«Yo acuso». Mini-crónicas catalanas/123. Andreu Claret

Mini-crónicas catalanas/123
YO ACUSO. Zola está de moda entre los independentistas catalanes. Muchos esperan el momento en el que uno de los presos proclame ¡Yo acuso! desde la sala segunda del Tribunal Supremo. Emile Zola escribió su célebre artículo para denunciar la persecución del capitán judío Alfred Dreyfus por parte de la III República Francesa. Desde la lógica independentista, el juicio es una oportunidad de oro para denunciar la iniquidad del estado español. Utilizar la fórmula de Zola es legítimo en la medida en qué ha servido para un barrido como para un fregado. Pero una cosa es el uso del latiguillo y otra pretender que estamos ante un nuevo caso Dreyfus. Pocos días antes de que comenzara la farsa que condenó al capitán alsaciano, un diario antisemita titulaba: A puerta cerrada, o la guerra! La fiscal general del Estado asegura que el juicio será retransmitido por la televisión en vivo y en directo. La España de 2019 no es equiparable a la Tercera República Francesa. Ya hemos dicho aquí, muchas veces, que la acusación de rebelión no tiene fundamento, y los abogados disponen de argumentos para rebatirla. Sin embargo, mientras ellos podrán hacerlo ante los ojos del mundo, Albert Dreyfus fue víctima de interrogatorios infames y de una auténtica maquinación. Hablar de un nuevo caso Dreyfus es tan útil, a efectos de la propaganda, como ocioso en términos jurídicos. Puede incluso contravenir los intereses de las defensas. Quienes lo hacen sostienen que el juicio se celebra en un clima de catalanofobia equiparable al del antisemitismo que existía en la Francia de finales del XIX. No saben de qué hablan. Confunden la caverna mediática de Madrid con la sociedad española. Pretender que la mayoría de los españoles se alinean con el ‘a por ellos’ no ayuda a hacer amigos. Es más, puede ser una manera de hacerle el juego a VOX antes de que empiece el juicio.

No hay descripción de la foto disponible.