicar tanta desconexión con la realidad? ¿Cómo explicar tanta locura revestida de “planes” políticos?
“Puedo entender que un ciudadano desesperado por el entorno que lo agobia deje de creer en la política y se entregue a fantasías liberadoras. Que la clase política se niegue a sí misma y también lo haga, no lo voy a entender jamás” – escribió Adriana Moran desde Twitter-. Tiene razón, pero hay que tratar de entender lo inentendible, paso necesario para intentar restablecer un mínimo de coherencia en el discurso opositor.
La asesoría del gobierno norteamericano tiene gran parte de la responsabilidad. Y no porque estén dictando una línea sino porque dictan varias a la vez. Y a veces en un mismo día. Realmente el espectáculo que nos brindan Abrams, Bolton, Brownfield, Pompeo y Rubio, y sobre todo Trump, es, para decir lo menos, desconcertante. Un día uno anuncia que USA no intervendrá directamente. Otro que realizará el boicot total a Cuba y Venezuela. No falta quien anuncia estar en conversaciones directas con militares y no por último Trump pone “todas las posibilidades sobre la mesa” agregando no tener ningún desacuerdo con Putin. Por mientras el inefable senador Rubio da a conocer la mentira del levantamiento militar antes de que lo hiciera el propio Guaidó. Qué lejos están los tiempos de Kissinger o Brzezinsky, e incluso de Condoleeza Rice, cuando los EE UU seguían una política de acuerdo a pautas racionales y coherentes. Frente a Venezuela, los encargados de la política exterior de los EE UU se comportan como habitantes de un manicomio. Tal vez el propósito sea ese: desconcertar a Maduro. Pero lo cierto es que si a alguien han desconcertado, y por momentos paralizado, es a la propia oposición.
No obstante, el verdadero centro del problema no reside fuera sino en esa misma oposición, renuente hasta ahora a escuchar con atención otras proposiciones internacionales, entre ellas las que provienen del Grupo de Lima y de la comisión europea dirigida por Federica Mogherini. Ambas entidades se han pronunciado por una opción democrática, pacífica y electoral frente a la crisis y por supuesto a favor de negociaciones entre el régimen que encabeza Maduro y la oposición que simboliza Guaidó. Puede que para muchos integrantes de la oposición no sea la alternativa más deseable. Pero para una oposición que es política y no militar es la única posible. No hay otra. Definitivamente no hay otra.
 
Casi perdiendo la paciencia, en su artículo titulado ¡Basta Ya!, escribió Jean Maninat: “Si hay fuerza en la calle, si el régimen está grogui contra las cuerdas como algunos sostienen, entonces es la hora de forzar un entendimiento para lograr una salida democrática por la vía de elecciones libres, transparentes, con observación internacional. Elecciones libres ya, debería ser la consigna pintada en las paredes de las ciudades, en los pavimentos, en baños y parques, en sobremesas y desencuentros, esa debería ser la bandera que anime el nuevo período de lucha que se avecina“.
La proposición es clara. No se trata de solicitar a Maduro „elecciones libres“. Sí se trata de obligar al régimen a hacer concesiones sobre ese tema -el más crucial de todos- movilizando al máximo las fuerzas internas y el apoyo internacional.
¿Por qué ese rechazo visceral a todo lo que tenga que ver con negociación, elecciones, en fin con política? Cabe solo una respuesta. Las fuerzas hegemónicas de la oposición no son políticas. Son pre-políticas. Basta escuchar a los principales líderes de VP y a no pocos de PJ para percatarse de que muchos de ellos provienen de una cultura compartida con los propios dirigentes del chavismo. En lugar de proponer, dictaminan. En lugar de orientar, hacen proclamas heroicas. En lugar de entrar en contacto con los problemas de la gente, anuncian planes secretos que más bien parecen promociones de mercado (Operación Libertad, por ejemplo) Caen al igual que los chavistas en el culto al héroe. Imaginan que basta el llamado de un predestinado para que todos, incluyendo militares, agrupen fuerzas en su torno. Se trata en fin de la prepotencia vernácula de “los amos del valle” tan bien representadas en figuras con pretensiones épicas como son Leopoldo López y María Corina Machado. En síntesis, más que una estrategia, el nudo del problema parece residir en la existencia de una cultura política que no es de este tiempo, una que, al igual que el chavismo, vive de las alucinaciones de una ideología más bolivarista que bolivariana, aprendida en las escuelas con devoción y fe. Frente a ese muro de la sinrazón la discusión es difícil. Muy difícil. Pero hay que hacerla. Aún corriendo el riesgo de asumir inevitables rupturas.
La debacle final de la oposición ya se está anunciando. Sus consecuencias serán seguramente catastróficas. Ha llegado la hora de rectificar antes de que sea demasiado tarde. Si entre los líderes de la oposición prima todavía un mínimo de instinto de supervivencia, tendrán que abandonar el mundo mágico e ingresar de una vez por todas en las gradas de la política. La lucha por elecciones libres significa, al fin y al cabo, lo mismo que la lucha por poner fin al gobierno de Maduro. Puede ser incluso que esa lucha no tenga éxito. Pero con éxito o sin, es la única que puede acorralar a un régimen dispuesto a todo por conservar el poder. La suerte no está echada.

II.- La repartición de culpas en la oposición apuntan a Leopoldo López por las fallas del 30A

Al menos una docena de fuentes contaron detalles para tratar de explicar el por qué no se cumplió con el acuerdo de 15 puntos firmado por miembros de la oposición y oficialismo. El Pitazo trató de conocer la opinión del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, pero la Embajada de España le limitó su comparecencia ante la prensa. Un miembro de su partido asegura que al dirigente le dieron “una información chimba”. Otra hipótesis señala a Padrino López y Hernández Dala como dobles agentes

Las fuentes de la oposición señalan a Leopoldo López como el factor más decisivo en el adelanto de la fecha. Un vocero de Voluntad Popular indica que el líder fundador de esa organización recibió una “información chimba” que lo llevó a tomar la decisión.

Pero más allá de la razón, ese juego adelantado costó que fallara el plan en el que presuntamente estaban involucrados líderes de la oposición, altos funcionarios del chavismo como el ministro de la Defensa,  general en jefe Vladimir Padrino López; el director del Sebin, general Christopher Figueira; y el director de la Dgcim, el general Iván Hernández Dala; el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, con Estados Unidos como garante, aunque una hipótesis apunta a que los oficialistas actuaron como doble agente.

15 días antes se había acordado en un documento de 15 puntos todo lo concerniente a la transición: estaba la fecha (1° de mayo de 2019), la garantía de que los funcionarios del chavismo, como Maikel Moreno y Vladimir Padrino López, seguirían en sus cargos al menos durante la transición, que a la Asamblea Nacional se le respetarían sus competencias, que Juan Guaidó lideraría este cambio político y que se realizarían elecciones en un plazo no mayor a un año.

Una información en manos de pocos

De la oposición, quienes están en el exilio, son pocos los que sabían realmente cuál iba a ser el movimiento que materializaría la salida de Nicolás Maduro del poder. Solo los realmente involucrados en el lobby que se había hecho con Estados Unidos tuvieron la oportunidad de ver el documento del acuerdo y sabían lo que podía pasar el 1° de mayo, no el 30 de abril.

“La verdad es que un movimiento así no se avisa, no se mete a todo el mundo. Muchos creerán que fue un movimiento excluyente, pero se tenía que cumplir con todo lo que se había acordado para lograr el éxito. Ahora, no sabemos qué pasó, pero pasadas las 3:00 am (de Venezuela), Leopoldo llamó a algunos de los que están afuera y les avisó que se irían a tomar La Carlota. Algunos lo quisieron disuadir, sobre todo los que tenían trato directo con Estados Unidos, pero una hora más tarde ya estaba en la calle, con Juan (Guaidó) al frente y unos pocos militares”, sentenció un diputado de la Asamblea Nacional, quien prefirió resguardarse bajo anonimato.

Trascendió que algunos de los mensajes que llegaron a los celulares de los opositores eran puntuales y sin mayores detalles: Vamos en camino. La Carlota. Los esperamos.  

La imagen era contundente: tras cinco años de cárcel, dos de ellos bajo arresto domiciliario, López estaba en la calle. En un primer video, se veía a Guaidó con López a su izquierda y un grupo de militares detrás. El presidente de la Asamblea Nacional anunciaba el inicio de la Operación Libertad y llamaba a que muchas más personas se sumaran. Sin embargo, que otros líderes, de otros partidos ajenos a Voluntad Popular se adhirieran tomó un poco más de tiempo. A las 6:30 am llegó el primer vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano, luego Henry Ramos Allup, el diputado Stalin González. Ya para las 8:00 am, estaban otros diputados acompañando a los ciudadanos. Una de las últimas en incorporarse fue María Corina Machado, dirigente de Vente Venezuela.

Las razones de la falla

¿Qué falló? Al menos una docena de fuentes (todas de oposición) revelaron a El Pitazo que hubo un juego adelantado del que todavía no se saben las razones reales. “Han dicho que el Gobierno había comenzado a sospechar de los movimientos insurreccionales y que se hizo el 30 porque contaban con que los apoyos sumados desde el chavismo actuarían cuando fuera. No fue así. Otras de las razones es que iban a encarcelar a Juan (Guaidó), pero esa teoría se cae cuando ves que el Sebin, la Dgcim, las FAN y el TSJ estaban súper involucrados. Entonces, ¿quién lo podía meter preso?”, reflexionó otro dirigente de oposición, días después de los sucesos, mientras el presidente encargado sigue en función en actividades públicas en diferentes puntos de Caracas.

Hay quienes desde Voluntad Popular intentan justificar lo que ocurrió. “Todo nos dice que a Leopoldo le dieron una información que ahora sabemos que era chimba, decidieron adelantar para no poner en riesgo lo que se había avanzado y, al final, los que podían poner todo, arrugaron. Pero hubo un quiebre, un quiebre súper importante en el entorno de Nicolás (Maduro) del que nadie habla: el del Sebin. Allí estaba Leopoldo, sin grillete, con sus custodios. Fue un revés importante y ya no fue un día D, pero es una grieta que no podrán parar”, destacó un concejal de la tolda naranja.

Leopoldo López justificó en su declaración desde la Embajada de España que lo del 30 de abril siempre se planteó como un primer paso y no como algo definitivo. Al tiempo que Juan Guaidó dijo a The Washington Post que todas las variables de por qué fracasó la rebelión son obvias en este punto: “Tal vez porque todavía necesitamos más soldados y tal vez necesitamos más funcionarios del régimen para estar dispuestos a apoyarlo, para respaldar la Constitución”, puntualizó.

La hipótesis del doble agente

Para el analista y asesor de seguridad, Alberto Ray, no importa que alguien haya adelantado la fecha del alzamiento, porque estaba dirigido al fracaso debido a que Padrino López y Hernández Dala actuaron como dobles agentes y pasaron información a los cubanos y rusos, según los datos que se manejan en EEUU.

A los gringos los engañas una vez, pero no dos veces”, advierte Ray, quien asegura que en los próximos días se verá un recálculo estatégico de los EEUU, lo que significaría más presión para los militares que los traicionaron y otros altos jerarcas, así como la revelación de informaciones sensibles sobre temas militares y de seguridad nacional.

“Ellos tienen mucha información que no han hecho pública”, recuerda el analista. Entre los datos con los que cuentan los organismos de EEUU están los aportados por el exdirector de Contrainteligencia Militar, Hugo “El Pollo” Carvajal, detenido en España y solicitado en extradición por la justicia estadounidense.

III.- La conjura de los testaferros. ARMANDOINFO

07/05/ 2017
https://armando.info/Reportajes/Details/2556

Manifiesto: Por una salida pacífica, electoral, democrática y soberana para Venezuela

 Nosotros, un grupo de venezolanas y venezolanos de distintas procedencias y divergentes pensamientos políticos, pensamos que es urgente y necesario en este momento dejar de lado nuestras diferencias y abogar juntos por el bien común, con una propuesta que suponga la resolución del conflicto actual de manera pacífica, electoral, democrática y soberana. Creemos que esto será posible si promovemos los siguientes principios y acciones. Exhortamos de manera apremiante que sean acatados:

1) El rechazo a la injerencia militar indebida de gobiernos extranjeros, cualquiera que sea su bandera, así como cualquier tipo de salida armada y de fuerza.

2) La promoción de mecanismos pacíficos, así como la valoración de la solidaridad y los esfuerzos de los países que apoyan la negociación.

3) La realización de un proceso electoral democrático, confiable, incluyente y transparente, que le otorgue protagonismo al pueblo venezolano.

4) Apoyar el recurso a la alternabilidad democrática, que es la mejor garantía de convivencia presente y futura, del disfrute de los derechos y de dirimir los conflictos sin aniquilarnos, mediante la participación de organizaciones políticas de cualquier ideología, en igualdad de condiciones.

Adhieren (Hasta este momento, si hay un error con su firma o con algunos de sus datos, escriba a este correo: coordinacion.general@derechos.org.ve para realizar los cambios).

1) Rafael Uzcátegui, Coordinador General de Provea
2) Verónica Zubillaga, Profesora Universitaria
3) María Teresa Urreiztieta V., Psicóloga social – Profesora universitaria
4) Carlos Guerra, Abogado
5) Margarita López Maya, Profesora-investigadora
6) Laurent Labrique, Analista
7) William Requejo Orobio, Defensor de Derechos Humanos
8) Norkys J. Salcedo, Defensora de Derechos Humanos
9) Douglas Gómez, Defensor de Derechos Humanos
10) Mireya Lozada, Profesora UCV
11) Claudia E Requejo E., Educadora
12) Mileidy Ramírez T, Educadora
13) Liliana Requejo E., Comerciante
14) Gilianys Quintero R., Est. Comunicación Social
15) María E. de Requejo, Comerciante
16) Keymer Ávila, Investigador UCV
17) Ana Montes, educadora
18) John Souto Rey, Psicólogo
19) Luis Duno-Gottberg, Profesor Rice University
20) Gabriela Buada Blondell, Periodista, defensora de derechos humanos y profesora universitaria
21) Arcangel Mosquera, Abogado
22) Mauro Bellesi, Educador
23) David Soffer, Psicólogo
24) Liliana Rodríguez, Abogado y Defensora de Derechos Humanos
25) Ciro Antonio Reina Epifanio, Acompañante de procesos de formación humana integral
26) Alberto Lovera, Profesor Universitario
27) Adriana Pérez, Defensora de Derechos Humanos
28) Eleonora Cróquer, Docente
29) Eddy Pineda, Analista de Compra
30) José Carvajal, Periodista
31) Franci Sánchez Zambrano, Coordinadora de Proyectos
32) Ricardo Rios, Matematico
33) Arnaldo Esté, Profesor universitario
34) Luis E. Lander, Profesor jubilado UCV
35) Jose Luis Fernandez, Sociólogo
36) Carolina Paoli, Editor
37) Cristal Palacios Yumar, Psicólogo – Candidata Doctoral, Ulster University
38) Lucas A. Wilm, Estudiante
39) Jhoán Manuel Oropeza Colmenárez, Comunicador Social y Docente Universitario
30) Juan Manuel Trak, Sociólogo
31) Jorge Ortiz , Gerente de ventas
32) Patricia Expósito Rodriguez, Psicólogo
33) Alejandro Velasco, Profesor Universitario
34) Saul Buitrago Diaz , Ingeniero en Recursos Hídricos
35) Natalie Rojas, Marketing Managee
36) Juan Chamaidan Consultor de Sistemas
37) César Espidel, Historiador
38) Jaiden Martínez, Periodista
39) Jesus Fajardo, Físico
40) Hilema Suárez, Psicoanalista
41) Marino Alvarado, Activista de derechos humanos.
42) Yssmar Guerrero, Realizadora Audiovisual
43) Amarilis Aranguren Sánchez, Venezolana
44) Carlos Valmore Rodríguez Labrador, Periodista
45) Pedro Gamero, Ingeniero
46) David Salcedo, Independiente
47) Sara Sims, Diseñadora
48) Jesús Puerta, Profesor
49) Beatriz Borges , Defensora de derechos humanos
50) Joel Pizzano, Músico
51) Laura Botero, Psicologa
52) Juan ferreira, Comerciante
53) Lissette González, Socióloga
54) Oswaldo Guzman, Activista Político en Vargas
55) Carlos Pinzón, contador
56) Miguel Ángel Henríquez, Profesor universitario
57) Mairis Balza, Abogada, defensora de derechos humanos
58) Óscar lucero, Panadero
59) Tiziana Mazzucato , Docente
60) Gerardo Aguilar , Politologo
61) Martha Fuentes-Bautista, Docente e investigador de comunicación y políticas públicas
62) Orlando Zambrano, Profesor y Luchador Social
63) Ibelise Hernández, Abigada
64) Beatnhey Rondón, Comunicadora Social
65) Donagee Sandoval, Abogada
66) Elizabeth Gallardo, Socióloga
67) Kira Kariakin, Escritora
68) María Francisca Mayobre, Editora
69) Rodolfo Rico, periodista y activista de DDHH
70) Victor Baptista, Dirigente politico
71) José G Delgado H, abogado
72) Juan Carlos Gonzalez Diaz, Sociólogo
73) Gipsy Gómez , Docente Jubilada
74) Alejandro Guillén, Abogado
75) Luis Romero, Politólogo
76) Ramón Tortolero, Productor Audiovisual
77) Lenid Mendoza, economista
78) Ángel Zambrano, Activista LaboCiudadano
79) Rogmy Armas, Activista LaboCiudadano
80) Belkis Rojas Trejo, Profesora universitaria jubilada
81) Alba Purroy, Activista social
82) Robzayda Marcos Vera, Profesora y activista social
83) Andreina Mujica, Periodista
84) Magdalena López, Investigadora
85) Iria Puyosa, Investigadora – Comunicación política y resistencia civil
86) Carlos Torrealba, Flacso México
87) Andrea López, Documentalista
88) Sonia Obregon , Abogada
89) Lorena Liendo Rey, Ingeniero/ Gerente de Proyectos
90) Mayba León González , Psicóloga
91) Leonardo Alvarez, activista social
92) Yajaira Terán, Politólogo
93) Jesus Vallenilla, Profesional
94) Antonio Cordero Comerciante
95) Fernando Mendoza, Postproductor
96) Myra Lee Machado , Socióloga
97) Leonardo Morales P., Politólogo. Profesor UCV
98) Marlene Rodriguez de Arreaza, Socióloga/Defensora de Niños,Niñas y Adolescentes
99) Maritere Alvarado, Medico Pediatra Neonatal
100) Cesar Vasquez, Director Logisitica AC Conciencia Ciudadana
101) Juan Manuel Escobar, Lcdo Administracion
102) Karin Taylhardat, Escritora
103) Carlos Castillo, Comerciante
104) Luis Fernando Corado, Ingeniero
105) Ana Orrego, Socióloga
106) Luisa Pernalete Educadora – defensora de Derechos de NNA
107) Adriana Castro Internacionalista
108) Cesar Cid, Comerciante
109) Victor Dom, Químico
110) Rosa Elena Acevedo, Politólogo
111) Karla Ávila , Periodista / Activista de DDHH
112) Gustavo Ortega, Empresario
113) Pedro Rivas, Abogado. Defensor de Derechos Humanos
114) Jesus Ramon Marin Arrieta, Programador
115) Javier Biardeau, Profesor Ciencias Sociales-Alianza por el Referendo Consultivo
116) Beatriz Cisneros, Internacionalista
117) Gabriel Lara, Traductor
118) Antonio Puppio, Ciudadano venezolano
119) Jesús Briceño, Artista Educador
120) Alejandro Álvarez Iragorry, Defensor de Derechos Humanos Ambientales
121) Orlando Verde, Autor
122) Rigoberto Lobo, Defensor Derechos Humanos
123) Pavel Bello, Ingeniero Industrial
124) Ilvia Rojas, Lic. Educación
125) José Requena, Político
126) Anabel Marin, Ciudadana
127) Elfriede Heyer, Ciudadana
128) Lisbeth Arrizabalaga, Ama de casa
129) Juan Arrizabalaga, Arquitecto
130) Lexys Rendón, Defensora de Derechos Humanos
131) Juan Carlos Ayala C, Obrero
132) Tatiana Montero S, Analista financiera
133) Raúl Sánchez Urribarrí, Profesor Universitario
134) Norma Pérez, Socióloga
135) Luis Cedeño, Sociólogo
136) Martha Elena Romero Colmenares, Directora de Presupuesto Unearte
137) Guido Giménez López, Sociólogo
138) Vladimir Aguilar Castro, Profesor Universitario
139) Emma Salazar, Socióloga
140) Ángela Contreras, Licenciada en Química
141) Wilfredo Suárez, Periodista
142) Elba Chacon, Politologa
143) Rodolfo Montes de Oca, Abogado y defensor DDHH
144) Mario Villegas, Periodista
145) Aime Nogal Mendez, Abogada
146) Mibelis Acevedo Donís, Periodista
147) Oscar Murillo, Periodista
148) Manuel Teixeira , Politólogo
149) Eduar Yépez, Ingeniero y Conductor del programa Un @CafeConMiGente
150) Misle González, Defensora de derechos humanos
151) Quiteria Franco, Defensora DDHH
152) Mariela Ramírez, Arquitecto y Movimiento Ciudadano Dale Letra
153) Katherine Martínez, Abogada y Defensora Derechos Humanos Preparafamilia
154) Mardylid Castillo, periodista
155) Henry Alvarez, Periodista
156) Aquiles Baez Saenseco, Ingeniero agrónomo
157) Beatriz Bellorín, Sociólogo
158) John Paul Arvelo, Abogado, activista DDHH
159) Ismael Lara, profesor jubilado
160) Vicente Lecuna, Profesor UCV
161) Juan Manuel Zerpa, periodista
162) Sandra Zúñiga, Socióloga
163) Oscar Pinto Arnó, Activista Ciudadano
164) Yohender García, estudiante ingeniería
165) Ruben Mieres, Ingeniero
166) Yasmín Monsalve, Periodista
167) Vanessa Casanova, Periodista
168) Hugo Pérez Hernáiz, Sociólogo
169) David Nogal González, Músico
170) Mikel Las Heras, productor audiovisual
171) Juan Rafael Pulido, Sociólogo
172) Sofía Rodríguez, Gerente Cultural
173) Hector Salamanca, Empresario
174) Carmen Acevedo, Docente universitario
175) Edgar Alfonso, Periodista
176) Guillermo Manosalva Garcia, Ingeniero y Consultor, Expresidente de las Camaras de Comercio de Valencia y de la Construcción de Carabobo
177) Carlos Eduardo López, Defensor DDHH
178) Elia Reyna G, Administradora
179) Ximena Briceño, Administradora
180) Manuel Luis Mora, Contador
181) Alexander Malav´, Derecho UBA
182) Juan Carlos Godoy Peña, Abogado
183) Francisca León, Diseñadora
184) Ermes Urriola, Dirigente político y comunitario
185) Rossie Cedeño, Educadora
186) Iñaki Garitaonandia, Profesor
187) Orne Cabrita, Ilustradora
188) Carlos Caparo, médico
189) Rómulo Orta, profesor titular UCV
190) Remberto Uzcátegui Bruzual, Abogado
191) Jesús Chuo Torrealba, periodista y activista social
192) Maria Verdeal Duran, abogado y profesora UCV
193) Carolina Acosta-Alzuru, Profesora
194) Julio César Blanco, Abogado
195) Luis Alfredo Torres, Ingeniero Civil
196) Ledys Gómez,, Abogada/ Directora Ejecutiva de AC Enfócate
197) Joel Falcón, Comerciante
198) Galvis Colmenárez, productor agropecuario
199) Maria Eugenia Revilla, Periodista
200) Morella Ocampo Suárez, Administradora
201) Alejandro Reyes Quintero, Profesor universitario UCV
202) Héctor Sánchez, Redes-Alianza por el Referendo Consultivo
203) Luz Mely Reyes, periodista
204) Inés Quintero, historiadora
205) Ricardo Guerrero, Contador Público/Msc. Cs. Políticas
206) Eduardo Silva, Comerciante y estudiante de derecho
207) Magdymar León Torrealba, Coordinadora de AVESA. Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa
208) Pedro Alejandro Reyes Vásquez, Profesor universitario. UCLA
209) Blanca Vera Azaf, periodista
210) Carla Serrano, Activista DDHH NNA
211) Gala Garrido, fotógrafa
212) Yenimar de Gaetano, Contador público
213) Clara Ferreira, Socióloga
214) Luis Martínez Rojas, Sociólogo
215) Andrés Antillano, Profesor UCV
216) Griselda Colina Hibirma, Directora Observatorio Global de Comunicacion y Democracia
217) Hector Bujanda, investigador
218) Lourdes Gouveia, Socióloga
219) Pedro Nikken, Ex Presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos
220) Cesar Batiz, periodista
221) Milagros Urbano, Abogado
222) José Miguel Avendaño I, Economista
223) Julio Fandiño, activista Tercer Camino
224) Luis Guillermo Arias, Juez de paz
225) Roger Cedeño, Activista político y comunitario
226) Andres Caleca, licenciado en economía política
227) Irma López Moreno, docente universitario e investigador
228) David Smilde, profesor universitario
229) Miguel Márquez, editor
230) Anddy Asdruval Nieves, abogado
231) Marisol Gallardo, médico
232) Beatriz González, activista social
233) Antulio Rosales, investigador
234) Fernando Peñalver, periodista
235) Mauro Martínez, ciudadano
236) Alejandra Villalobos, estudiante y defensora DDHH
237) Angela Angulo, docente jubilada
238) Eliu Cardozo, investigador
239) Angel Blanco, médico
240) Luis Lugo, sociólogo
241) Mariella Rosso, gestora cultural
242) Beatriz Vento, Abogada y defensora DDHH
243) Samir Kabbabe, médico
244) José Gregorio Fernández, director PROADOPCION organización NN y A
245) Maria Elena Arcia, Abogado
246) Claudia Rodríguez Gilly, Madre, socióloga y activista
247) Julio Pérez, analista financiero
248) Seidy Morales, administradora
249) Andrés Eloy Burgos Gutiérrez, profesor de historia
250) Claudia Cavallín, profesora USB
251) Alma Marcela Silva de Alegría, doctorado en estudios de género
252) Evin Hernández, Ingeniero
253) Simón García, columnista Ta Cual
254) Luis Morgan Canelón, técnico geología
255) Victor Cadet, locutor
256) Miguel Díaz, profesor universitario
257) Rocío San Miguel, ONG Control Ciudadano
258) Marianela Zubillaga, abogado, profesora Ucab
259) Franklin Herrades, constructor
260) Yaya Andueza, periodista
261) Marlene García, comunicador social
262) Daniel Nieto, sociólogo
263) Anaís López, socióloga
264) Margriett Acosta Guerra, docente
265) Miguel Vasquez, luchador social
266) Audín Ramos, médico
267) Edgar López, periodista y defensor DDHH
268) Gerardo Sánchez, profesor universitario
269) Carmen-Helena Tellez, profesora universitaria
270) Francisco Javier Sánchez, investigador
271) Susana Reina, psicóloga y feminista
272) Ana Padilla, Project Manager
273) Cristina Müller Karger, ilustradora
274) Gerardo González, médico
275) Maria Gabriela Mata, internacionalista
276) Andrea Chacón Chávez, Socióloga
277) Maria Beatriz Fonseca, licenciada administración
278) Maria López, bióloga
279) María Angélica Casanova, Socióloga
280) Michel Ugueto, periodista
281) Luis Felipe Domínguez Sosa, Abogado
282) Maurelyn Rangel, Socióloga
283) Maria Fernanda Montero, Músico y profesora UCAB
284) Jorge Alejandro Rodriguez Moreno, ingeniero
285) Antonio De Oteyza, politólogo
286) Wilmer Nolasco, abogado
287) Ana Cristina Álvarez G, licenciada educación
288) Anarelys Rodríguez, psicopedagoga
289) Waldo Inostroza S, comerciante
290) Adriana Carrillo, administradora
291) Carlos Enrique Guzman Cardenas, Coordinador general de la Maestria en Gestion y Politicas Culturales de la UCV
292) Marianela Diaz, sociólogo
293) Moraima Ascanio, voluntaria acción social
294) Nancy Núñez, sociólogo
295) Tania Quiñones, licenciada en computación
296) Gabriel Hernández, administrador
297) Joel Falcón, publicista
298) Raiza del valle Brito Moreno, Jubilada Pérsonal Administrativo U.N.A
299) José Ibarra, médico
300) Vilma Peñalver, activista
301) Diana Irazabal, presidente
302) Dennys López, ingeniero
303) José Francisco Camacho, ingeniero
304) Celina Pacheco Teran, ejecutiva de ventas
305) Tali Loaiza, maestra
306) Mariana Zapata, dibujante
307) Adriana Morán, médico
308) Romulo Perdomo, técnico mercantil
309) Raquel Ruisanchez García, periodista
310) Alinis Aranguren, Directora Ejecutiva Mision DH Venezuela
311) Iris Obispo, docente
312) Génesis Franco, estudiante sociología
313) Sonia Hecker de Torres, profesora UCV
314) Mercedes Madriz, diseñador gráfico
315) Johanna Gonzalez, licenciada educación
316) Mercedes Malave González, presidenta nacional COPEI
317) José Hernández, empresario
318) Santiago Zapata, licenciado Historia
319) José Manuel Romano, Abogado constitucionalista
320) Maria Pilar Garcia-Guadilla, Profesora-investigadora universitaria
321) Carlos Torrealba Rangel, economista
322) Carlos Castellanos, médico veterinario
323) Ramón Rosales, ingeniero
324) Alvaro Carvajal, médico
325) Herbert Silva, Director ejecutivo del Observatorio de Opinión Pública, Opinionvenezuela.org
326) José Luis Soto Salas, abogado
327) Rosa Blanco, ingeniero civil
328) Juan De Abásolo, fotógrafo
329) Ildemaro Torres, profesor UCV
330) Mariño Azcárate, Ingeniero Civil
331) Álvaro Hernández Angola, fotógrafo
332) Ciro Ramos, ingeniero
333) Francisca Torchia, comerciante
334) José Hernández, consultor
335) Reyna Perdomo, Diseñadora, Design Thinking, Entrenadora, Coach de Proyectos
336) Jose hernández Urdaneta, economista
337) María Antonia Silva, Internacionalista UCV
338) José Brito, profesor de geografía e historia
339) Ivette Contreras, odontólogo
340) Gerardo Pérez, Ing. Agrónomo/MSc en Producción Animal
341) Gilda Silva, terapeuta
342) Damian Alifa, Sociólogo
343) Auspy Villegas G, abogado
344) Alfredo Mónaco , abogado
345) Ingrid Uzcátegui García, periodista
346) María Fernanda Pozo, psicoterapeuta
347) Mercedes Muñoz, educadora
348) Maria Gabriela Iturriza, Profesora universitaria e Investigadora
349) José Francisco Michelli Parra, Periodista
350) Feliciano Reyna, Defensor de derechos humanos
351) Rony Tejos, Profesor Universitario. Jubilado, UNELLEZ
352) Merlin Serrano, Socióloga
353) Francisco Rodríguez, abogado
354) Jesú Ramírez, administrador
355) Nereyda Veliz, maestra
356) Xabier Coscojuela, periodista
357) Gioconda Espina, profesora UCV y psicoanalista EPFCL
358) Gustavo Urbina, Ingeniero
359) Jonathan Alejandro Marcella Sánchez, abogado
360) Alfredo Infante Silvera, Director Revista SIC
361) Dhayana Carolina Fernández Matos, profesora universitaria
362) Paúl Mata Alcántara, psicólogo y docente UCV
363) Luisa Elena Suárez, docente
364) Gloria Pino Ramirez, Profesora universitaria jubilada
365) Juan Barreto, profesor universitario
366) Yelitza Barreto, Profesora Universitaria, investigadora sector público
367) Leonardo Azpurua, analista programador
368) Wilfedo González, sacerdote jesuita
369) Carlos Muñiz, Ingeniero,directivo CEIDEC
370) Manuel Gago, periodista activista DDHH
371) Isabelle Sánchez Rose, profesora UCV
372) Israel Tineo Peña, abogado
373) Juan Cristobal Castro, Profesor e investigador
374) Morella Alvarado Miquilena, Comunicóloga ININCO UCV
375) Jorge Cruz, antropólogo
376) Oly Becerra, Urbanista
377) Fernando Calderón, Licenciado Artes UCV
378) César Silva, Licenciado educación
379) Trina Bajo, educadora popular
380) Carlos Muñiz, ingeniero industrial
381) Alicia Rios, profesora
382) Alberto Nieves Alberti, Defensor DDHH
383) Juan Sebastián Narváez, asesor en informática
384) Lupe Aguais, educadora
385) Zaida Hurtado, profesor
386) Richard Jacinto Márquez Contreras, ingeniero de sistemas
387) José E. Mantilla, profesor jubilado
388) Livia Ester Biardeau Restrepo, Psicóloga
389) Dulce Monagas, Profesora universitaria
390) Melilla Zraid., Arquitecto
391)María Gabriela Espinosa, Lic Educación Preescolar
392) Gabriel Payares, Escritor
393) Nancy de Miranda, Profesora UCV
394) María Verdeal Duran, Abogada profesora UCV Vicepresidenta del MAS
395) Simón Gómez Guaimara, Profesor universitario
396) Luis Americo Arias Irigoyen, Ingeniero Industrial , Profesor Universitario , Empresario
397) María del Carmen Míguez, Psicoanalista
398) María Dorronsoro, comerciante
499) Beatriz Ferrer-Castro, Maestra
400) Laura Marquez, Profesor Universitario
401) Armando Suárez, Ingeniero en Electrónica desempleado
402) Inés Margarita Sucre, Ingeniero civil
403) Julio Rondinel Cano, psicólogo y defensor DDHH
404) Jhoan M. Chourio, Profesor en Informática
405) Maria Patricia Paez Capriles, Economista
406) José Luis Vallenilla, ex concejal Maracay
407) Luis Carlos Figueroa Vêliz, Licenciado en Estudios Internacionales
408) José Rafael Peña Farías, Ingeniero civil y Mov Ciudadano Dale Letra
409) Sandra Caula, Editora
410) Harold simon miranda gil, Contador
411) Marisol Cordido Ruíz, Comerciante
412) Marisol Silva, Académica
413) Naima Torrealba, Ama de casa
414) Francisco Mejía, Artista
415) Daniel Santolo, Politólogo
416) Iokiñe Rodríguez, Socióloga
417) Nelly Arenas, profesora
418) Iván Zambrano Bencomo, Consultor politólogo
419) Daniuska González González, Profesora universitaria e investigadora
420) Bernardo Rotundo P, Periodista y Distribuidor de Cine
421) Sara Maneiro, Comunicadora social
422) Hermes G. García F., Contador Publico
423) Blanca Rey, Documentalista y gestora cultural
424) Lilia Perdomo, Docente jubilada
425) Luis Enrique Brito, Contador Publico
426) Belkis Maluenga, Comerciante
427) Juderkis Aguilar, Abogada
428) César Cordero, Ingeniero en Informática
429) José Manuel Simons, Activista LGBTI
430) Frederick Villegas, Publicista, Cambiemos Movimiento Ciudadano
431) Manuel Sutherland, Economista. Director del CIFO
432) Douglas Zabala, Abogado. Miembro del Secretariado FAVL ZULIA
433) Pedro Valdez, Abogado
434) Silvana Peñuela, Ingeniero
435) Maria Fernanda Madriz, Investigadora UCV
436) David Fernando Lopez, Activista Político
437) Juan José Hernández roa, abogado
438) Aldeni Viloria, Ingeniero de Sistemas
439) Yajhaira Andrade, Economista
440) Maria Villegas, Jubilada
441) Lucas Subero, agricultor
442) Cesar Bencomo, antropólogo
443) Aura Silva, Psicóloga
444) Jose Daniel González
445) Cesar Brandt, médico
446) Carolina Sucre, administradora
447) José Maria Cadenas, profesor universitario
448) Francisco Alfaro, Doctor en estudios de paz, conflictos y desarrollo
449) Jose Ferrer, profesor universitario
450) Eduardo Semtei, profesor universitario
451) Marina Polo, profesora jubilada UCV
452) Saúl David Jiménez Beiza, educador, luchador social
453) Ana Caufman, editora y gerente cultural
454) Lihie Talmor, artista
455) Angel Blanco Sorio, internacionalista
456) Fernando M. Fernández, Profesor de Derecho Penal Internacional
457) Norelys Gonzalez Escalona, abogado
458) Edgar Rodríguez Larralde,, artista plástico
459) Chelina Sepúlveda, profesora investigadora
460) Isabella Picon, Activista del LaboCiudadano
461) Gloria Salazar Lermont, Directora de Gobiernatec
462) Pablo Zambrano, Secretario ejecutivo de FETRASALUD
463) Reymer Villamizar , Dir Amigos Trasplantados de Venezuela
464) Adrian Torres Marcano, Profesor UCV/UBV
465) Isabel Zerpa, Directora CEM UCV
466) Mauricio Gutiérrez, Trabajador Social Promotor de DDHH
467) Gladys Mogollon, docente
468) Milagros Pérez, Sociólogo
469) Ricardo Benaim, Artista visual
470) Danisbel Gómez Morillo, Periodista
471) Adriana Genel, ilustradora
472) Manuel Zapata, Director del Centro Gumilla
473) María Angèlica González Márquez, abogado y defensora DDHH
474) Vilma Bluzmanis, Periodista
475) Carlos Eduardo Morreo, investigador
476) Luis Guillermo Palacios Sanabria, abogado
477) Alfredo Padilla, Abogado Laboral y Activista Social
478) Federica Palomero, Directora ejecutiva en Museo Sefardí de Caracas
479) Flavia Pesci Feltri, Abogado y Movimiento ciudadano Dale Letra,
480) Karla Nieves, Actuario,
481) Eduardo Pozo, UCV estudios políticos,
482) Teresa Mulet, Comunicadora visual – Artista
483) Carlos Rasquin, Psiquiatra. Psicoanalista,
484) Rafel G. Curvelo, Dirigente de Alternativa Uno
485) Bruno Gallo, Historiador
486) Carlos Torrealba Rangel, Economista
487) Leoncio Barrios, Psicólogo Social
488) Ronna Rísquez, Periodista
489) Marcos Antonio Castro
490) Nieves Rincon
491) Dora Dam
492) Carlos Patiño
493) Ana María Caula, Profesora universitaria
494) Suwon Lee, Artista
495) Mariana Boggio, Abogada
496) Ana Gómez
497) Keta Stephany, profesora universitaria
498) Rafael Garcia
499) Seymar Liscano, activista Labociudadano
500) Any Alarcón, activista
501) Gregori Loyo
502) Francisco Rodríguez Caballero, economista
503) Amparo Romaní
504) Vladimir Villegas Periodista
505) Alfredo José Rosales D’Aubeterre
506) Carmen Riera, periodista
507) Masaya Llavaneras Blanco, Economista política
508) Henri Falcón Ex Gobernador del Estado Lara
509) Gilberto Tona
510) María Marques
511) Angelica Alvarado
512) David Agüero
513) Nelly Prigorian, investigadora
514) Victor Jose Archila Medina, Locutor FyA
515) Maryluz Lopez Ahumada, Educación
516) Temir Porras Ponceleón, profesor Universitario
517) Valentina Pacheco, Caritas Francia
518) Dimitris Pantoulas, analista politico
519) Ricardo Rojas, Sociólogo
520) Darwin Suárez Bustamante, Sociólogo
521) Jaime Antonio Baptista Flores
522) Klara Sierra
523) Lesly Wagner
524) Ale Szeplaki, cineaste
525) Oriana van Praag, estudiante
526) Jose Arconada
527) Julie Skurski
528) Luis Leonardo Gómez Carrera (periodista)
529) Adriana Gottberg
530) Silvia Barbarino
531) Luis Enrique Gil Graterol
532) Danihen alejandro Falcón Díaz
533) Mercedes Alvarez
534) Luis Aguilar
535) Nelson Garrido, fotógrafo
536) Dick Guanique, sindicalista

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSew9EMpUHqK7RifY68brW3i0J0gHYUzVBjzF5XBo7WX3651Ug/viewform